Tag

Augusta

Browsing

Teetime Klever/Federación Colombiana de Golf

El Masters de Augusta 2024 recibirá por segunda ocasión a jugadores de LIV Golf, aunque será la primera desde que se abrieron las negociaciones entre su grupo financiador, el Fondo Público de Inversiones de Arabia Saudita, con el PGA Tour y el DP World Tour.

Si bien las hostilidades han bajado y el lenguaje de rechazo hacia quienes ‘desertaron’ de los circuitos más tradicionales se ha reducido, es incierto el recibimiento que recibirán en el primer ‘major’ de la temporada.

Jon Rahm, el campeón defensor y más reciente integrante de LIV, dialogó con un grupo de periodistas en videoconferencia y, aunque quiso enfocarse en el aspecto deportivo, el tema del reencuentro con antiguos compañeros fue ineludible:

“Asumo que habrá algunos que no estén felices, pero por mi pare nada cambia. Aún respeto a todo el mundo en ambos lados y respeto sobre todo el juego del golf”.

El de Barrika reiteró su posición, la de considerar que hay forma de coexistir, aunque no sabe qué forma tendrá el golf profesional en un futuro:

“Solo quiero ver de nuevo a los mejores del mundo pudiendo competir contra los mejores del mundo, sin importar qué pinta tenga. Si hay algún tipo de paz alcanzada creo que esto impulsará el juego hacia adelante”.

El líder de la Legión XIII no llega con la misma forma de 2023 (con un primer trimestre lleno de títulos), no obstante encabeza la baraja de candidatos al título y, a la vez, la de legionarios de LIV Golf que buscarán la victoria.

Así llegaron a Augusta los 13 jugadores de LIV, reseñados por Golf Magic:

Jon Rahm: Campeón defensor, Además, se mantiene en el Top-3 del Official World Golf Ranking.

Phil Mickelson: Tres veces campeón (2004, 2006 y 2010). En 2023 finalizó segundo.

Sergio García: Otro excampeón, logró su victoria y su invitación vitalicia en 2017. Este año espera borrar la pobre presentación de 2023

Bubba Watson: Ganador en 2012 y 2014, cuenta con invitación vitalicia. Buscará, con un buen resultado, dar el salto a los otros tres ‘majors’.

Dustin Johnson: Dueño de la chaqueta verde en 2020. Uno de los jugadores con más constancia en LIV, espera reverdecer laureles en Augusta.

Charl Schwartzel: Fue el número uno del Masters en 2011, ha logrado dos Top-10 posteriormente, el más reciente en 2022.

Patrick Reed: El último excampeón de la lista, dejó su nombre en la historia en 2018. También habría clasificado gracias a su cuarto puesto en 2023.

Cameron Smith: El australiano podía llegar a Augusta por varias rutas: está exento para todos los ‘majors’ hasta 2027 por ser el ‘Champion Golfer of the Year’, nada menos que en St. Andrews en 2022. Su victoria en el Players Championship ese mismo año le abre otra puerta, la tercera vía sería su cuarto lugar en el Abierto de Golf de los Estados Unidos de 2023, y la última sería el OWGR, por estar en el Top-50 al momento de cerrar la clasificación.

Bryson DeChambeau: Como caiga la moneda, gana. Bien por el lado de su título en el Abierto de Golf de los Estados Unidos de 2020 y bien por la cara de su cuarto puesto en el Campeonato de la PGA en 2023.

Brooks Koepka: Compartió el segundo puesto del Masters en 2023, con Mickelson. Tuvo su desquite en el Campeonato de la PGA, meses después, que extendió su exención para el Masters hasta 2028. También habría llegado por la Clasificación Mundial.

Tyrrell Hatton: Obtuvo su cupo a través del Tour Championship 2023 y por cerrar el año entre los primeros 50 de la Clasificación Mundial.

Adrian Meronk: Ocupó el puesto 48 entre los 50 del OWGR en diciembre.

