Tag

Bernhard Langer

Browsing

TeeTime Klever / Marca

La carrera de Bernhard Langer es, a nivel competitivo, probablemente la más longeva que se ha visto nunca en el golf. Prueba de ello es que el germano ganó el domingo el US Open sénior con 65 años.

Después de 51 años en la brecha -dio el salto a la élite en 1972-, Langer conquistó su duodécimo ‘major’ desde que compite como veterano en unos circuitos a los que se accede a partir de los 50 años, si bien con esa edad el teutón se seguía desempeñando en los ‘tours’ regulares.

Bernhard, con su icónico putt escoba, venció en SentryWorld a otro de los jugadores dominantes del circuito, Steve Stricker (56 años), por dos golpes, y eso que cerró su participación con tres bogeys. Gran parte de su éxito se lo debe a sus buenos hábitos. Según cuentan sus compañeros de circuito, sigue estudiando y practicando los campos con meticulosidad los días previos al inicio del torneo.

Su palmarés lo jalonan 122 victorias profesionales, incluyendo las 46 que ha logrado en el PGA Tour Champions, el circuito sénior estadounidense en el que superó a Hale Irwin (45) como jugador con más triunfos tras este US Open. De hecho, nadie había ganado antes un torneo del Champions con 65 años.

Lo del récord es quizá una pequeña revancha por aquel putt que el alemán falló en la Ryder de 1991 frente a Irwin y que dio la copa a Estados Unidos. Fue muy doloroso precisamente porque Langer venía remontando y cuando parecía que lo tenía, se le escapó. Eso sí, Benhard no se dejó caer y se repuso ganando a la semana siguiente.

Quizá hoy cueste recordarlo, pero el caso es que Langer fue el primer jugador que ocupó el número 1 del ranking mundial cuando este se instauró en 1986. Le duró tres semanas, hasta que Seve lo ’empujó’. Al germano le tocó vivir los mejores años del ‘Genio de Pedreña’ y de Greg Norman, entre otros. No obstante se enfundó dos chaquetas verdes (1985 y 1993).

Como sénior nadie ha ganado tantos grandes como él, pero lo más sorprendente es que se ha apuntado 13 de sus 46 triunfos en el Tour Champions tras cumplir los 60 años. Otro dato que habla de la longevidad deportiva de Langer es que nadie había computaba ni una victoria a partir de los 64 años y él ya lo ha hecho en cinco ocasiones. Langer es único.

Incluso físicamente, si uno echa un vistazo a las fotos que ilustran este artículo (39 años de diferencia), sólo las arrugas muestran el paso del tiempo, porque por lo demás Benhard sigue pareciendo el mismo que se batía con Seve en el Circuito Europeo.

El alemán se adjudica el Dominion Energy Charity Classic y arrebata el récord de longevidad del Tour Champions a Scott Hoch

Tee Time Klever/ M Golf

La palabra ganar siempre irá ligada a Bernhard Langer, que a sus 64 años acreditó su 42º triunfo en el PGA Tour Champions -el circuito senior estadounidense-, curiosamente el mismo número de victorias que obtuvo en el European Tour.

Langer ganó el Dominion Energy Charity Classic a Doug Barron con un putt de 2 metros para birdie en el primer hoyo del desempate. Previamente venía de forzar el playoff con otro birdie en el mismo hoyo 18.

El poseedor de dos chaquetas verdes se anotó su primer triunfo en el circuito de veteranos en 2007, en el que además se ha adjudicado 11 ‘majors’.

No obstante, el récord que el alemán añade a su extenso palmarés, es el del jugador de mayor edad en vencer en el Tour Champions, con 64 años, 1 mes y 27 días. El anterior propietario del mismo era Scott Hoch, con 63 años, que lo había hecho en un torneo por parejas junto a Tom Pernice Jr.

Barron, 13 años mayor que su amigo de Langer, todavía no se podía creer el nivel que sigue mostrando éste pasados los 60: “Yo ni siquiera aspiro a estar jugando cuando tenga su edad. Es una anomalía. Tiene un talento increíble, realmente increíble, y es uno de mis héroes”.

El ganador, que sacó 14 golpes a Mickelson que defendía el título, resumió su éxito con un mensaje extrapolable a todos los golfistas del mundo: “Todo se reduce al putt”.

Precisamente, gracias a su famoso putter escoba, a unos magistrales hierros largos y a su juego corto, Bernhard acabó en el puesto 29º del Masters de Augusta de 2020, convirtiéndose en el golfista más veterano que jamás pasaba el corte (63 años) en el campo de Bobby Jones. Aquel día, de hecho, recordó la misma frase: “La verdad es que todo está en manos del putt”.

Langer está ahora a tres triunfos de los 45 de Hale Irwin en el Tour Champions, el jugador que más atesora, y se encuentra a las puertas de proclamarse por sexta vez -y en esto no le gana nadie- campeón del circuito senior estadounidense.

Qué más se puede decir del único jugador que ha compartido dos trofeos de ganador como profesional (el Lancôme de 1986, con Seve, y nada menos que el Volvo Masters de 2002, con Montgomerie). Un golfista de legado infinito y un caballero.