Academy

9 formas de recuperarse de un triple-bogey

Pinterest LinkedIn Tumblr

El proceso clave en este caso es aprender a recuperarse del “shock” y desarrollar la fortaleza mental necesaria para volver a tu juego.

TeeTime Klever / Redacción

¿Cuántas veces has empezado con un resultado desastroso en el primer hoyo que te ha destrozado la vuelta entera… o has estado jugando bien todos los hoyos, cuando, de repente pierdes la concentración y aparece un triple-bogey?

En el PGA Tour miden y guardan estas estadísticas, las de la recuperación tras un desastre (bounce back) y la media de “recuperación” está en el 25%. Lo que significa que después de un mal hoyo, doble-bogey o peor, el 25% ha conseguido un birdie (o mejor) en el siguiente hoyo.

Si nos fijáramos en los datos de golfistas amateurs, veríamos que, la inmensa mayoría, no solo no “recupera” en el siguiente hoyo, ya no levanta cabeza en el resto de la vuelta. La diferencia entre un jugador del Tour y un golfista aficionado está, nuevamente, en la fortaleza mental y las técnicas que usan para recuperarse tras un mal hoyo.

  • No pruebes golpes de recuperación milagroso. Para recuperarte de un mal golpe u hoyo, es una mala idea probar un golpe milagroso, más bien actuará como bola de nieve que irá hundiéndote más en tus errores. Lo que se traducirá en un peor resultado y mayor frustración.
  • No empieces a cambiar tu swing. Deja de pensar en qué salió mal o por qué has fallado, eso solo te separa mucho (mentalmente) del próximo golpe que debes dar. Así que, céntrate en el objetivo de tu próximo golpe, esa es la mejor forma de recuperar.
  • Sé tu mejor amigo o tu caddy interior. Cuídate, háblate bien, piensa en lo que te diría tu mejor amigo o tu caddy en cualquiera de esas situaciones. Creo que sería algo así como, “puedes con este golpe, eres capaz de hacerlo o simplemente juega como sabes”
  • Separa el resultado de tu ego. Piensa en los hoyos desastrosos de los mejores golfistas del mundo, a casi todos los hemos visto por la tele completar algún hoyo realmente malo. Y ninguno ha permitido que ese mal hoyo le defina como golfista ni le afecte a su forma de jugar. No cambiar nada es la mejor forma de seguir adelante con tu juego.
  • Ten un escape mental. Esto es algo absolutamente necesario para cualquier persona aficionada al golf. Debes tener escapes mentales para desconectar del juego; pueden ser buenos recuerdos, visualizar espacios confortables o simplemente mirar hacia el cielo para observar las nubes…
  • Aprende a respirar. Algo de lo que hemos hablado mucho en este blog, dominar tu respiración te permitirá dominar tus nervios y jugar más fluido.
  • Piensa en el golf como un desafío mental. Esta perspectiva te predispone para conseguir pequeñas victorias. Cuando hagas un mal golpe o completes un mal hoyo, piensa, por ejemplo, en la recompensa de golpear a calle desde el próximo tee. Creando mini-retos no estarás tan pendiente ni del resultado ni de la vuelta en general, así que podrás dar lo mejor de ti en estos pequeños intervalos de juego.
  • Acepta que todos pegamos malos golpes. Este es el consejo más simple, pero más profundo que pueden darte. Lo que te determina como golfista no es cuántos malos golpes pegas… es cómo reaccionas a ellos.
  • Mantente en el presente. Debes entender que juegas tu mejor golf cuando estás centrado, exclusivamente, en el golpe que tienes entre manos. No el último ni el del próximo hoyo. Mantente en el presente, es el único espacio temporal donde puedes actuar.

Escribe un comentario