Lifestyle

5 relaciones que debes trabajar para ser exitoso, según Harvard

Pinterest LinkedIn Tumblr

TeeTime Klever / Redacción

El éxito no se alcanza sin ayuda y necesitas a las personas correctas para poder llegar mucho más lejos.

Para ser exitoso necesitas rodearte de unas cuantas personas clave que te ayuden a lograr tus objetivos, desarrollar tu visión y mantenerte motivado, y esto es algo que dicen los expertos de una de las universidades más prestigiosas del mundo; Harvard.

El éxito no se ve igual para todos, hay quienes quieren fundar compañías millonarias, otros quieren un mejor puesto o tener un buen balance entre la vida personal y el trabajo (sin morir de estrés o destruir la paz mental) pero, sea cual sea el objetivo, hay algunas cosas que todos deben hacer para llegar hasta ese punto, y tener una buena red de personas de confianza es una de ellas.

Jenny Fernández y Luis Velasquez, dos expertos del Harvard Business Review, dicen que para poder crecer, avanzar y mejorar, es importante construir buenas relaciones más allá de los amigos o una pareja.

Escribieron que hay que buscar relaciones que tengan “un impacto significativo en tu vida a lo largo del tiempo, que puedan acelerar tu camino hacia una promoción, aumentar tu visibilidad dentro de una organización y llevarte más allá de tu zona de confort para convertirte en el líder que aspiras a ser”.

Se trata de personas que te aporten algo, que te empujen a ser mejor, a esforzarte más o a tener mejores ideas y mejores formas de desarrollarlas, y Fernández y Velasquez mencionan a 5 esenciales.

Foto/Cortesía

Un mentor

Puede ser tu jefe (si le caes bien), una persona que tenga el puesto que tú quieres, alguien que haya pasado por lo mismo que tú o una persona con más experiencia y que está dispuesta a compartir su sabiduría.

Un mentor es una especie de guía (Warren Buffett mentor de Bill Gates) que te puede dar una gran cantidad de información, perspectiva y consejos para que puedas crecer y lidiar mejor con los obstáculos que se presentan, y que no te va a decir lo que quieres escuchar, sino que siempre va a hablar con la verdad y te va a decir las cosas incluso si son difíciles.

Un patrocinador

No, no se trata de alguien que te va a dar dinero, no es ese tipo de patrocinador. De acuerdo con los expertos, esto se refiere a una persona que va a hablar bien de ti en todos lados, que va a “venderte” a ti y a tus ideas y te va a ayudar a conseguir el apoyo que necesitas, incluso puede abrirte puertas que de otra forma estarían cerradas.

En su artículo, Fernández y Velasquez dicen que un estudio encontró que las personas que tienen un patrocinador tiene 21% más de posibilidades de tener éxito en sus carreras.

Un partner

No se trata de una pareja, sino de una especie de sociedad, una relación de la que puedas sacar algún beneficio, mientras la otra persona lo hace también.

Esto podría ser una especie de colaboración, donde la idea es trabajar de forma conjunta con una persona que tiene metas similares a las tuyas y está dispuesta a compartir y aportar sus habilidades y conocimientos para que los dos puedan avanzar.

Dicen que dos cabezas piensan mejor que una, y tener un partner sin duda te puede llevar a tener mejores ideas, pensar en soluciones más creativas o a notar cosas que normalmente no verías.

La competencia

De acuerdo con los expertos, tener una persona con la que compites puede ser una buena forma de mantenerte motivado, de seguir explorando cosas nuevas, aprendiendo e intentando mejorar.

La competencia sana es esencial para que no te quedes estancado o para que no te sientas muy cómodo en el lugar en el que estás.

Un alumno

Incluso si no eres el más sabio del mundo, Fernández y Velasquez dicen que el ganador del Nobel Richard Feynman decía que la mejor manera de dominar una habilidad es enseñándola a alguien más, es por esto que es buena idea que te conviertas en mentor de alguien más.

Los expertos dicen que trabajar con un alumno puede ayudarte a tener más claridad, a descubrir nuevas habilidades e incluso a no volverse obsoleto, ya que necesitas estar bien preparado y seguir aprendiendo para poder enseñar.

 Y no tienes que ser un maestro en el sentido literal, simplemente debes abrirte a la posibilidad de convertirte en el mentor de alguien en tu trabajo o de alguien que esté intentando conseguir lo que tú ya tienes.

Escribe un comentario