Tag

Augusta Masters 2022

Browsing
TeeTime Klever / Redacción

Hubo un intercambio incómodo en la sala de prensa antes del Masters de 2022, en el que un reportero europeo tropezó con una pregunta en la que le hizo a Scottie Scheffler: “Me han preguntado mucho, como, ¿cómo eres?… Tengo ninguna otra idea aparte de que eres un golfista muy, muy bueno”.

Scheffler cortésmente se rió de la pregunta y recomendó que el reportero le preguntara a su esposa. Durante su prolífica racha de cuatro victorias en un lapso de seis eventos, marcada por su victoria de tres golpes en Augusta National, los fanáticos del golf han llegado a saber un poco más sobre el No. 1 del mundo.

Sabes que Scheffler es un competidor valiente en el campo, pero es posible que aún no sepas mucho más sobre él fuera del campo. Déjanos contarte todo sobre la nueva superestrella del golf.

1. Scottie Scheffler creció en Texas pero vivió en el norte de Nueva Jersey hasta los 6 años.

Aunque ha crecido en Texas la mayor parte de su vida, tiene fuertes raíces en Jersey. Su madre, Diane, fue compañera de clase en la escuela secundaria del difunto actor James Gandolfini en Park Ridge High School. Su padre, Scott, asistió a St. Cecilia’s High School en Englewood, N.J. (donde el legendario entrenador de fútbol americano Vince Lombardi fue profesor de gimnasia).

Cuando Diane consiguió un trabajo como directora de operaciones de un bufete de abogados en Dallas, los Scheffler se mudaron.

El nuevo campeón de Masters recordó hacer tiros en su patio trasero cuando se le preguntó sobre su crianza en Jersey durante la Semana de Masters. Scheffler se llamó a sí mismo fanático de Bruce Springsteen gracias a sus raíces en Jersey.

2. Los Scheffler pidieron dinero prestado para unirse al Royal Oaks Country Club en Dallas, principalmente para que Scottie tuviera un lugar para practicar. Comenzó a trabajar con su entrenador de swing, Randy Smith, a los 6 años.

Scheffler sigue siendo miembro de Royal Oaks y juega allí la mayor parte de su golf mientras está en casa.

Smith, un pilar en la clasificación de los 50 mejores maestros de Golf Digest y entrenador de Justin Leonard, Colt Knost, Harrison Frazar y otros profesionales del tour a lo largo de los años, recuerda haber conocido a Scheffler cuando “no tenía más de 3 pies de altura”.

“Caminé, sus padres estaban allí y lo presentaron”, recuerda Smith, “y él se quitó el sombrero, me estrechó la mano y luego volvió a golpear pelotas”.

Scheffler creció soñando con poder batear en el lado del campo de Royal Oaks donde practicaban los profesionales del tour. Ahora lo hace… mire el video a continuación mientras exploramos la vida de Scheffler en casa en un video reciente.

3. Hasta la escuela secundaria, Scheffler practicó muchos deportes, incluidos lacrosse, baloncesto, béisbol y fútbol.

Scheffler era bajo para su edad hasta que alcanzó un crecimiento acelerado en su segundo año de secundaria. Todavía le encanta el baloncesto, le dijo a Golf Digest en 2014 que es su deporte favorito para ver en la televisión, y mientras tiraba, una vez acertó 30 triples seguidos.

Sin embargo, siempre supo que el golf era su deporte. Como le dijo a Keely Levins en 2018: “En la escuela secundaria, lo reduje a solo baloncesto y golf. Toda mi vida supe cuánto amaba el golf. Era el único deporte que siempre quise jugar, independientemente de la temporada.”

Un joven Scottie Scheffler, todavía con una camiseta de golf Nike, con su instructor Randy Smith.

4. Scheffler asistió a Highland Park High School en Dallas, la misma escuela secundaria a la que asistieron el lanzador de los Dodgers de Los Ángeles, Clayton Kershaw, y el mariscal de campo de los Rams de Los Ángeles, Matt Stafford (aunque Scheffler es más joven que ellos).

