Accesorios de Lujo

Esta compañía crea sofisticadas joyas hechas a partir de autos de lujo

Una diseñadora toma partes de autos de lujo y las convierte en piezas de joyería que son verdaderas obras de arte.
Pinterest LinkedIn Tumblr

TeeTime Klever / Forbes

Sin duda la industria automotriz siempre destaca por el desarrollo de nueva tecnología y el uso de materiales de alta gama para crear autos de lujo. Muchos de estos vehículos brindan más que un medio de movilidad.

Una experiencia única por los diseños y materiales con que están fabricados, algunos incluso son unas verdaderas obras de arte. Ahora una compañía ha buscado desarrollar distintas joyas con ellos.

Crash Jewelry irrumpió en la forma en que se concibe la joyería. Los mejores materiales son una de sus principales características, pero estos provienen de modelos desarrollados por Ferrari, Lamborghini y Aston Martín, por mencionar algunos.

La firma, con sede en Los Ángeles, crea sus joyas pensadas en los amantes de los autos de lujo, a la vez que “rinden un homenaje al automóvil del que provienen”.

En su página oficial detallan que durante todo el proceso de fabricación conservan la pintura original.

La propuesta de la compañía estadounidense incluye pulseras, aretes, collares y gemelos hechos a partir de piezas de modelos de Audi, Bentley, Ferrari, BMW, Maserati, Porsche, McLaren y Rolls Royce, además de los que te mencionamos al inicio.

La firma fue fundada por la diseñadora y fabricante de joyas Christi Schimpke y el proceso creativo inicia en el taller de reparación de su esposo, especialista en autos de lujo.

Cuando es necesario remplazar una puerta, un capo, el guardafangos, la pieza suele ser enviada para reciclarse, se vuelve chatarra, que tarda decenas de años en descomponerse.

Esto no sucede cuando Christi entra en acción. Ella y sus artesanos toman la pieza desechada y la convierten en joyas únicas que son vendidas por Internet.

Foto: Aston Martin Bee Cuff/Crash Jewelry

En su página señalan que incluso Christi creó procesos patentados “que involucran una cantidad considerable de trabajo manual” como lo es el corte del metal, el pulido, lijado, modelado, remachado, añadir piedras preciosas y más.

El final de esto es una pieza de joyería personalizada, hecha con el mismo metal con el que se crea un auto de lujo.

Dentro de cada una de estas es grabado el nombre del auto del que proviene, así como detalles de la creación de la pieza de joyería como la fecha en que se fabricó, quién fue el artesano y un certificado de autenticidad.

A veces son adornadas con fordite, un material compuesto por pintura automotriz que se ha endurecido lo suficiente como para ser cortado y pulido.

Como puedes imaginar, la forma ideal para cuidar de este tipo de joyas hechas con autos de lujo es llevarlo a cabo de la misma forma que lo haces con tu coche: usar cera para autos o rociador para detalles, abrillantador líquido para automóviles y un paño suave.

Con aquellas piezas que contienen piedras preciosas o minerales no se recomienda el uso de cera.

Entre las propuestas más caras se encuentra un brazalete de abeja procedente del capo de un Aston Martín Rapide, pintado en Onyx Black, con acabado matizado. Contiene una pieza con la forma de una abeja y láminas de oro de 24 quilates, con un precio de 395 dólares.

O unos aretes de botón hecho con el guardabarros de un Tesla Model S y plata de 12 milímetros, el cual alcanza un costo de 65 dólares.

Foto: Aston Martin Rapide S Earrings/Crash Jewelry

La compañía también puede hacer piezas completamente personalizadas bajo pedido e incluir cualquier tipo de piedra preciosa que quieras, como un modelo de brazalete de un Aston Martin con diamantes que costó 800 dólares.

Escribe un comentario