Breaking News

Scottie Scheffler es el rey indiscutible

Pinterest LinkedIn Tumblr

TeeTime Klever / Marca

El ganador del Masters enlaza otra victoria una semana después en el RBC Heritage

En lunes, porque tuvo que acabar por el aguacero los tres últimos hoyos del torneo al amanecer, Scottie Scheffler refrendó otra semana que es el mejor golfista del mundo. Ganó el RBC Heritage, el evento del faro en Hilton Head, para prolongar su aplastante dominio en el PGA Tour con la cuarta victoria en los últimos cinco torneos. En el Houston Open dio una tregua: fue segundo porque falló un putt de un metro.

Reactivarse tras un grande suele costar. Más si es el Masters, el torneo con más eco del planeta golf. En Scheffler, 27 años, a punto de ser padre, no tuvo efecto. Voló el mismo domingo a Texas a ver a Meredith, su esposa, se vio con unos amigos y tomó otro avión a la costa del Atlántico para emprender una racha que el golf no recuerda desde la época de Tiger Woods. El niño llega con varios panes bajo el brazo. Es el primer golfista desde Bernhard Langer en 1985 que enlaza el Masters y el torneo siguiente.

“Después de Augusta, descansé y no preparé este tonreo como habitualmente. Tuve un inicio algo trabado (doble bogey en el hoyo 3), pero luego todo fue muy bien”, contó en la televisión deslizando una sonrisa, el único gesto de alegría que se le vio en los minutos posteriores a otro gran día en la oficina.

Un año fabuloso

Su año 24 es asombroso. A las victorias en el Arnold Palmer, The Players, el Masters y Hilton Head, se añade que las cuarenta rondas que ha jugado de golf las ha cubierto al par o por debajo de él, unos números que este deporte sólo ha visto en la versión suprema de la megaestrella mencionada.

La jornada final de su décima victoria en poco más de dos años fue tranquila. El soberbio 63 que había tirado el sábado le ofreció una ventaja de un golpe sobre el austriaco Straka, abrumado en la última jornada.

Un eagle en el hoyo 2 el domingo, con un chip desde el rough, que no le alteró una pulsación el corazón, fue el golpe que necesitaba para abortar las ilusiones de los rivales, que pasaron a pelear por la segunda plaza. El golfista de tupida barba terminó ganando por tres golpes de ventaja porque remachó el torneo con un bogey, uno de los dos errores en las cuatro vueltas.

Las diez victorias ha llegado con sólo 51 torneos en el PGA Tour. Tiger tardó 59. David Duval, únicamente 33, al que no ha podido derribar en esta estadística. No tiene la magia ni el magnetismo de Woods, pero esta temporada está discutiendo los números del más grande.

De paso, prolongó sus ganancias. Sumó 3,6 millones de dólares para completar seis semanas desorbitadas en las que se ha llevado al bolsillo 16,2 millones. En total en 2024 su cuenta se ha disparado por encima de los 18,6 millones de dólares. El segundo Wyndham Clark no llega a 10. Entre los cuarenta primeros estaría su caddie.

Write A Comment