Business

Las compras en línea y sus riesgos

Brindar la comodidad de una compra en línea, puede representar diversos riesgos.
Pinterest LinkedIn Tumblr

Brindar la comodidad de una compra en línea, puede representar diversos riesgos. ¡Reconócelos y evita fraudes digitales!

Klever Tee Time / Ing. Salvador Valades

Las compras en línea se han convertido en un Boom en el último año, ya desde varios años atrás tuvieron un auge importante, no solo porque es cómodo hacerlo desde donde sea, con un esfuerzo físico mínimo.

El esquema digital representa un ahorro de tiempo, pero también es donde el usuario encuentra productos a un precio mucho más accesible que en las tiendas departamentales y esto ha obligado a que las empresas de renombre inviertan en su sitio web y hacer fuertes inversiones en la opción de compra en línea (con todo lo que esta logística implica).

Online shopping en tiempos de pandemia

La opción de comprar en línea se incrementó durante el 2020 por la necesidad del consumidor al no poder salir de casa y la necesidad de las empresas y comercios en poder tener el negocio fluyendo. Esta situación abrió las puertas a un mercado abundante de productos de todo tipo, incluyendo la despensa en línea.

Es impresionante ver, cuando salimos a dejar la basura y en las casas de los vecinos vemos cajas y cajas de productos entregados a domicilio, la cantidad de personas dedicadas a la entrega de comida a domicilios también se incrementó y vemos cada vez más motocicletas o bicicletas cerca de casa, al grado que cuando vemos una persona en motocicleta frente a casa ya hasta dudamos y nos preguntamos “¿apoco pedí algo para hoy?”.

Sin embargo, esto ha llevado a que el número de fraudes en línea también incremente considerablemente, sumándole el número de posibles “abusos” de precios y además le agregamos el número de productos de muy mala calidad que nos hacen perder dinero. 

Números para pensar: 

  • Amazon es líder como la aplicación móvil número 1 para opciones de compra en línea (por más del 30% sobre el segundo lugar en la lista).
  •  Ropa es el departamento que más vende, hubo 2,05 billones de compradores en línea durante el 2020.
  • Un cuarto de la población total de la tierra, de este número el 20% compra “algo” en línea al menos una vez a la semana (sin contar comida a domicilio).
  • Durante el 2020 se generó una utilidad de 4,2 trillones de dólares y se calcula que para el 2023 tendremos una utilidad generada superior a los 6,5 trillones de dólares. 

Fuentes: Statista, Big Commerce 

Los Riesgos: 

Debido a la demanda en crecimiento de las compras en línea, los riesgos se incrementan y no solo porque hay gente intentando aprovechar y abusar de la demanda.

También existen muchos “errores” que las empresas cometen por habilitar la opción de compra en línea (no toman los lineamientos de ciberseguridad necesarios), así como los clientes en querer  “aprovechar” una “buena” compra. 

Existen riesgos funcionales en las compras en línea

Es muy común que al ver una “buena oferta” de un “buen producto” que cubre tu necesidad y nos dejemos llevar sin que revisemos temas tan importantes como por ejemplo, la calidad del producto.

Debemos revisar el historial, la evaluación de otros compradores o lo que la gente comenta al respecto, la procedencia; muchas veces son envíos de países lejanos conocidos por su muy mala calidad o falso mercadeo.

Cuantas veces has comprado algo en línea y terminas diciendo la frase “no es lo que esperaba”, “es más pequeño ó grande de lo que pensé”, “en la foto no especifico cierto detalle”. También nos encontramos con el riesgo de: “El producto no está en stock” pero la empresa no te reembolsa el dinero, te genera un crédito en su tienda, lo cual te obliga a gastarlo en otro producto que no necesitas.  

Riesgos Personales y Financieros

Es muy importante que pongamos mucha atención a la información que le proporcionamos a la aplicación o sitio web, estos deben cumplir con requerimientos mínimos indispensables de ciberseguridad,  antes de comprarle a un “desconocido”.

Asegúrate que tienes evidencia necesaria y suficiente para confiar a quien le das tu correo electrónico, la dirección de casa, el número de tu tarjeta de crédito ó tu contraseña (es muy común que el cliente al registrarse use ‘la misma’ contraseña que usa en otros sitios como correo electrónico o redes sociales) y más datos que te piden.

Debemos agregar temas a considerar como la política de devolución, (hay que invertirle tiempo en leerla y entenderla), pues muchas veces aquí es donde más dinero se pierde.

El historial de precios es otro punto a considerar pues es muy común que cuando ciertas “ofertas” nos llegan a nuestras redes sociales, es cuando más caros son los productos al estar en el pico de la demanda.

Saber qué “tipo” de tarjeta usar para las compras es un punto importante. Si usas constantemente la misma tarjeta tu banco adopta estos movimientos como un “patrón de uso”, y si tu tarjeta termina clonada y la usan para compras en línea, ni tu banco e inclusive ni tú te darás cuenta de esa “compra” extraña. 

Protégete al hacer compras en línea 

Todos estos riesgos que hemos abordado anteriormente deben ser tomados en cuenta por nosotros, pues son solo algunos de muchos que podemos enfrentar, es por esto que se les recomienda invertirle tiempo en el análisis e investigación de las tiendas y productos, especialmente si se trata de empresas más pequeñas, donde las capas de seguridad son muy pocas o no existen.

Procura usar tarjetas de crédito y no de débito, ya que los procesos de bancos para transacciones no reconocidas tiene mejores y más rápidos resultados. También tienes la opción de usar las opciones de tarjetas virtuales.

No dejes “guardados” tus datos en todos los sitios de compra en línea y menos si lo haces desde tu celular, el robo de éste pone en alto riesgo tu estado financiero, pues con un solo click los amantes de lo ajeno podrían comprar para ellos sin problema.

Tip adicional:

Quita siempre tus datos de las cajas donde recibes tus productos, pues estar dejando eso en la basura cualquiera puede estudiar no solo el patrón de entregas y tipos de entregas a tu casa, con esos datos podrían suplantar tu identidad. 

Finalmente hay que reconocer que, las compras en línea seguirán incrementando su campo de acción y todos las usaremos cada vez más. A pesar de que pase la pandemia, será una práctica que muy pronto se volverá un hábito, así que haz que este hábito también cuente con pasos de seguridad para protegerte.

[email protected]

Escribe un comentario