Category

Business Hacks

Category

TeeTime Klever / Líder Empresarial

Uno de los procesos más complejos en una empresa radica en dar la bienvenida a nuevos empleados para que se sean efectivos en poco tiempo.

Es por eso que el onboarding juega un papel fundamental ya que, bien realizado, puede aumentar la productividad del empleado en un breve periodo de tiempo. 

¿Qué es un onboarding?

El onboarding es el proceso inicial de la incorporación de un trabajador. Pretende acelerar su aclimatación a la empresa para desempeñar el puesto de la mejor forma posible.

Muchos estudios indican que más del 85% de los trabajadores deciden si se quedan en la empresa o no durante los primeros seis meses.

Un onboarding bien realizado y planificado no sólo ayudará a que el talento se quede, sino que mejorará la productividad desde el primer día, ya que aprenderá rápidamente la cultura interna.

5 consejos para hacer un onboarding exitoso

La utilización de un espacio virtual es una opción que puede ayudar mucho. En este, se deben de llevar a cabo las siguientes acciones:

1.   Crea un organigrama de la empresa

No hay mejor manera de dar la bienvenida a un nuevo empleado/a que enseñarle la organización de la empresa.

Para ello, llevar a cabo un organigrama online y plasmarlo en ese tablero de onboarding será un método infalible para que la nueva incorporación conozca todos los niveles, departamentos e integrantes.

En nuestra era, tener el organigrama de forma online es fundamental, ya que se pueden realizar cambios en cuestión de segundos y de la forma más interactiva posible. Es la carta de presentación esencial que toda empresa debería tener (no sólo para los nuevos empleados, sino para los que ya trabajan).

Foto: Archivo

2. Detalla las tareas a realizar durante el primer mes

Dentro del onboarding, el manager de la nueva incorporación debería diseñar una serie de tareas acordes a la posición del iniciado/a.

Estas deberían ser comunes a una escala global de la empresa tales como, configurar el ordenador o el email, leer las políticas internas o la cultura de empresa, conocer las herramientas esenciales del negocio y otras dedicadas al departamento: configurar una aplicación específica, presentarse al resto del equipo, tener reuniones con las personas con las que más se trabajará, etc.

Se pueden reflejar en un tablero, ya que permitirá a la persona encargada de su realización separarla en tres columnas como: tareas por hacer, en proceso y terminadas.

Foto: Archivo

3. Incluye un curso acorde al departamento en el que trabajará

Además de cursos sobre la cultura de la empresa o sus políticas, una parte fundamental del onboarding es un curso 100% enfocado en el departamento.

Por ejemplo, si la incorporación es en el departamento de marketing, se debería explicar cómo funciona, los objetivos planificados y cómo llegar a ellos.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que estos cursos no deberían ser muy densos. Normalmente, una nueva incorporación quiere ponerse manos a la obra rápido, además de tener otras tareas de onboarding. Sobrecargar de información tampoco es bueno (al menos tan rápido).

4. Realiza una retrospectiva del onboarding

Un onboarding acaba con una retrospectiva. No sólo la nueva incorporación debe entender que es importante para la empresa desde el primer momento, así como su feedback, sino que el proceso de onboarding hay que pulirlo con el paso del tiempo. Para saber cómo hacerlo, una retrospectiva es algo esencial.

Debería de ser una encuesta rápida y debería de incluir entre cinco y diez preguntas. También debería permitir al equipo de recursos humanos recabar la información necesaria para optimizar el proceso.

5. Asigna un compañero de onboarding

No hay mejor forma de que un nuevo empleado tenga un onboarding exitoso que teniendo un compañero/a en el proceso.

Esta figura se encargará de explicarle todo lo que tendrá que aprender, presentarle a los compañeros/as de equipo y enseñarle el lugar de trabajo, así como resolver cualquier duda que pueda tener durante su incorporación.

Es una persona con la que el nuevo integrante generará confianza en un corto periodo de tiempo. Resultará de mucha ayuda para que el proceso sea un éxito, por lo que es importante decidir quién será.

Con estos consejos, el onboarding debería ser de lo más positivo y la incorporación podría comenzar a trabajar rápido de forma efectiva para cumplir con los objetivos propuestos.