Breaking News

Estalla la guerra en el golf mundial

El PGA Tour prohíbe a sus jugadores competir en la Liga Saudí, que arranca el mes que viene en Londres y promete millones a sus participantes.
Pinterest LinkedIn Tumblr
TeeTime Klever / Golf Channel

La calma tensa que vivía el mundo del golf desde que se conociese la intención de organizar un circuito saudí, denominado LIV Golf, que conviviría con el americano, se convirtió en una guerra abierta.

El PGA Tour envió a sus jugadores una carta rotunda: prohibido participar en la nueva competición. El primer torneo del LIV Golf, con Greg Norman como cabeza visible, tiene previsto disputarse del 9 al 11 de junio en Centurión Golf en Londres.

Pero la postura de la PGA es tajante: “Hemos notificado a aquellos que lo han solicitado que su petición ha sido rechazada de acuerdo con el Reglamento de Torneos del PGA Tour. Por lo tanto, los miembros del Tour no están autorizados a participar en el evento de la Liga de Golf Saudí en Londres”.

El dinero saudí había atraído a algunos de los mejores golfistas del mundo. Entre los nombres que habían solicitado el citado permiso se encuentran Sergio García, Pablo Larrázabal, Phil Mickelson, Braden Grace, Louis Oosthuizen, Martin Kaymer, Charl Schwartzel, Kevin Na o Ian Poulter.

CUATRO MILLONES PARA EL GANADOR

Según confirmó Greg Norman en una entrevista con Sky Sports, seis jugadores del top 50 habían confirmado su presencia en Londres y, en total, 19 del top 100. En el torneo de Londres competirán 48 jugadores por una bolsa de 20 millones de dólares en 54 hoyos. El ganador se llevará cuatro millones (hasta la fecha el premio más importante en un torneo de golf) y el último clasificado percibirá 120.000 dólares.

Greg Norman, CEO del LIV Golf.
Greg Norman, CEO del LIV Golf.AFP

Greg Norman reaccionó de inmediato al comunicado del circuito americano. “Lamentablemente, el PGA Tour parece estar decidido a negar a los golfistas profesionales su derecho a jugar al golf, a menos que sea exclusivamente en un torneo suyo”, firmaba el Tiburón Blanco australiano en un comunicado, calificando la decisión de “anticompetitiva”.

No importa cuántos obstáculos nos ponga el PGA Tour, no nos detendrán y seguiremos dando opciones a los jugadores. Vamos a seguir organizando los mejores eventos con los mejores jugadores, con los mejores aficionados y socios del mundo”, concluía Norman.

Hasta el momento el PGA Tour jamás había prohibido a sus jugadores participar en otros torneos, incluso los previamente organizados por los saudíes, como el que se disputó en Jeddah el pasado mes de enero.

La diferencia radica en que el de Londres es el primero de un circuito de 8 torneos ya programados, lo que el PGA Tour ya considera como una amenaza para sus intereses. El Circuito Europeo aún no se ha pronunciado, aunque su decisión irá en la misma línea que sus socios americanos.

El recién renombrado como DP World Tour (European Tour) podría ser el mayor damnificado de toda esta situación y es que su estructura y sus premios se han debilitado mucho con la pandemia y la pérdida de patrocinadores.

MÁS DINERO

Además de las palabras de Norman, la reacción del LIV Golf fue aumentar su apuesta y contraataca con su mejor arma, el dinero. Norman anunció una inversión adicional de 2.000 millones de dólares para ampliar la serie LIV Golf a 10 torneos el próximo año, y una temporada completa de 14 torneos en 2024 y 2025. Afirmó que los detalles de esos torneos adicionales se revelarían más adelante, pero las bolsas de premios prometen ser desorbitadas.

Los jugadores manejan ahora varias opciones: acatar las órdenes del PGA Tour y no competir en Londres; saltarse la prohibición y afrontar una sanción que incluso podría apartarles del Circuito americano; o demandar al PGA Tour y comenzar una batalla judicial. La guerra en el golf mundial ya ha comenzado.

Escribe un comentario