Category

Lifestyle

Category

Impulsado por dos dirigibles de helio, el Air Yacht es capaz de volar entre las nubes durante 48 horas y a 60 nudos.

TeeTime Klever / Luxury Magazine

¿Es un barco? ¿Es un avión? Bueno, el nuevo concepto futurista de Lazzarini es un poco de ambos. El estudio de diseño disruptivo, que habitualmente ofrece creaciones marinas extremas, acaba de presentar un superyate volador llamado Air Yacht que parece sacado directamente de una película de ciencia ficción. 

La tecnología de la embarcación también está a la vanguardia, siendo el helio la principal fuente de combustible.

air yacht lazzarini
Fotos: Lazzarini Design Studio

Un yate que además de flotar en el agua lo hace en el aire

Hecho de fibra de carbono, el Air Yacht tiene un casco principal de 79.8 metros intercalado entre un par de aeronaves de 150 metros. Estos dos “globos flotantes” –como los describe Lazzarini–, se dividirán en colmenas para almacenar gas helio.

El equipo italiano no ha entrado en demasiados detalles sobre cómo funciona realmente esta propulsión, pero dice que el helio comprimido permite que el Air Yacht «vuele» hasta 48 horas a una velocidad máxima de 60 nudos.

Air Yacht
Fotos: Lazzarini Design Studio

El crucero también está equipado con ocho motores eléctricos que giran en sentido contrario alimentados por baterías ultraligeras y paneles solares. Esta configuración permite que el yate navegue en el agua a 5 nudos sin ruido ni contaminación.

“Con el Air Yacht, hay una manera de surcar los cielos sin que las emisiones dañen el futuro.

Lazzarini Design Studio

Personalidad futurista, lujo clásico

Lazzarini asegura que el barco también incluye todas las características de un yate de lujo típico. El casco central consta de un gran comedor y sala de estar, junto con la cabina principal que ofrece un gran baño y amplias vistas panorámicas. Para colmo, este casco cuenta con un helipuerto y una piscina en el techo.

Mientras tanto, se puede acceder a las dos aeronaves que lo acompañan, a través de cuatro puentes separados y cada una ofrece cinco camarotes con baño privado y amplias ventanas para disfrutar de las vistas durante el vuelo.

Air Yacht
Fotos: Lazzarini Design Studio

En cuanto a quién piloteará el Air Yacht, Lazzarini dice que la embarcación no está destinada a «fines turísticos».

“Es para un propietario privado que quiere tanto un superyate como una evolución en la aviación”, agrega el estudio.

Como todas las creaciones de Lazzarini, desde el megayate con forma de cisne hasta el superyate de 84.1 metros con un agujero gigante en la superestructura, el Air Yacht seguirá siendo un concepto hasta que alguien decida hacerlo realidad.