Business

México atrajo a esta consultora tecnológica de Ucrania; llega con 10 mdd

SoftServe, de origen ucraniano, se instaló en Guadalajara dispuesta a contratar entre 2,000 y 3,000 vacantes de perfil tecnológico.
Pinterest LinkedIn Tumblr

TeeTime Klever / Forbes

México tiene una posición privilegiada en América: en el hemisferio norte tiene un tratado comercial con Canadá y Estados Unidos, y en Latinoamérica tiene un rol activo y de liderazgo. Esto le permite ponerse en la mira de distintas compañías globales, como fue el caso de SoftServe, una consultora de tecnologías de la información y software fundada en 1993 en Ucrania, que recién desempacó en Guadalajara, Jalisco, con una inversión de 10 millones de dólares.

Vladimir Mendoza, country manager de SoftServe en México, dice en entrevista con Forbes México que su aterrizaje en el país “nace como una necesidad de la compañía de expandirse globalmente. Nuestro principal impacto estaba en Europa y Asia, pero no en las Américas, donde tenemos clientes en Estados Unidos”. No obstante, no tenían centros de desarrollo y ahora la compañía de raíces ucranianas instaló uno en Guadalajara, considerada el Silicon Valley mexicano.

SoftServe vio en México cualidades como el dominio del inglés y todavía más, que es una sociedad bicultural “que entiende la manera de hacer negocios en el mercado estadounidense y canadiense que es donde está nuestros principales clientes”. Además, México comparte zonas horarias con Estados Unidos, lo cual facilita la atención de los clientes, que son jugadores globales en industrias como la banca, finanzas, retail, seguros, automotriz, aeroespacial.

“México tiene el talento, la misma zona horaria, la madurez y especializaciones necesarias para poder participar en este tipo de modelos globales donde se requiere alta especialización, un excelente manejo del lenguaje inglés y por supuesto conocimiento de interacción en los diferentes ámbitos del desarrollo de tecnologías de la información”, comenta Mendoza, encargado de la consultora ucraniana que ayuda a las empresas en proyectos de transformación digital.

El factor Ucrania

Vladimir Mendoza es cuestionado durante la entrevista sobre cómo ha impactado en SoftServe el conflicto bélico en Ucrania, a lo que responde: ha sido desafortunadamente positivo.

“Nos abre muchas oportunidades en las diferentes regiones en las que participamos. La empresa está trabajando muy fuerte en la apertura de estos centros de desarrollo a nivel global para diversificar el riesgo y poder apoyarse con el talento de otras geografías”.

“Definitivamente la empresa ya tenía el foco en la región [latinoamericana] y ahora se maximiza más el valor que podemos entregar y cómo podemos ayudar a diversificar ese riesgo y por supuesto participar desde estas latitudes”, añade Mendoza, quien aclara que aunque SoftServe es de origen ucraniano, las oficinas centrales están en Austin, Texas, desde donde se lleva la operación financiera y donde están basados los principales liderazgos.

“Sí somos de raíces ucranianas, pero somos una empresa ya americana. Los headquarters están en Austin, Texas, y digamos que el tema financiero está diversificado, no reside en Europa del Este. La viabilidad de la compañía es completamente segura, completamente estable. Está preparada para cualquier vicisitud de este tema y estamos diversificando con la finalidad de tener mayor participación en estas geografías que estamos este apalancando”, como es el caso de Latinoamérica, ya que también llegan a Colombia y Chile.

“Honramos mucho nuestras raíces en Ucrania pero actualmente los headquarters ya no están en esa región, entonces esto permite que podamos tener una impacto global sin que los problemas geopolíticos de alguna región en específico alteren la productividad de la compañía en su totalidad”, reitera Vladimir Mendoza.

Foto: Archivo

Los planes

Como ya se dijo, SoftServe llega con una inversión de 10 millones de dólares a México que servirán, entre otras cosas, para la contratación de entre 2,000 y 3,000 vacantes en los próximos dos a tres años. Estas posiciones, explica el country manager de la consultora, darán servicio a los principales clientes que tienen en Estados Unidos.

