Tag

Bolas golf

Browsing

TeeTime Klever / ESPN Golf

Esta semana la pelea por el número 1 del ranking mundial no variará la posición del líder Scottie Scheffler, pero desde luego ni para Jon Rahm ni para el estadounidense, el Mundial de Austin (World Golf Championships-Dell Technologies Match Play) es un torneo más.

Se trata de una modalidad que ambos les encanta, aunque este evento parece que afronta su última edición. Scheffler, como vigente campeón, es el hombre a batir, aunque Jon ya sabe lo que es llegar a la final.

En el mismo grupo del ‘León de Barrika’ están Rickie Fowler, Billy Horschel y Keith Mitchell.

El español regresa a la acción en un partido contra Fowler tras causar baja en The Players después de la primera jornada debido a un virus estomacal. “Me tuve que ir a casa. No podía beber sin sentir náuseas”, explicó el vizcaíno.

Lo que tiene muy claro ‘Rahmbo’, es que hay soluciones para que la modalidad match play se mantenga en un torneo del PGA Tour ahora que se está hablando de abandonarla debido a que el fin de semana el field queda muy mermado, algo que no viene bien ni para el público ni para la televisión.

Jon lo entiende, pero también recuerda lo bonito de este tipo de torneos. “Por lo general, en los torneos tienes que ir a lo tuyo y, con suerte, derrotas a los otros 150 jugadores. El match play es divertido, es mucho más agresivo. Ves más birdies y pasan muchas cosas”.

A Rahm le preguntaron también sobre la posibilidad abierta por la USGA y la R&A de cambiar la bola que usan los profesionales para intentar que la misma haga entre 15 y 30 yardas de menos.

“Creo que si quieres retroceder con la bola, sería algo más dañino para quien va más corto en el circuito que para quienes logran más distancia. […] Estamos en una era dorada del golf que explotó tras el COVID, mucha gente lo está siguiendo, tienes un circuito completamente diferente, todas estas cosas que están sucediendo hacen que el golf esté creciendo.”, contestó.

¿Por qué cambiar lo que funciona? Creo que hay otras cosas que se pueden hacer además de cambiar la tecnología del juego para que sea más desafiante para nosotros. Esa sería mi sugerencia para ellos”, añadió.

TeeTime Klever / OnlyGolf

La USGA y R&A publicaron una declaración conjunta este martes para anunciar una propuesta que modificaría las condiciones de prueba para las pelotas de golf utilizadas en las competencias de élite a través de una regla local modelo para enero de 2026, un movimiento que reduciría las distancias de golpe en los niveles más profesionales del juego.

Específicamente, los órganos rectores planean alterar las condiciones de lanzamiento para determinar si una pelota cumple con el estándar de distancia general, que permite un “carry”, o acarreo, y un “spin”, o giro, combinados de más de 317 yardas, pero no más de 320 yardas.

Las condiciones actuales incluyen bolas probadas con 120 millas por hora de velocidad de la cabeza del palo, 42 revoluciones por segundo de giro y en un ángulo de lanzamiento de 10 grados, con rangos aceptables de variación para cada uno. 

Lo que ahora se propone es que ahora esas condiciones pasen a ser de 127 mph, 37 revoluciones por segundo y 11 grados.

Estos cambios, según los órganos rectores, reducirían la distancia promedio de “driving” de los jugadores de élite entre 14 y 15 yardas.

Las distancias de salida en el nivel de élite del juego han aumentado constantemente en los últimos 20, 40 y 60 años. Han pasado dos décadas desde la última vez que revisamos nuestros estándares de prueba para las distancias de la pelota”, dijo Mike Whan, director ejecutivo de la USGA. 

“Los aumentos continuos y predecibles se convertirán en un problema importante para la próxima generación si no se abordan pronto. Lo que estamos proponiendo no tendría ningún impacto en el juego recreativo.”, comentó.

“Estamos dando los siguientes pasos en este proceso, guiados ante todo por hacer lo correcto en todo el juego”, añadió Mike.

Si se adopta esta nueva reglamentación, habría dos bolas distintas a partir de 2026: una para jugadores profesionales y aficionados de élite, y otra para golfistas recreativos.