Joaquín Niemann: Recibió su invitación directamente de los organizadores del Masters. Su buen momento, con dos títulos en LIV, de cuatro eventos celebrados en la temporada, y su victoria en el Abierto de Australia convierten al capitán del Torque GC en uno de los favoritos al título.

TeetimeKlever/Marca

Ha luchado con las lesiones.

El regreso de Tiger Woods al Masters ha despertado tanto la emoción como el escepticismo entre los aficionados al golf. A pesar de su estatus legendario en el deporte, persisten las preocupaciones sobre su capacidad para soportar las exigencias físicas de Augusta National.

Las recientes luchas de Woods con lesiones, incluido un accidente casi fatal en 2021, han generado dudas sobre su capacidad para competir en el más alto nivel del golf profesional.

Aunque Woods ha hecho esfuerzos por regresar al juego, sus apariciones se han visto empañadas por retiros debido a problemas de salud. Los aficionados expresan incertidumbre sobre su participación en el Masters, con algunos sugiriendo que puede que no complete el torneo.

Masters 2023

“Por favor, él no puede jugar un recorrido completo y todos lo saben excepto él, escribió un aficionado. Tiger, deja que alguien ocupe tu lugar que tenga la posibilidad de competir y terminar los 4 días“.

Otro agregó: “Dijo que iba a jugar un evento por mes este año. Todo lo que ha hecho es retirarse del Genesis. No estoy convencido de que veamos mucho más a Tiger pasando los cortes en los grandes, temo”.

Se retiró debido a problemas de tobillo la temporada pasada. Después de competir en el Masters el año pasado, Woods tuvo que retirarse debido a dolor de tobillo y posteriormente se sometió a una cirugía de fascitis plantar.

Esta cirugía provocó una ausencia de ocho meses del mundo del golf profesional. A su regreso, Woods participó en el Campeonato PNC 2023 y el Hero World Challenge. Luego se comprometió a jugar en un torneo cada mes, pero no pudo cumplir esta promesa.

También se ha dirigido críticas a los organizadores por incluir a Woods en el campo, en detrimento de jugadores más jóvenes y competitivos.

En medio del escepticismo, aún queda un rayo de esperanza para que Woods desafíe las probabilidades, como lo hizo en su victoria triunfante en el Masters de 2019.

El mundo del golf espera con ansias ver si Woods puede una vez más superar la adversidad y reclamar la victoria en Augusta.

TeeTime Klever / Sky Sports

Tom Hoge se adjudicó una victoria de un solo tiro en el tradicional concurso Par 3 previo al torneo en The Masters, ya que Seamus Power produjo un final extraordinario para su ronda en Augusta National.

El jugador de 33 años mezcló cuatro birdies con un brillante hole in one en el octavo par tres en su camino a un seis bajo 21, viéndolo encabezar la tabla de clasificación por delante del dos veces campeón del Masters Bubba Watson y su compatriota Kurt Kitayama.

El as de Hoge fue uno de los cinco holes-in-one durante el evento, el tercer número más alto en la historia del torneo, con el estadounidense ahora buscando convertirse en el primer jugador en ganar el concurso de par tres y The Masters en la misma semana.

Foto: Archivo

“Hice algunos birdies temprano y luego fue genial ver entrar el hole-in-one en el ocho”, dijo Hoge. “Solo un día divertido aquí esta tarde con mi esposa siendo mi caddy. Buen comienzo para la semana de hoy, así que trataré de seguir así”.

Watson hizo un hoyo en uno en el cuarto en su camino para compartir el segundo en cinco debajo, mientras que el número 1 del mundo y el actual campeón del Masters Scottie Scheffler hizó un notable as en su último hoyo.

Si Woo Kim compartió el cuarto lugar con Taylor Moore y el debutante del Masters Ryan Fox, con el campeón del Masters de 1992 Fred Couples publicando un tres por debajo de 24 y Abraham Ancer va a pulgadas de un as en el primero en su camino a un dos por debajo de 25.

