Destacado

Putter en golf: historia y evolución

Pinterest LinkedIn Tumblr

Los golfistas a lo largo de la historia han mantenido una relación de amor – odio con sus putters. 

TeeTime Klever / Redacción

A todo el mundo le encanta su putt cuando emboca un putt monstruoso de 25 metros, pero lo ven con una luz menos favorable cuando fallan un put corto para par. Los golfistas siempre están experimentando con diferentes putters para encontrar el elegido, aquel que sientan absolutamente perfecto y les dé más confianza en los greens.

Putters más antiguos

Los golfistas del siglo XVI jugaban con palos de madera.

El putter se denominó “putter” y se fabricaba con una madera dura como la haya. La varilla del putter estaba hecha de madera de fresno o de avellano. En 1618, se introdujo la bola de golf “de plumas”. Esta bola estaba hecha de una funda de cuero rellena de plumas de ganso. La pluma no era una bola muy duradera, por lo que los jugadores continuaron prefiriendo los palos con cabeza de madera, incluidos los putters, a pesar de que había cabezas de hierro disponibles.

Una nueva bola afecta el diseño del palo

En 1848, se introdujo la bola de golf de gutapercha, llamada “guttie”. Esta bola estaba hecha de savia gomosa de un árbol cultivado en regiones tropicales. Era significativamente más duradera y menos costosa de fabricar que la de plumas que se dañaba fácilmente, por lo que los golfistas comenzaron a usar cada vez más palos con cabeza de hierro, lo que mejoró enormemente la precisión en la mayoría de los tiros y mejoró la sensación en los greens. Un putter típico de finales del siglo XIX fue el que fabricó el creador de palos Willie Wilson, en St. Andrews, Escocia.

En ese momento, la madera de nogal americano de los Estados Unidos era el material más popular para fabricar ejes debido a su durabilidad. El diseño de Wilson consistía en una simple cabeza de palo de latón con una hoja delgada y una empuñadura de piel de oveja acolchada.

El putter más famoso de todos los tiempos

El legendario golfista Bobby Jones ganó 13 Majors, incluido el Grand Slam en su año triunfal de 1930, con un putter tan famoso que tiene nombre propio, Calamity Jane.

En realidad, había dos Calamity Janes, un original y un reemplazo fabricado por la compañía Spalding para Jones después de que el original se desgastara demasiado. El putter era relativamente corto, sólo 33 ½ pulgadas de largo. Era un diseño de cuello de ganso con 8 grados de loft en la hoja y un eje de nogal.

El putter de ping

En 1959, el ingeniero mecánico Karsten Solheim inventó el putter Ping en su garaje de Redwood City, California. El putter recibió su nombre por el leve sonido de ping que hacía cuando se golpea la bola.

Se mudó a Phoenix, Arizona, varios años después y en 1966 su compañía produjo el putter Anser, que se convirtió en uno de los diseños de putter más populares en la historia del golf. En la década de 1980, 26 de los 40 ganadores de los principales torneos de golf fueron ganados por golfistas que usaban putters de ping.

Nueva tecnología

Al igual que con las maderas metálicas y los hierros, los putters de hoy cuentan con la última tecnología, que permite a los golfistas mejorar y mucho su precisión.

La tecnología de momento de inercia (MOI) sirve para reducir la torsión de la cara del putter cuando hace contacto descentrado con la bola. Los diseñadores de palos describen esto como hacer que el putter sea más “indulgente” y permita a los golfistas seguir controlando sus golpes con el putt, aunque no golpeen en el punto dulce.

Escribe un comentario