La primera victoria de Scheffler en el PGA Tour se produjo el domingo del Super Bowl en el WM Phoenix Open, el mismo día en que Stafford ganó el Super Bowl que cambió su carrera con los Rams.

5. En la escuela secundaria, Scheffler comenzó a salir con su esposa, Meredith, y han estado juntos desde entonces.

Antes de la ronda final del Masters, Scottie admitió que estaba “llorando como un bebé” el domingo por la mañana, sin saber si podría manejar la presión. Fue Meredith quien le aseguró que sería él mismo y confiaría en el juego que lo llevó a esa posición.

6. Ganó el U.S. Junior Amateur y obtuvo una invitación para jugar en su primer evento del PGA Tour a los 17 años.

Entre muchos logros de aficionados, este fue el más grande. Scheffler derrotó al actual jugador del PGA Tour Davis Riley, 3 y 2, en Martis Camp en Truckee, California.

7. En su primer evento del PGA Tour como aficionado, hizo un hoyo en uno.

Scottie Scheffler celebra el as con su hermana, Callie, quien dice que Scottie lo convenció de golpear un hierro 5 en lugar del hierro 4 que eligió al principio.

Con el título de Junior Amateur de EE. UU., recibió una exención en el Campeonato Byron Nelson de 2014. El nativo de Dallas pasó el corte en el Campeonato Byron Nelson de 2014 y luego dominó el segundo hoyo de 221 yardas con un hierro 5. Cargó tres rondas en los años 60 y terminó T-22.

8. Una estimada carrera universitaria en la Universidad de Texas estableció altas expectativas para Scheffler cuando se convirtió en profesional.

Scheffler ganó los honores nacionales de primer año del año después de ganar eventos consecutivos (el Big 12 Championship y el Western Intercollegiate) y fue incluido en la lista de observación de premios Ben Hogan 2017.

9. Podría ser el momento de mejorar el auto: Scheffler todavía maneja el mismo auto que tenía en la universidad, un Chevy Suburban con más de 175,000 millas.

El padre de Scheffler le entregó su viejo auto a Scottie mientras estaba en la universidad. Suponemos que podría derrochar en un nuevo viaje, dado todo el dinero que ha ganado esta temporada.

10. Scheffler representó a los EE. UU. en la Walker Cup 2017, como parte de un equipo repleto de estrellas.

El equipo, que estaba formado por los actuales profesionales del PGA Tour Collin Morikawa, Will Zalatoris, Maverick McNealy, Cameron Champ, Doug Ghim y Doc Redman, aplastó al equipo de GB&I, 19-7, en Los Angeles Country Club.

11. En el Northern Trust 2020, Scheffler disparó 59 en la segunda ronda.

Scottie Scheffler sostiene su pelota de golf después de disparar un 59 durante la segunda ronda de The Northern Trust en TPC Boston. Se convirtió en el duodécimo jugador en jugar una ronda sub-60 en el PGA Tour, y fue el segundo más joven en hacerlo.

12. El éxito del campeonato importante llegó pronto para Scheffler, incluso como aficionado.

Fue el líder de la primera ronda en el Abierto de EE. UU. de 2016 en Oakmont cuando era un estudiante universitario de segundo año de 19 años, donde su hermana, Callie, lo representó como caddie. (Jugaba golf en la Universidad de Texas A&M). Scheffler dijo esa semana:

“Me alegro de que haya podido tener la semana libre para venir a ayudarme. Tiene una semana de pasantía y ya está pidiendo una semana libre. Ojalá no se meta en problemas”.

El tejano tuvo tres top 10 consecutivos en las mayores antes del Masters de 2022. Y en el PGA 2020 en Harding Park, Scheffler estuvo en el grupo final con Dustin Johnson. (Disparó un 68, dos bajo par, el domingo, pero el 64 de la ronda final de Collin Morikawa condujo a una victoria de dos golpes).

