Tag

Golf

Browsing

El estadounidense se quedó con el primer lugar, seguido por el eslovaco Rory Sabbatini, mientras que C.T. Pan ganó el desempate entre ¡siete! competidores para cerrar el podio.

TeeTime Klever / Redacción

El golf masculino tiene un nuevo campeón olímpico y su nombre es Xander Schauffele, el estadounidense que se quedó con el título tras vencer a eslovaco Rory Sabbatini por un golpe en el Kasumigaseki Country Club.

Schauffele presentó una tarjeta de 67 golpes en la última jornada para así finalizar con 266, uno menos que el eslovaco, quien le metió presión al estadounidense sobre el cierre del día.

El estadounidense había arribado a Tokio como uno de los favoritos, ya que los dos primeros jugadores del ranking mundial, Jon Rahm y Dustin Johnson, no se hicieron presentes en la cita olímpica. Así, en un torneo que también tuvo la presencia de nombres importantes como Collin Morikawa y Rory McIlroy, Schauffele finalmente se quedó con el título.

Sin embargo, más allá de la emoción de la pelea por la dorada, la batalla por el bronce tuvo una particularidad y fue que siete competidores fueron a un desempate, para terminar de cerrar el podio.

C.T. Pan (Taipei), Collin Morikawa (Estados Unidos), Rory McIlroy (Irlanda), Paul Casey (Gran Bretaña), Mito Pereira (Chile), Sebastián Muñoz (Colombia) y Hideki Matsuyama (Japón) compitieron en los hoyos 18, 10 y 11 para definir el podio del golf masculino.

Matsuyama y Casey se despidieron en el primer hoyo, fruto de sendos bogeys, mientras que en el segundo, todos mantuvieron el par. Finalmente, en el tercer hoyo, McIlroy, Pereira y Muñoz sucumbieron ante los birdies de Pan y Morikawa.

Así, todo se definió entre el de Taipei y el de Estados Unidos, quedando la medalla de bronce en poder del primero gracias a un par final.

El mexicano se mantiene en la segunda posición del torneo con -10, por debajo del representante de los Estados Unidos Xander Schauffele.

TeeTime Klever / Redacción

Carlos Ortíz mantiene su buen pase en el golf de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El mexicano es segundo de la clasificación con un -10, solo por debajo del estadounidense, Xander Shauffele que marca -11 en el torneo.

Después de una segunda ronda que no se pudo culminar, Ortíz dio sus sensaciones que tuvo en el campo: “He aprendido que es mucho más fácil desde el fairwayCuando estás en la calle puedes ser agresivo con los greens tan blandos. Con los greens tan perfectos, una vez que empiezas a hacer las lecturas correctas es fácil hacer putts“, mencionó.

Feliz en la Villa Olímpica

Por otro lado, el golfista mostró su felicidad por estar en la justa internacional y compartir estancia con atletas totalmente diferentes a él: “Es realmente toda una experiencia. Estoy compartiendo piso con un boxeador [Rogelio Romero], él termina su pelea, regresa a las 11 pm y yo me despierto a las 4.00.

Se mete en el baño de hielo, despierta a todo el mundo y por la mañana dice ‘lo siento, todavía tengo adrenalina. Estoy tratando de calmarme, perdona si te desperté “, finalizó el atleta tapatío.

Cabe destacar que, su compatriota Abraham Ancer es vigésimo de la clasificación, por lo que México puede aspirar a una medalla.

El tapatío obtuvo la campaña pasada su primer triunfo en PGA

TeeTime Klever / Redacción

Carlos Ortíz, el golfista quién firmó una tarjeta de -7 en la jornada inaugural del torneo varonil de golf, lo que lo pone con ritmo de alcanzar un podio, la primera medalla para esta disciplina en la historia, así como el tercer metal dentro de los Juegos de la XXXIII Olimpiada de Tokio 2020. 

Ortíz, quien es oriundo de Guadalajara, Jalisco, comenzó su acercamiento al alto rendimiento desde su etapa en la Universidad, siendo egresado de North Texas, donde incluso fue clave para que México tuviera una participación destacada en el Trofeo Eisenhower alcanzando un subcampeonato en 2012. 

En 2013 decidió apostar por su tarjeta profesional. En su primera temporada finalizó dentro del Top 15 en la antesala de la PGA, el entonces Web.com Tour y dentro del circuito latinoamericano consiguió los títulos del Panama Claro Championship y El Bosque Mexico Championship, lo que lo colocó dentro del Top 200 mundial.

En la PGA tuvo su debut en 2014 cuando ingresó gracias a una invitación al Memorial Tournament de aquella edición a la par de que consiguió su tercer título en el Web.com Tour en el ciclo donde fue galardonado como Jugador del Año y obtuvo su tarjeta para el máximo circuito en el golf profesional de Estados Unidos. 

Ya en el circuito, consiguió un Top 10 en casa en el OHL Classic de Mayakobá en la Riviera Maya y una mala racha lo sacó del serial entre 2016 y 2017. Para 2018 regresó a la PGA donde se estableció como uno de los golfistas más competitivos del circuito logrando su primer triunfo en el Vivint Houston Open en 2020

Justin Thomas nunca cuestionó si quería jugar en la competencia de golf de los Juegos Olímpicos.

