Business

Lo que fue, lo que es y lo que vendrá en la Economía de Proyectos

A nivel empresarial es momento de evaluar qué prácticas funcionaron y cuáles no para fortalecer a las organizaciones y a quienes las integran.
Pinterest LinkedIn Tumblr

Las organizaciones están experimentando desafíos complejos que no tienen una respuesta única y la resolución de problemas se ubica como la habilidad laboral más apreciada.

TeeTime Klever / Expansión

Durante los primeros meses de un nuevo año es común que la mayoría de las personas se fijen nuevos propósitos por cumplir a lo largo del ciclo. Esto hace que estos primeros meses sean alentadores, ya que empezamos a realizar acciones que nos ayuden con ese propósito. El campo empresarial no es la excepción.

El 2021 dejó valiosos aprendizajes y lecciones. Entre ellas, entender que el mundo digital no estaba en el futuro, sino que ya era parte del presente; aprender nuevas herramientas de trabajo; desarrollar nuevas competencias técnicas y de negocio, así como habilidades blandas y por supuesto, darnos cuenta de que teníamos que reinventarnos continuamente, además de ser extremadamente flexibles y resilientes para salir adelante ante cualquier desafío.

A nivel empresarial es momento de evaluar qué prácticas funcionaron y cuáles no, ver qué hay que incorporar y qué hay que eliminar o reformular y así prepararnos de la mejor manera posible para fortalecer a las organizaciones y a quienes las integran.

Momentos disruptivos como el que hemos vivido desde 2020 nos enseñan la importancia de no quedarse estático y buscar maneras de transformarnos ágilmente. Ahora la pregunta es: ¿Qué sigue?

Es importante enfocarse en el desarrollo de habilidades impulsoras, porque son realmente éstas las que llevan las demás habilidades a otro nivel.

La empatía, la colaboración, el trabajo en equipo y la resolución de problemas de manera creativa y colaborativa se volverán esenciales porque, a medida que se automatiza más el trabajo, hay un mayor valor para quienes pueden liderar equipos de manera efectiva y pensar de forma innovadora.

Convertir ideas en realidad

Por otro lado, el crecimiento de la Economía de Proyectos, una mentalidad global en la que el trabajo se centra cada vez más en la ejecución de proyectos grandes y pequeños, anticipa que el trabajo basado en proyectos, y la necesidad de conocimientos y habilidades en este tema, seguirá aumentando en el futuro.

Este término, acuñado por PMI®, se define como “aquella en la que las personas tienen las habilidades y capacidades que necesitan para convertir las ideas en realidad”. Lo que vemos que está sucediendo con el metaverso, o la capacidad de crear y repartir vacunas en tiempo récord, son ejemplos que nos demuestran que todo es posible si se pone la estructura y los medios adecuados.

Las organizaciones entregan valor a las partes interesadas mediante la finalización exitosa de proyectos, la entrega de soluciones y la alineación con los flujos de valor. Todas estas iniciativas aportan una valía financiera y social.

Por lo tanto, en la Economía de Proyectos las empresas deben fomentar y abordar los retos de este nuevo año con una mentalidad diferente, sin importar el rol de las personas dentro de la organización. Esto significa que debemos desarrollar la voluntad, habilidad y capacidad de adaptarnos a los cambios constantes y ejecutar tareas que generen importancia.

Ahora es el momento de dar más mérito al pensamiento ágil con el fin de fortalecer el negocio. La tendencia actual está en el cambio y la velocidad. Las organizaciones buscan soluciones ágiles para trabajar, lanzar nuevos proyectos o bien completarlos.

He visto cómo aquellas organizaciones que adoptan un enfoque de Agilidad Organizacional (en nuestro caso usando el enfoque de Disciplined Agile) salen al mercado antes, entregan valor con mayor rapidez y logran que sus clientes estén más satisfechos.

El líder que transforma

Así que es momento de ponerte en acción para transformar tu negocio. Como líder, capacita a tu personal y tu organización en el pensamiento ágil, empieza por fomentar el cambio entre las personas, es un reto que bien vale la pena enfrentar y para ello existen certificaciones que te brindan la información y los recursos que necesitas.

Considera que los nuevos modelos de negocio necesitan una cultura de trabajo en equipo. Involucra a tus empleados en la misión de la empresa e inculcarles un sentido de propósito detrás de su labor. Aprovecha el poder de la tecnología para impulsar la colaboración entre ellos y también con tus clientes.

Las organizaciones están experimentando cada vez más desafíos complejos que no tienen una respuesta única, por ello, la resolución de problemas se ubica como la habilidad laboral más apreciada. Es necesaria una cultura de visualización de ideas, y los profesionales de proyectos necesitan los recursos que les permitan administrarlos de manera más creativa, colaborativa y eficaz.

Prepárate para actuar y hacer frente a los retos que plantea el presente y el futuro, asegúrate que tus habilidades hagan sentido para apoyar nuevos modelos comerciales, dentro del contexto de una economía de proyectos y que ese pensamiento ágil permita satisfacer las demandas actuales.

Escribe un comentario