13. Scheffler cambió a un nuevo putter antes de su victoria en el WM Phoenix Open.

Después de un viaje al estudio de golf de Scotty Cameron en California en la temporada baja, el tejano se cambió a un Scotty Cameron de Titleist Special Select Timeless Tourtype GSS y ganó su primer evento de la gira esa semana.

También notó que el putter estaba un poco fuera de la semana del Masters, por lo que le pidió a los representantes de la gira de Titleist que le echaran un vistazo. Se dieron cuenta de que los ángulos de loft y lie estaban significativamente desviados, por lo que modificaron el putter a gusto de Scottie el día antes de que comenzara el Masters.

14. Al ganar el Masters, Scheffler se unió a Ian Woosnam como los únicos jugadores en ganar el Masters en su próxima apertura después de convertirse en el No. 1 del mundo.

Scheffler también se unió a Woosnam, Fred Couples, Tiger Woods y Dustin Johnson como los únicos jugadores en ganar el Masters siendo el No. 1 del mundo.

15. Con ganancias de primer lugar de $2.7 millones, Scheffler ahora ha ganado más de $10 millones solo en la temporada 2021-22.

Por supuesto, esas son solo ganancias en el curso. Las oportunidades de patrocinio llegarán rápidamente para Scheffler, quien usa ropa de Nike y acaba de firmar un contrato con TaylorMade.

TeeTime Klever / Golf Digest

En estos tiempos urgentes donde tres meses parece un León, Scottie Scheffler fue por lo menos a completar uno de los capítulos más subrayados de este siglo.

Remató su misión con la conquista de su primer Masters, que supone su primer grande, su cuarto torneo en 2022 y también de los seis disputados, una secuencia extraordinaria en un deporte como el golf que desde 2000 sólo se lo había visto hacer a Tiger Woods en distintas ocasiones, a Jason Day en 2015 y a Vijay Singh en su colosal 2004.

Además, consolida el primer puesto en la clasificación mundial al que había llegado hace dos semanas por primera vez.

Scheffler, una especie de Tony Soprano con 25 años, muy completo en todas las facetas del juego, de discurso siempre amable, casado, cristiano, de una familia pudiente, gran estudiante y muy americano -marca la bola con una moneda de la independencia americana- tuvo un domingo más plácido de lo que se presumía cuando su bola se fue al bosque en el hoyo 3.

Cameron Smith, el australiano desafiante, había arrancado a toda tralla con dos birdies consecutivos. Pum, pum. Los tres golpes que tenía de renta se habían reducido a uno en 20 minutos.

Y con el texano nacido en Nueva Jersey, donde pasó apenas cinco años -sólo recuerda que juega en el jardín trasero de su casa-, en la pinaza se intuía una pelea seria.

Pero en Scheffler, un jugador en el que nadie reparaba hace 14 meses por citar un momento cumbre para el golf -el accidente de coche de Tiger Woods-, hay más que un golfista de un instante.

Su alianza con Ted Scott, el caddie que ya tiene tres chaquetas verdes tras ganar dos con Bubba Watson, lo ha agigantado aún más. Y de ahí la sacó como pudo hasta las faldas del green del hoyo 3.

Scottie Scheffler celebra la victoria en el Masters de Augusta.
Scottie Scheffler celebra la victoria en el Masters de Augusta.

Y entonces se vio que ganaría. Su chip dio dos botes, entró en el green y pegó en todo el palo de la bandera hasta hundirse en el agujero. Se suponía que el del juego corto “asquerosamente bueno” era Smith, pero el golpe le salió a él.

Y el australiano, que había jugado ese tramo exactamente igual que Scottie, hizo bogey y la diferencia volvió a tres golpes, franja de seguridad que ya nunca volvió a ser violada en lo que quedó de domingo, un día soleado, con las banderas de domingo para que la gente arriesgase.

Smith, al agua

El segundo asalto de Smith, que embocó un gran birdie en el hoyo 11 y volvió a colocarse de nuevo a tres con siete hoyos por delante. Duró un suspiro. En el par 3 del Amen Córner, el del lago, la metió directamente en el agua. Se cascó un 6, como tantos otros. Como Molinari en 2019, como McIlroy en 2011. Y ahí se acabó su crédito.