Rory McIlroy estuvo entre los que estaban en el campo antes de su intento de completar el Grand Slam de la carrera y Jon Rahm también apareció, mientras que Power se convirtió en el tercer jugador en la historia del torneo en hacer holes-in-one consecutivos al final de su ronda.

Power vio su tiro de salida en el octavo giro de vuelta en el hoyo para un as increíble y repitió la hazaña de 135 yardas, provocando grandes celebraciones en el renovado diseño del Par-3.

Es un sueño hecho realidad“, dijo Power. “Obviamente, conseguir uno fue especial, pero conseguir el segundo fue un poco surrealista. Fue una explosión absoluta ahí fuera. ¡Seguro que es la primera vez!”

TeeTime Klever / Marca

Augusta, el pueblo que sin el torneo de golf no invitaría a detenerse en viaje alguno, está atestado de aficionados otro abril más.

El Masters de Augusta es la gloria para los que juegan por la chaqueta verde, pero no es el único elemento fascinante de un escenario que parece un cuadro. Si los mejores guionistas, artistas y paisajistas intentasen crear esto en un cónclave no lograrían algo tan perfecto.

Aunque la edición será dura desde el viernes y no dejará de llover hasta el domingo, antes de que la temperatura se desplome 18 grados en 48 horas, todo es felicidad en el Augusta National.

Luce el sol desde la mañana, lo que mejora el aspecto de toda la flora del campo. Que sea Semana Santa sirve para disimular que un altísimo porcentaje del aficionado que se aloja en su mayoría en casas alquiladas -es tal el poder del Masters en la zona que el ciudadano de Augusta no tiene que declarar estas ganancias en su renta anual– es de rentas altas.

Sin llegar a la dimensión de los apenas 300 socios del club, todos propietarios o líderes de grandes compañías. Sólo la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, goza de esta condición en España. Es una de las seis únicas mujeres que lo son.

El paisaje sugiere un paseo entre bosques, pero lo que ha logrado esta edición con la aceptación de los 18 jugadores rebeldes que escucharon las tentadoras ofertas de Arabia Saudí y arrancaron el LIV Golf, definido como el nuevo golf, con música en los greenes, por equipos y juego en bermudas, es otra cosa.

La decisión contraria a lo que ordenó el PGA Tour, el gran circuito del golf mundial arraigado en Estados Unidos, ha provocado que este Masters se vea como una batalla entre dos bandos.

Foto: Archivo

Lo primero que se chequeará en el perfil del ganador del domingo será la denominación de origen. “Es una semana importante para la gente del LIV”, dijo Cameron Smith, el ganador del último British Open, que firmó por más de 100 millones de dólares.

Phil Mickelson, ganador de tres chaquetas verdes, al que le convencieron por 200, y que, muchísimo más delgado que nunca, aparece entre la niebla de Augusta cuando aún no son ni las 7.20 de la mañana en el putting green.

Como si interpretara su Iwo Jima particular. “Sería agradable demostrar el talento que hay en nuestro circuito en este torneo“. Sergio García, uno de los que asistió a la cena de campeones del martes, rebaja el tema. “Esto no va de si eres de uno o de otro“.

Seis victorias del ‘Big Three’

El otro bando son los graduados. Los chicos que aún entienden el golf con pantalón largo y en silencio. Cortes de pelo convencionales. Y reconocidos todos por el ránking mundial.

La gestación de un Big Three formado por Scottie Scheffler, Rory McIlroy y Jon Rahm, los tres primeros del escalafón mundial. Seis victorias entre los tres en 2023. Jon es un verso suelto dentro de su firme apoyo al PGA Tour. Es íntimo de Mickelson y amigo de Sergio.

Me dolería ver que se le sancione a Sergio en el European Tour. O a Poulter y Westwood. Han hecho grande al Circuito”, dice el de Barrika. En realidad es una guerra o su antesala, aunque los golfistas son extremadamente diplomáticos.