Academy

Errónea evolución de los golfistas aficionados.

Pinterest LinkedIn Tumblr

El golf es un deporte que engancha tanto como desespera. Basta con un simple golpe bien dado para enamorarse por completo de este deporte

Tee Time Klever / Redacción

El problema, para la mayoría de golfistas es cuando van mejorando su nivel de juego y en lugar de facilitarse las cosas, inconscientemente se la complican cada vez más

La mala evolución de los golfistas aficionados:

Cuando empezamos a jugar a golf, cuando somos golfistas novatos, el primer objetivo es tener una bolsa propia, con nuestro juego de palos. Lo más común y lógico en esta fase del juego es conformarse con cualquier palo de golf que sea reglamentario.

En un primer momento, el golfista siente que con cualquier palo le va a ir bien, total lo necesita para darle a la bola. Por lo que, en la fase inicial de nuestro juego, acabamos jugando con una bolsa de palos. 

En esta fase, es cuando los golfistas solemos ir hacia un palo concreto, todo el mundo ha tenido un romance con un palo de su primera bolsa.

El error en la evolución de golfistas.

El error más común entre aficionados, aquel que realmente trunca la evolución de su golf no se produce en su etapa de golfistas novatos. Este se produce precisamente cuando empiezan a considerarse golfistas expertos o, como mínimo, experimentados.

Cuando los golfistas aficionados quieren dar un salto de nivel y consolidarse como buenos golfistas, cambian sus palos por unos mejores que ofrezcan mejor rendimiento para su swing y para sus golpes.

Los palos de golf de alto rendimiento, proporcionan una calidad de impacto y un dominio sobre la bola muy superior cuando impactamos bien. Pero también reducen el margen de error al mínimo, cualquier golpe que no sea impactado en el punto dulce perderá muchísima distancia y saldrá muy desviado.

Lleva en la bolsa unos palos que faciliten tu golf, que faciliten un buen impacto, que sean permisivos… pues eso es lo que realmente necesitas para tu golf. No elijas unos palos por lo bonitos que se ven o porque “es lo que toca con mi handicap”. Lo único que le toca a cualquier golfista es dominar la bola y meterla en el hoyo. ¡A nadie le importa con qué palos juegas! No te hacen parecer ni ser mejor golfista, lo único que debes juzgar es tu resultado y el vuelo de tus bolas.

La mayoría de estos golfistas eligen palos “fáciles”, pero que les permitan sacar un gran rendimiento, en definitiva, para ellos cada golpe cuenta y puede suponer la diferencia entre ingresar dinero o no.

Escribe un comentario