Precisamente fue Rory el que animó la tarde. Su maniobra se antojaba imposible desde que se inició. Partía a 10 golpes de Scheffler y a pesar de su extraordinario 64, igualando el récord histórico de una vuelta final, sólo le recortó siete golpes a Scottie que en un final indigno acabó con doble bogey. Iba sobrado.

TeeTime Klever / EFE

Araham Ancer se instaló dentro del top 20 tras la primera ronda del Masters de Augusta. El mexicano ofreció una tarjeta de 72 golpes (par), obteniendo 5 birdies, 8 pares y 5 bogeys.

Ancer se encuentra disfrutando de su tercera participación en el certamen, y espera igualar y mejorar lo hecho en su primera aparición, el cual fue un 13vo sitio en el 2020. En el 2021 se instaló en el lugar 30.

En dicho torneo también se encuentra participando el estadounidense Tiger Woods, histórico golfista para quien Ancer tuvo palabras de admiración, sobre todo por regresar a participar tras su accidente automovilístico.

“Después de verlo participar en un torneo de padres e hijos, me pareció increíble verle cómo se recuperó de las lesiones y vi posible que jugara en Augusta. Si ha venido es porque tienes planes de jugar”, declaró el mexicano para EFE.

TeeTime Klever / Golf Digest

Hay hechos sobre la histórica victoria de Tiger Woods en el Masters de 1997 que casi cualquier aficionado al golf puede recitar rápidamente sin poner a prueba una sola célula cerebral.

Su margen de victoria de 12 golpes. La puntuación récord de 270, que comenzó con un 4 sobre 40 en los primeros nueve, pero se salvó con una mejora de 10 tiros en los segundos nueve. Y su edad: 21 años, lo que lo convierte en el ganador más joven en la historia del torneo.

Sin embargo, las estadísticas nunca pueden reemplazar los recuerdos de los testigos más cercanos. Es por eso que, para conmemorar el 25 aniversario de la histórica victoria de Woods, hablamos con los hombres que tenían los mejores asientos en la casa esa semana en Augusta National.

Woods llegó a Augusta National después de haber ganado tres de sus primeras nueve aperturas como profesional, pero aún había escépticos que querían retener el juicio hasta observarlo en los escenarios más grandes del golf.

El Masters fue su primera carrera desde que se convirtió en profesional, puede recordar “Hola, mundo”, el agosto anterior. Llegó a Augusta National lleno de confianza, habiendo ganado tres de sus primeras nueve aperturas como profesional. El viernes antes de irse, Woods tenía un indicio de que podría jugar bien, ya que disparó 59 en su campo local en Isleworth en Orlando, Florida.

Sin embargo, hubo escépticos que querían retener el juicio hasta observar a Tiger en los escenarios más grandes del golf.

Proporcionó cuatro rondas de prueba, dominando el campo de Masters al conectar unidades en territorio desconocido y exhibiendo un toque hábil con los tiros más cortos del juego. Resultó en una actuación que cambió para siempre el juego.

Hablamos con los compañeros de juego de Woods de las primeras tres rondas: Nick Faldo, Paul Azinger y Colin Montgomerie, así como con los dos jugadores del penúltimo emparejamiento del domingo, Tom Kite y Paul Stankowski. Esto es lo que recuerdan de esa semana:

PRIMERA RONDA

La tradición es profunda en el Masters, el único major que vuelve al mismo sitio cada año. La chaqueta verde, el concurso Par-3 y los primeros golpes de salida de honor son solo algunos de los ritos anuales en Augusta National.

El emparejamiento del campeón defensor y el actual campeón amateur de EE. UU. es otro evento anual. Faldo ganó el Masters de 1996 después de superar la ventaja de seis golpes de Greg Norman, mientras que Woods había reclamado su tercer U.S. Amateur consecutivo ese año.

