Breaking News

Sergio García vuelve a caer en la orilla del LIV

Pinterest LinkedIn Tumblr

TeeTime Klever/ MARCA

El de Borriol vuelve a ceder en un desempate como ya le pasó en Mayakoba tras tirar la bola al agua. Ganó Burmester

Como le pasó en Mayakoba en febrero, Sergio García se ahogó en la orilla del LIV Golf, el circuito en el que aún no se ha estrenado. El golfista de Borriol, 44 años, cedió en el segundo hoyo de desempate de la cita de Miami ante el sudafricano Dean Burmester, después de tirar el segundo golpe del segundo hoyo de desempate al agua. Previa a esta oportunidad, en los 54 hoyos regulares, García desaprovechó un putt de dos metros y medio que le hubiese dado la victoria por la vía directa. Pero se le fue por la izquierda. La sequía de tres años y medio sigue.

Sergio perdió la ventaja de dos golpes con los que había arrancado por la insurrección del grupo. Salió un domingo ventoso que distrajo a los jugadores en ocasiones, con las palmeras reclinándose y alzándose. Luego bajó entrada la tarde en Florida, pero aún así era molesto.

Burmester, ganador en el otoño de dos victorias en el DPWorld Tour, se elevó entrado el último tercio tras un birdie, el cuarto del día, en el 13, que sacó del liderato a Sergio por primera vez desde el viernes. A él se unió fugazmente su compañero en los Stinger, Oosthuizen, pero apenas permaneció un hoyo. Mandar dos bolas al lago, la última en el 17 cuando estaba a un golpe, un domingo imposibilita la victoria.

Sergio, mientras, necesitaba un extra para entrar en la caza. Soberbio todo el día con el driver y bien con los hierros, no mostró una versión óptima alrededor del green con los wedges. Tal pecado lo palió con un putt que ha rescatado de hace 25 años, el Scotty Cameron de la época de El Niño. En el hoyo 15, con un birdie, igualó en 11 bajo par, pero Burmester, un hoyo por delante, con un nuevo birdie en el fácil 16 cuyo green se podía coger de un golpe, le exigió una nueva respuesta que encontró con un canuto fabuloso de 13 metros en el hoyo 17.

Al mismo tiempo, Burmester se fue al bosque del 18 y ya tuvo el hoyo torcido. Bogey y puertas abiertas a Sergio, al que le valía el par. Pero hizo tres putts y tuvo que ir al desempate donde el balance en el LIV era de 0-2. En el segundo hoyo, apuró un hierro 5 y, tras aterrizar en la ladera, se fue al agua De nuevo cruz.

Cuarto quedó Jon Rahm (69), que jugó sin su caddie titular por enfermedad. Llegará a Augusta sin victorias porque se dejó un par de putts y la tiró al estanque del 17, errores que de evitarlos hubiesen cambiado el día y el humor. Al menos el espíritu de pelea sigue intacto. Fue lo que le permitió liderar otro triunfo por equipos de la Legión XIII, certificado con un birdie suyo desde 12 metros en su último tiro.

Write A Comment