Tag

Arnold Palmer

Browsing

Teetime Klever/ Ten Golf

Hacer una selección con los nombres más relevantes de la historia del golf no resulta sencillo. No obstante, si bien existe una amplia cantidad de grandes deportistas, sí que existe cierto consenso alrededor de determinadas figuras que han sido especialmente relevantes en la historia de este deporte.

Los logros obtenidos por los siguientes golfistas hablan por sí solos y hacen que, lejos de caer en el olvido, sigan siendo hitos entre las generaciones más actuales que hoy disfrutan del golf.

Jack Nicklaus

A lo largo de su trayectoria de más de dos décadas, logró anotar la friolera de 73 victorias. Sin embargo, uno de sus hitos más destacados reside en haberse hecho con el triunfo de 18 Majors.

Se trata de una cota que, hasta la fecha, nadie ha logrado alcanzar. Entre estos 18 grandes se encuentran seis Masters de Augusta, cinco PGA Championship o cuatro US Open.

Sus proezas han convertido a Nicklaus en uno de los nombres imprescindibles de la historia de este deporte, algo que quedó oficializado en 1974 cuando entró a formar parte del salón de la fama del golf mundial.

Tiger Woods

Si tuviésemos que poner algún nombre sobre la mesa que se disputase el liderazgo histórico al nivel de Nicklaus, Eldrick Woods sería una buena opción. ¿La razón? Los para nada desdeñables 79 títulos que ha acumulado a lo largo de su trayectoria deportiva.

Dentro de su palmarés se encuentran 14 Majors, entre ellos cuatro PGA Championship, tres US Open o cuatro Masters de Augusta. ¡Casi nada!

Ben Hogan

Nacido en Texas en 1912, Ben Hogan pudo encontrar su gran pasión en el mundo del golf desde que, tan sólo con 11 años de edad, comenzó a hacer funciones de caddie.

A lo largo de su vida logró convertirse en toda una personalidad del mundo del golf hasta el punto de que su historia pasó a narrarse en el cine en la película ‘Follow the sun’. Algunos de los rasgos que le hicieron destacar incluyen una técnica sumamente perfeccionada o su excepcional swing.

Su impacto sigue siendo patente en la actualidad en tanto que muchos principiantes siguen adoptándolo como un modelo a seguir.

En su palmarés podemos encontrar cuatro US Open, dos PGA Championship, un Open Championship o dos Masters de Augusta. Además, se encuentra entre los cinco golfistas que lograron ganar el Grand Slam.

Bobby Jones

Nacido en Atlanta en 1920, es, sin duda, el mejor jugador de todos los tiempos dentro de la categoría amateur.

Robert Tyre Jones no pasó a ser profesional porque no quiso y porque, entre otras cosas, decidió poner fin a su trayectoria deportiva con solo 28 años. Se hizo con cuatro US Open y con tres Open Británicos.

En 1930 logró pasar a ser el primer y único golfista que, hasta entonces, había logrado ganar el US Open, el US Amateur, el British Open y el British Amater.

Arnold Palmer

Oriundo de Pennsylvania y nacido en 1929, logró alzarse como una de las personalidades más relevantes del golf de la época. A sus cuatro Masters de Augusta, su US Open o sus dos PGA Championship se le suman sus apariciones estelares en televisión y su particular carisma.

Recibió el sobrenombre de ‘El Rey’ y un torneo de golf, una bebida y un aeropuerto tienen su nombre. Sin duda, uno de sus grandes méritos fue el de convertir el deporte del golf en un fenómeno de masas.

Cada vez son menos los golfistas que se preocupan por jugar con unos palos que realmente se adapten a sus necesidades individuales.

TeeTime Klever / Redacción

En los inicios del golf profesional, cuando el PGA Tout empezó a ponerse en marcha, allá por la década de los 50, los golfistas profesionales eran personas pluriempleadas.

Muchos de los grandes jugadores del mundo, además de jugadores profesionales, daban clases de golf y fabricaban palos, evidentemente, para ganarse la vida no bastaba con solo uno de esos caminos.

La mayoría de sus predecesores sí compaginaron trabajos en el club de golf con el juego profesional. Incluso el propio Arnorld Palmer.

Palmer creció en el Latorbe Coutry Club (Pensilvania) donde trabajó largos períodos en la tienda del club, pero no se dedicaba a vender material, se dedicaba a customizarlo, hacerlo a medida, alterando las especificaciones de sus palos.

Palmer solía afilar los cantos de sus wedges para poder pasar mejor el palo en el rough, experimentaba con el peso de sus hierros y, continuamente, ajustaba el lie de su putter.

Arnold Palmer era un adicto al material de golf. Tenía una colección de más de 10.000 palos de golf, que incluyía casi 2.000 putters, la mayoría de los cuales, los construyó él mismo. ¡A menudo se lo veía con dos bolsas en su carrito en su campo de golf local en Florida y cada bolsa podría tener hasta 50 palos!

Las varillas de los palos pueden ser confeccionadas individualmente, acorde con la velocidad de swing y las características del mismo. Mientras que el loft y el lie de la cara del palo pueden modificarse para lograr que el palo se apoye en el suelo con el ángulo perfecto.

Incluso los grips pueden adaptarse para que sean de la media exacta para encajar en sus manos y tener un agarre perfecto.

Hay que tener en cuenta que los grandes fabricantes buscan la forma de estandarizar al máximo los palos de golf, eso facilita la producción, pero dificulta el juego.

Cada golfista tiene unas características de swing individuales, así como unas medidas concretas, no existen dos golfistas iguales, ni existen dos swings iguales, por lo que tampoco deberían existir dos palos de golf iguales.