El campeón amateur de EE. UU. está exento del Masters solo si sigue siendo amateur (Colt Knost es el último campeón amateur de EE. UU. en convertirse en profesional y renunciar a la invitación del Masters, lo que hizo después de su victoria en 2007.

Todavía no ha jugado el Masters). Woods se convirtió en profesional cuatro días después de su victoria en Pumpkin Ridge, pero rápidamente recuperó su invitación al Masters al ganar en Las Vegas Invitational en su quinta participación profesional.

Dado que Woods ahora estaba en el Masters en virtud de sus logros profesionales, no había garantía de que Woods jugaría junto a Faldo en la primera ronda.

En su nuevo libro, “The 1997 Masters: My Story”, Woods escribe que fue a la oficina del presidente de Augusta National, Jack Stephens, el lunes de la semana del torneo y le preguntó si aún podía formar pareja con Faldo. “Hijo, te has ganado el derecho”, fue la respuesta de Stephens, según el libro.

“Salí de su oficina sintiéndome muy emocionado”, escribió Woods. La semana había tenido un buen comienzo.

Faldo fue tres veces ganador del Masters (1989-90, 1996). Woods ya había ganado tres títulos del PGA TOUR desde que se convirtió en profesional en agosto anterior. Sin embargo, la pareja principal no tuvo un buen comienzo. Woods disparó 40 en los primeros nueve, y Faldo fue uno peor.

“No nos veíamos mucho porque los dos estábamos en los árboles”, dijo Faldo. Terminó la primera ronda con un 75.

Fue un presagio de lo que les esperaba a los hombres que jugaron con Woods esa semana. Puede haber sido solo una coincidencia, o el resultado de la naturaleza desconcertante de su dominio, pero nadie rompió el par mientras se emparejaba con él esa semana.

Sus compañeros de juego se combinaron para disparar 9 sobre 297 (75-73-74-75), 27 golpes peor que su puntaje ganador.

Faldo y Montgomerie, dos miembros del Salón de la Fama del Golf Mundial, cada uno disparó 81 el día después de su primera ronda con Woods.

Tan impresionante como fueron los 30 de Woods en los segundos nueve del jueves, lo que siguió de él sorprendió a todos en el terreno.

“Nunca esperábamos lo que iba a hacer en los próximos tres días”, dijo Faldo.

Round 1 leaderboard

  1. John Huston, 67 (36-31)
  2. Paul Stankowski, 68 (35-33)
  3. Paul Azinger, 69 (33-36)
  4. Tiger Woods, 70 (40-30)

T33. Nick Faldo, 75 (41-34)

SEGUNDA RONDA

Paul Azinger había oído hablar de Woods, ¿quién no? – pero también había visto a muchos otros jugadores convertirse en profesionales e inmediatamente tener expectativas descomunales sobre sus hombros.

Hubo una legión de jugadores antes de Woods que habían cargado con la etiqueta de “próximo Nicklaus” solo para quedarse muy por debajo del estándar dorado del Oso de Oro. Los logros de aficionados, incluso tan impresionantes como los seis títulos USGA consecutivos de Woods, no significan nada para sus compañeros profesionales.

Azinger tenía 37 años cuando llegó el Masters de 1997. Su victoria más reciente, y la undécima de su carrera, había llegado cuatro años antes, en el Campeonato de la PGA de 1993.

Azinger y Woods no se conocían antes del Masters. Azinger nunca había visto a Woods hacer un tiro hasta el segundo hoyo de su ronda en Augusta National.

“No lo vi en el primer hoyo porque estaba ocupado haciendo tiros perfectos y haciendo un 6”, dijo Azinger. “Recuerdo haber pensado (en el No. 2), ‘No puedo esperar a ver a Tiger hacer este tiro’. Asumí que iba a apuntar al búnker y sacarlo y posiblemente llevar el búnker. En cambio, golpeó esta bala que salió como si hubiera salido de un cañón, honestamente. Así sonaba. Bajaba por el lado izquierdo, estaba a unos tres pies por debajo de la altura de los pinos y ocho pies a la derecha de los pinos y estaba completamente recto. Y luego tenía un hierro 6 o 7 hacia el green. Me incliné hacia mi caddie y dije: ‘¡Mierda! Eso fue irreal.

