Category

Speed Toys

Category

TeeTime Klever / Expansión

Comprar un auto eléctrico aún es un lujo para la mayoría de los consumidores en México. Las versiones eléctricas son las más costosas, frente a las híbridas o de gasolina, de un mismo modelo.

Por ejemplo, la versión a gasolina del BMW X3 cuesta 1 millón 065 mil pesos, la híbrida enchufable 1 millón 495 mil, mientras que la completamente eléctrica, denominada iX3, arranca en 1 millón 505 mil pesos.

Esta brecha en el precio aún es un factor decisivo en la compra de un vehículo eléctrico -además de la infraestructura de recarga-, y, por ahora, los autos con motor de combustión todavía dominan las calles. Incluso para marcas del segmento premium, como Tesla, los altos precios se han vuelto un problema para cumplir con sus objetivos de entregas.

Esta semana, Tesla anunció un recorte de precios para sus vehículos eléctricos a nivel mundial de hasta 20%.

La medida marca un cambio en la estrategia del fabricante de automóviles durante los últimos dos años, cuando los pedidos de vehículos nuevos excedieron la oferta, y los precios –según el propio Elon Musk– se volvieron “vergonzosamente altos”.

Pero este parece un caso aislado en medio del alza de los precios de las baterías de litio por la inflación.

Diversos especialistas coinciden en un gran porcentaje del precio de los vehículos eléctricos depende del precio de las baterías, que hoy es aproximadamente el doble (unos 15 mil dólares o 300 mil pesos) del que deberían tener para lograr que los modelos tengan un precio similar al de los de gasolina.

Los fabricantes coinciden en que esto ocurrirá cuando el precio de las baterías esté por debajo de los 100 dólares por kWh.

“La batería es el reto número uno, porque tenemos que lograr almacenar energía al menor costo posible“, dijo en una entrevista de 2020, el jefe del área de ingeniería de Ford en México, Marcos Pérez.

“A lo que le tira todo el mundo (armadoras y fabricantes de baterías) es a lograr que ese costo esté por debajo de 100 dólares por KW/hora“, añadió entonces.

Herbert Diess, presidente de Volkswagen AG, dijo en 2018 que la reducción del precio de las baterías y un proceso de producción eficiente le permitirán ofrecer autos eléctricos con precios similares a los de un Golf TDI, que entonces costaba unos 440 mil pesos, hacia 2025.

Pero después de más de una década de caídas en los precios de los paquetes de baterías de litio, según datos históricos de BloombergNEF, éstos aumentaron 7% en 2022, a 151 dólares por kWh, con respecto a 2021 en términos reales, resultado del alza en los precios de las materias primas y de los componentes de la batería.

El precio de los paquetes de batería registra su primer alza en una década

Los precios de los paquetes de baterías en China fueron los más bajos, con un promedio de a 127 dólares por kWh, mientras que en Estados Unidos y Europa fueron un 24% y un 33% más altos, respectivamente.

Por ahora, los fabricantes chinos han sabido capitalizar esta ventaja y han logrado ofrecer los vehículos eléctricos con los precios más competitivos.

Sin embargo, y aunque los precios de los metales clave para baterías -como el litio, el níquel y el cobalto– se han moderado levemente en los últimos meses, BloombergNEF prevé que los precios promedio de los paquetes de baterías se mantengan elevados en 2023 a 152 dólares por kWh.

¿Cuáles son los modelos eléctricos más baratos en México?

En México, el más asequible es E-Wan Lite de 299 mil 900 pesos, lanzado en octubre pasado. Este modelo, comercializado en México por la marca SEV, es importado desde China, no obstante, aún no hay datos de ventas hasta ahora.

Antes del lanzamiento de la nueva marca, la opción más asequible era el JAC E10X, un city car que se ofrece a partir de los 449 mil pesos y del cual se vendieron cerca de 840 unidades en 2022.

De ahí, los precios se van hasta los 3.9 millones de pesos, que es el precio de la versión más equipada y potente del Porsche Taycan.

Modelos eléctricos 

Los fabricantes de volumen se han enfocado en traer alternativas más accesibles.

A finales de 2022, el fabricante japonés Nissan lanzó su primer modelo eléctrico no conectable -se recarga a partir de la energía generada por un motor de combustión-, Kicks e-Power, con un precio de entrada de 560 mil 900 pesos, posicionándose como una de las alternativas más accesibles.

Este año se espera la llegada de la versión eléctrica del best seller de Renault, el modelo Kwid E-Tech de manufactura china, y aunque aún no hay un precio oficial, la marca ha dicho que buscará que sea “bastante competitivo”.