“Tenemos un enfoque muy fuerte en alrededor de 30 clientes existentes a nivel global, de los cuales estamos apalancando una estrategia muy consolidada de identificar pocos clientes para tener una mayor atención, generar la reputación y que esto nos permita crecer orgánicamente a las 2,000 o 3,000 posiciones que estamos pensando cubrir en los siguientes dos o tres años en México”, explica.

Son vacantes relacionadas con tecnologías como Java, .net, Python o nube. En la vertical de cloud, precisa Mendoza, SoftServe trabaja con partners como Google, Amazon o Microsoft, así como otras nubes privadas para ajustar soluciones a las necesidades del cliente.

“Trabajamos con partners de centros de datos para poder llevar a cabo ese servicio y nosotros nos enfocamos en el desarrollo y la generación del proyecto como tal”.

Las vacantes también estarán relacionadas con proyectos de interfaz de usuario, que es la parte de interacción con el cliente final: interfaces, gráficas, experiencia del usuario. “Ese tipo de tecnologías son de las más solicitadas por los clientes para los proyectos en los cuales estamos participando”.

“El tema de automatización está también bastante demandado y creo que va a tener un impacto muy fuerte en los siguientes años, aunado a otras estrategias como inteligencia artificial, ciberseguridad, blockchain, que crean soluciones más robustas, de mayor impacto y de mayor productividad y eficiencia para las compañías y nuestros clientes”, apunta.

Nuevos modelos laborales

El hecho de que el centro de desarrollo de SoftServe esté ubicado en Guadalajara, Jalisco, no quiere decir que se vaya a contratar solamente a personas de esa urbe.

“El lugar de residencia hoy ya no es una limitante” dice Mendoza. La clave es la flexibilidad laboral de la compañía, que ofrece esquemas de trabajo 100% remoto o híbrido, según las necesidades y compromisos de cada colaborador”.

Estamos contratando a nivel nacional. Si bien en Guadalajara está nuestra casa, después de la pandemia ya no hay límites, estamos contratando en todo el territorio nacional. Por supuesto tenemos una mayor participación en Guadalajara, pero ya tenemos ingenieros en Mérida, Ciudad Guzmán, Veracruz. El lugar de residencia ya no es una limitante”, señala.

Vladimir abunda: “tenemos una estrategia que se llama Work X en la que tú decides cómo quieres trabajar, le preguntamos a los empleados cómo se sienten más productivos y eficientes, podrán elegir 100% remoto o esquema híbrido. Tenemos nuestra oficina central que también funciona como showroom para nuestros clientes, pero para expandirnos a nivel nacional estamos utilizando socios de coworking como WeWork o iOS”.

“Inclusive estamos viendo alguna sociedad con otras compañías de coworking más pequeñas donde me puedan habilitar espacios de colaboración en Cancún, Yucatán, Oaxaca, en otros ciudades donde posiblemente las compañías de coworking grandes no estén establecidas, pero que de alguna manera le puedan facilitar un espacio de trabajo a nuestros colaboradores”.

Esto, agrega, “va muy aunado a favorecer el balance vida y trabajo para que puedan tener ese empoderamiento de decidir cómo quieren trabajar y cómo se sienten más productivos, pero que a la vez puedan también tomar cuenta de sus tiempos que es otra de las premisas que nosotros estamos empujando mucho, empoderamos muchísimo a todos los colaboradores para que ellos puedan definir sus tiempos y definir su balance vida y trabajo”.

“Los horarios de 9:00 a 18:00 horas son obsoletos, eso viene de manufactura y ahora estamos en la mentefactura donde tú eres responsable y eres empoderado para tomar esas decisiones y poder este completarlas con base en los compromisos asumidos en la compañía”, cierra Vladimir Mendoza, quien deja ver que tendrán foco especial en la generación Z con estrategias como rotación y reconocimiento usando técnicas de gamificación.

Escribe un comentario