Golf

Hierros Forjados ¿Qué son y qué aportan al golfista?

Los palos de golf son un elemento personal de este deporte; deben adaptarse a cada golfista, en función de sus ángulos, velocidades, tempo.
Pinterest LinkedIn Tumblr
TeeTime Klever / Sota Par

Los palos de golf son el elemento más personal de este deporte. Recuerda que siempre son los palos de golf quienes se deben adaptar a cada golfista, en función de sus ángulos, velocidades, tempo, etc. Nunca al revés.

El problema es que cuando la mayoría de golfistas aficionados compra o pone palos en su bolsa, lo hace en función de factores que nada tienen que ver con el rendimiento que le vayan a dar en el recorrido.

Como por ejemplo:

Fidelidad a la marca.
Belleza estética.
Deseos de mejorar
Compra compulsiva.

Algunos golfistas son absolutamente pasotas cuando se trata de los palos de golf, literalmente les da igual con qué palos jueguen y mucho menos los “spects”, simplemente quieren jugar a golf y no notan (o eso creen) diferencias entre unos y otros.

Por otro lado, tenemos golfistas muy pero que muy quisquillosos a la hora de elegir y jugar sus palos de golf.

na de las “manías” o gustos más extendidos es el de jugar con hierros forjados. Aquellos golfistas que sí dan importancia a sus palos suelen preferir jugar con hierros forjados antes que con unos de fundición (cast).

¿Qué significa que unos palos de golf sean hierros forjados?

¿Qué aportan unos hierros forjados al golfista?

¿Son mejores los hierros forjados que los de fundición?

La gran diferencia entre unos hierros forjados o unos hierros de fundición no es su geometría, pesos o diseño, se trata básicamente de dos procesos de fabricación distintos:

PROCESO DE FABRICACIÓN DE UNOS HIERROS FORJADOS.

Los hierros forjados se fabrican a través de piezas de metal EN ESTADO SOLIDO durante todo el proceso. Por lo que el metal se calienta a altas temperaturas y se va moldeando hasta que se obtiene el resultado deseado.

PROCESO DE FABRICACIÓN DE UNOS HIERROS DE FUNDICIÓN.

En el caso de los hierros de fundición, su proceso de fabricación lleva a los metales de un estado LÍQUIDO (debido a las altas temperaturas) hacia un estado sólido. Los hierros de fundición son fabricados vertiendo el metal en estado líquido en moldes.

¿Qué aportan unos hierros forjados al golfista?

El resultado final de unos hierros forjados, en comparación con unos de fundición es que el metal resultante es ligera o significativamente (depende de la calidad del metal y proceso de fabricación) más blando que el de fundición. Lo que se traduce en un “toque” más dulce.

En definitiva, unos hierros forjados van a aportar al golfista una sensación más suave o dulce, como quieras llamarlo, en definitiva, son sensaciones, en el momento del impacto con la bola.

El primer juego de palos de golf construido nunca se ensamblo en 1502 y, por aquel entonces, una bolsa de golf no estaba compuesta por 14 palos. Descúbrelo todo sobre el origen y la evolución de los palos de golf. El primer set de palos de golf fue a medida.

¿Tienen los hierros forjados mejores prestaciones?

Por el momento hemos hablado de toque y sensaciones al golpear. Pero lo que realmente importa son los resultados de dichos golpes no las sensaciones que generan. El único factor demostrable es que los hierros forjados tienen más contacto con la bola.

Al tratarse de hierros con una cara más blanda, la bola al comprimirse (fruto del impacto) permanece durante más tiempo en contacto con la cara del palo. Estamos hablando de milésimas de segundo, entre que la bola contacta con la cara del palo hasta que ésta sale despedida.

¿En qué se traduce eso?

En una maniobrabilidad de bola ligeramente superior. Al hacer más contacto con la cara del palo, entran en juego las estrías, por lo que exponemos la bola a las estrías de la cara del palo durante más tiempo. Esto significa que podemos aplicar más efecto a la bola con unos hierros forjados que con unos hierros de fundición.

En definitiva, mayor maniobrabilidad para cada golpe ya sea consiguiendo efectos, determinando trayectorias o dominando el vuelo de la bola. Unos hierros forjados únicamente aportan esto al golfista.

¿Son los hierros forjados para golfistas buenos?

Al hablar de que los hierros forjados aportan una mayor maniobrabilidad al golfista, muchos jugadores suelen pensar que los hierros forjados están reservados, exclusivamente, para buenos golfistas.

Personalmente creo que, en definitiva, todo se reduce al toque, a la sensación en el golpeo y que esta sensación no entiende de niveles ni hándicaps. Por otro lado, también creo que la inmensa mayoría de golfistas aficionados no tienen suficiente destreza como para apreciar cambios significativos en el vuelo de la bola o resultado del golpe. Así que (nuevamente) todo se reduce al toque y sensaciones.

Así que no podemos catalogar los hierros forjados como palos “buenos” o los de fundición como palos “malos”. Los dos tipos de hierros, siempre que sean palos de calidad, van a aportarte muy buenas prestaciones, pero con un “toque” distinto. Algo que también ocurre con las diferentes marcas y modelos, ninguno se siente igual cuando golpeamos la bola.

Por último, recuerda que el factor más determinante de tu palo de golf no es la cabeza. Es la varilla (y su montaje) la que va a tener el peso mayoritario en el rendimiento del palo de golf.

Escribe un comentario