Business

El turismo recibe al verano con los mayores precios de los últimos años

Las cotizaciones de los boletos de avión y las noches de hospedaje han crecido por encima de la inflación, y a medida que el alza de precios general se mantenga, podrían seguirse elevando.
Pinterest LinkedIn Tumblr

Tee Time Klever/ Expansión

Tras padecer uno de los mayores golpes de su historia, el turismo en México entra de lleno al verano con los precios más altos de los últimos años.

Los servicios de transporte aéreo y hospedaje no se han librado de la inflación, que ha sido detonada no sólo por una sostenida recuperación de la demanda, sino también por un alza de costos operativos, principalmente en el sector energético.

La inflación prácticamente no ha beneficiado al bolsillo de los viajeros. En el primer semestre del año, los precios del transporte aéreo regular han aumentado a una tasa mensual promedio de 24.3%, mientras que el índice de precios al consumidor del sector de alojamiento se ha elevado a una media de 12.6%.

En ambos casos el alza de precios es superior a la inflación general, que ha incrementado a un ritmo promedio de 7.5% mensual, y que hasta junio se ubicaba en 7.99%, de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

Turismo de altos precios

La racha alcista que habían mantenido los índices de inflación de los servicios de transporte aéreo y alojamiento se interrumpieron por la pandemia, pero a partir de abril de 2021 remontaron e incluso crecieron.

“Entre los servicios, los mayores incrementos anuales en precios se concentran en servicios turísticos ante la recuperación de la demanda”, dice Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base, en un reporte sobre el INPC. “Si bien en junio se observó un incremento en el número de casos de coronavirus en México, la población no ha adoptado medidas de confinamiento que limiten la actividad del sector servicios, lo que ha permitido su recuperación”.

Los indicadores operativos del sector aéreo dan cuenta de esta recuperación. Por una parte, aeropuertos como el de Cancún, Tijuana y Los Cabos, ya tienen más pasajeros que antes de la pandemia.

Además, la ocupación promedio de los 12 mayores centros turísticos cerró junio a un promedio de 59%, con destinos como Cancún operando a ocupaciones de 80%, según la Secretaría de Turismo (Sectur).

.

Aunque las variaciones de los índices de inflación han sido menores que en momentos de rebote en la demanda, como la vista a finales de 2021, los índices per se están en los niveles más altos para un verano al menos desde 2011.

Precios volátiles

Aunque los precios de los servicios turísticos varían en función de distintas estaciones de demanda, a partir de la pandemia su variación ha sido más volátil.

Para Roberto Montalvo, especialista del sector turístico de la Universidad Iberoamericana, los índices vistos en mayo y junio tienen el potencial de elevarse para julio, el periodo de mayor auge en la recepción de turistas.

“La inflación ejerce una presión importante en las tarifas de temporada alta; esa inflación de 13% yo estimo que por lo menos ronde cerca del 20%”, advierte. “Se va a disparar por la temporalidad, es inevitable, pero además muchos de los insumos de la industria para operar, tanto la parte de la transportación como en los bienes que tradicionalmente alimentan a un hotel, se han encarecido”.

Para los consumidores del sector turístico es habitual el constante cambio en los precios de vuelos y hoteles; por ello, los incrementos de las empresas del sector son asumidos por los usuarios, a un nivel donde se alcanza un equilibrio con el incremento en los costos.

“La fuerte demanda nos ha permitido aumentar gradualmente las tarifas para compensar el aumento de los precios del combustible”, dijo Enrique Beltranena, director general y CEO de Volaris, citado en el reporte financiero del primer trimestre del año. “Nuestros resultados del primer trimestre nos dan la confianza de que la demanda continúa siendo sólida en los mercados donde operamos y que somos capaces alinear dicha demanda con nuestra capacidad”, agregó.

Para los hoteles la recuperación ha sido más segmentada. Si bien los complejos ubicados en ciudades aún no han recuperado las ocupaciones previas al COVID-19, en las playas la historia es otra: hay una fuerte demanda con tarifas más altas que en 2019.

“Los hoteles resorts registraron una ocupación del 76% con una tarifa disponible de 7,406 pesos, resultando en una tarifa efectiva de 5,606 pesos, 86% mayor al año anterior y 30% mayor al 2019”, dijo Grupo Posadas, la mayor cadena hotelera del país, en su reporte financiero del primer trimestre del año.

A medida que la inflación continúe repuntando, se espera que los consumidores opten cada vez más por opciones menos costosas.

Mientras que en el segmento internacional México podría destacar como una opción barata para mercados como el estadounidense, aunque no dejará de competir con otros mercados que han levantado restricciones recientemente, como el europeo y el sudamericano.

“Tradicionalmente sí nos beneficiaban los momentos inflacionarios porque nos volvíamos atractivos en relación al precio. El tema es que, a diferencia de otros momentos inflacionarios, tenemos un alza de precios pero un tipo de cambio que no se mueve, por lo que los turistas no ven una ganancia cambiaria”, advierte Montalvo. “Este diferencial tan elevado provoca que en este próximo verano, incluso con tendencias a diciembre, la gente otra vez voltee a ver esos destinos internacionales”.

Escribe un comentario