“Estaba golpeando a mi driver con su madera 3. Iban más o menos igual.

Estaba golpeando muchas maderas 3. Le pegó pitching wedge al 13 y al 15. Le pegué hierro 8 al 13 y al 15 ese año. Estaba jugando rápido en la pista de carreras, antes de todo lo áspero y los árboles”.

Woods disparó 66 ese día. Hizo un bogey pero disparó 32 en los segundos nueve después de hacer eagle-birdie-birdie en los números 13-15. Había disparado 10 bajo par 62 en sus dos primeros viajes alrededor de los segundos nueve de Augusta National (seis birdies, dos águilas).

“Salir y tener ese tipo de poder y precisión, y ese putter vino con eso, fue realmente asombroso. Lo hizo con mucho corazón y muchos putts”, dijo Azinger. “Es el mejor putter que nadie haya visto jamás”.

Sin embargo, no fue hasta que Woods completó su victoria de 12 golpes que Azinger apreció lo que había visto.

“Sentí que, en ese momento, él no había probado nada todavía. No me asombró”, dijo Azinger. “En el golf, puedes golpear así y aún así no ser ‘The Man’. Pero con el tiempo, dos o tres días después, te diste cuenta de que él era el verdadero negocio. Me di cuenta de que él era el verdadero negocio el domingo por la noche”.

Round 2 leaderboard

  1. Tiger Woods, 70-66 (-8)
  2. Colin Montgomerie, 72-67 (-5)
  3. Constantino Rocca, 71-69 (-4)

T4. Fred Couples, 72-69 (-3)

T4. Jose Maria Olazabal, 71-70 (-3)

T4. Jeff Sluman, 74-67 (-3)

TERCERA RONDA

Colin Montgomerie comenzó la tercera ronda solo tres golpes detrás de Woods cuando dieron el primer golpe en el grupo final del sábado. El día tuvo un buen comienzo, pero para cuando terminaron los 18, Montgomerie, desmoralizado, declaró el final del Masters de 1997. Ahora estaba 12 golpes detrás de Woods, quien tenía una ventaja de nueve golpes sobre su competidor más cercano.

“Lo superé en el primero”, dice Montgomerie con un poco de autodesprecio porque fue un rebote fortuito: su bola aterrizó en la pendiente justo después del búnker de la calle, lo que permitió que su bola pasara rápidamente por encima de Woods. “Esa es la última vez que lo vi en todo el día”.

El segundo hoyo fue el verdadero presagio de lo que le esperaba a Montgomerie. Golpeó la madera 4 para su segundo tiro. Woods golpeó el hierro 9.

“A partir de ese momento, desde ese segundo hoyo en adelante, pensé: ‘Espera un minuto. Esto es algo extraordinario’”, dijo Montgomerie, quien tenía 33 años en el Masters de 1997. “Me abrió los ojos, y abrió los ojos del mundo, a este golfista que no habíamos visto antes”.

Mientras que Woods haría siete birdies en su 65 sin bogeys, Montgomerie dispararía “mi 74 normal, que, para ser honesto, … pensé que era bastante bueno”.

Woods terminó el día golpeando con cuña de arena hasta el último hoyo, su bola giró hacia atrás a menos de 3 pies del hoyo.

En la sala de prensa, Montgomerie leyó al campo de Maestros sus últimos ritos.

“Todo lo que tengo que decir es un breve comentario”, dijo. “No hay posibilidad. Todos somos seres humanos aquí. No hay ninguna posibilidad humanamente posible de que Tiger pierda este torneo. De ningún modo.”

Las ramificaciones de esa ronda del sábado fueron duraderas para el futuro miembro del Salón de la Fama del Golf Mundial.

“(Eso) realmente terminó mi carrera en más de un sentido”, dijo la semana pasada.

Round 3 leaderboard

  1. Tiger Woods, 70-66-65 (-15)
  2. Constantino Rocca, 71-69-70 (-6)
  3. Paul Stankowski, 68-74-69 (-5)

T4. Tom Kite, 77-69-66 (-4)

T4. Tom Watson, 75-68-69 (-4)

  1. Nick Faldo, 74-81

RONDA FINAL

Dos años antes, Constantino Rocca conmocionó al mundo del golf cuando hizo un putt de 60 pies para forzar un desempate con John Daly en The Open Championship. Rocca cayó de rodillas y levantó los puños al cielo cuando cayó el putt. Daly pasó a reclamar el Claret Jug, pero la exuberancia de Rocca fue inolvidable.

Esta vez no hubo lugar para el drama de la ronda final.

Rocca terminó la tercera ronda al hacer un putt para birdie de 20 pies para sacar a Stankowski del último grupo. Ese birdie simplemente redujo la ventaja de Woods a un solo dígito.

También condujo a otro casi accidente para Stankowski. Habría montado escopeta en el grupo final del domingo si hubiera hecho su putt para birdie de 10 pies en el 18, o si Rocca hubiera fallado el suyo. El jueves, Stankowski mantuvo la delantera hasta que John Huston embocó desde los árboles a la derecha de la calle 18 para hacer águila y disparar 67, negando a Stankowski el jarrón de cristal que se otorga por la puntuación más baja de cada día.

Había jugado la primera ronda en el grupo por delante de Woods, y admite que se rió entre dientes cuando vio que Woods había disparado 40 en los primeros nueve. “Buen juego”, se dijo a sí mismo. Ahora Woods estaba fuera de su alcance.

Stankowski y Kite jugaron en la penúltima pareja del domingo, y Stankowski tenía más que un final alto en mente. Kite fue el capitán de la Copa Ryder de EE. UU. de 1997, y Stankowski, que había ganado a principios de ese año en el Abierto de Hawái, sabía que el domingo serviría como una audición informal.

Sin embargo, eso no impidió que el dos veces ganador del TOUR intentara echar un vistazo al fenómeno detrás de él. Stankowski a menudo miraba hacia atrás en la calle para encontrar el lugar insondable donde Woods había colocado su golpe de salida.

“Miraba mucho hacia atrás cuando terminaba de salir y caminaba hacia el siguiente tee de salida. Verificaría dónde estaba”, dijo Stankowski. “Soy un fanático del golf y siempre lo he sido, así que lo he visto desde que era un niño pequeño. E incluso durante mi carrera, si me perdía un corte, iba a casa y lo sintonizaba para ver qué pasaba.

“Así que también estaba ansioso por ver la historia. Simplemente estar en la atmósfera y ser parte de la acción y de la historia es bastante especial”.

Stankowski disparó 74 en la ronda final para caer al quinto lugar, mientras que Kite disparó 70 en la ronda final. A pesar de toda la atención que rodeó el aumento de Woods después de disparar 40 en sus primeros nueve hoyos, Kite también había sido autor de una gran remontada. Jugó las últimas tres rondas en 11 bajo par después de disparar un 77 en la primera ronda para, en sus palabras, “vencer a todos los mortales”.

Kite ha jugado un papel en dos de los domingos más famosos en la historia de Masters. Fue subcampeón detrás de Jack Nicklaus en 1986 y, once años después, terminó segundo una vez más, aunque una docena de golpes atrás.

“Cuando sabes el resultado del torneo, no es tan emocionante. La única emoción era saber que tenías una superestrella que irrumpía en escena”, dijo Kite.

Stankowski dijo que la importancia de la semana lo golpeó después de ver la cobertura de noticias en los días posteriores al torneo.

“Entonces te das cuenta, Dios mío, esto trasciende el golf, lo que lo hace aún más especial”, dijo. Y, aunque Stankowski se fue de Augusta National frustrado con su ronda final, está feliz de haber jugado un papel importante en una de las semanas más memorables del golf.