TeeTime Klever / Redacción

Los Juegos fueron un objetivo “tan pronto como anunciaron que estaban en los Juegos Olímpicos”, dijo el miércoles en su conferencia de prensa previa al torneo desde el Kasumigaseki Country Club.

Thomas ha abrazado la experiencia olímpica, o tanto como uno puede en estos tiempos de COVID-19. Fue a la Villa Olímpica para hacer ejercicio y pasó tiempo con el equipo de baloncesto de EE. UU. Está orgulloso de estar asociado con los mejores atletas en una amplia variedad de deportes. Entrar en su habitación de hotel y ver toda la ropa roja, blanca y azul estampada le hizo sonreír.

“Podría ser la cosa más genial de la que he formado parte”, dijo. “No es muy frecuente que te emocionas tanto por ser parte de un torneo”.

Sin embargo, usar su ropa nueva no solo trae una sensación de orgullo. Sirve para otro propósito.

“Si camino con mi ropa normal, probablemente no pensarían que soy un atleta que juega en los Juegos Olímpicos, solo por mi estatura”, dijo Thomas. Bromeó en Twitter que nadie en la Villa Olímpica estaba peleando con él por las mancuernas de 20 libras.

Nadie lo confundirá con un lanzador de peso, pero es uno de los favoritos a la medalla en la competencia masculina de esta semana. Lo mismo puede decirse del resto de sus compatriotas esta semana.

Estados Unidos es el único país que clasificó a cuatro jugadores para el campo de esta semana. Tres de los estadounidenses están entre los cinco primeros del Ranking Mundial Oficial de Golf. Llamarlos el Dream Team puede ser un poco exagerado, especialmente cuando compiten en lo que todavía es un deporte individual y altamente impredecible, pero los estadounidenses son los claros favoritos esta semana.

El WD de Jon Rahm después de una prueba COVID-19 positiva dejó los Estados Unidos con los tres jugadores mejor clasificados en el campo. Collin Morikawa, haciendo su primera apertura desde que ganó su segundo major, es el jugador mejor clasificado en el campo en el No. 3. Thomas, el cuarto clasificado, está tratando de agregar una medalla de oro a la estatua de oro que ganó en THE PLAYERS en marzo. . Y, si bien Xander Schauffele no ha ganado en el TOUR desde 2019, su increíble consistencia lo ha clasificado quinto en el mundo.

Desde 2019, Thomas y Schauffele tienen 13 resultados entre los tres primeros en eventos individuales de juego por golpes en el TOUR. Son tres más que nadie en ese lapso. Esta semana, eso les haría ganar un lugar en el podio.

El equipo estadounidense podría ser aún más fuerte, pero Bryson DeChambeau, sexto clasificado, también tuvo que retirarse debido al COVID-19. Su reemplazo, Patrick Reed, es uno de los pocos jugadores en el campo que hacen una segunda aparición en los Juegos Olímpicos. Con mucho gusto hizo el viaje de 11 horas desde Minnesota, donde jugó el 3M Open (T34), a Tokio, diciendo que era “un deber mío salir y jugar para nuestro país … cada vez que recibo la llamada”.

Morikawa y Schauffele tienen vínculos con Japón. La madre de Schauffele creció en Japón y los abuelos de Xander viven en Tokio. Su debut profesional se produjo en el Tour de Japón. Morikawa es mitad japonesa.

El lugar de esta semana, el Campo Este de Kasumigaseki Country Club, también les recuerda a los estadounidenses su hogar. Si bien muchos campos en esta nación insular densamente poblada son más cortos y estrechos que los campos estadounidenses, Kasumigaseki es lo que a menudo se conoce como un “gran estadio de béisbol”. El campo tiene más de 7,400 yardas de largo. Combínelo con el énfasis de Japón en un acondicionamiento impecable, y los jugadores elogiaron el lugar de esta semana.

“Verá algunos puntajes bajos, seguro, pero podría ver una gran disparidad dependiendo de cómo esté configurado el campo de golf”, dijo Thomas.

Hay mucho espacio fuera del tee, sin agua y con un amplio espacio entre las líneas de los árboles. El problema principal son los bunkers de calle que Morikawa llamó “perfectamente ubicados, al menos para mí, justo en él”. Thomas dijo que la pelota se asienta un poco en la arena, lo que dificulta hacer un contacto limpio.

El rough y las calles de Zoysia le recuerdan a Thomas East Lake, el sitio anual del TOUR Championship, y otros campos en el sureste de los Estados Unidos. Ese césped da a los jugadores mentiras limpias en la calle al tiempo que proporciona un rough difícil. Los greens de bentgrass son grandes, pero están divididos en secciones más pequeñas. Las pendientes pueden alimentar buenos tiros más cerca del hoyo o dejar a los jugadores con dos putts difíciles si su tiro de aproximación está fuera de línea. Eso juega con las fortalezas del equipo de EE. UU.

Morikawa y Thomas son dos de los mejores jugadores de hierro del TOUR. Morikawa está ganando 1.5 golpes por ronda con su juego de aproximación, en camino de tener el mejor desempeño en una temporada en esa estadística, que comenzó en 2004, por un jugador que no se llama Tiger Woods. Thomas lideró el TOUR en esa estadística el año pasado (con Morikawa terminando segundo).

En otras palabras, sus hierros podrían valer oro esta semana.

Muchos golfistas sienten temblores en las manos desde el momento de clavar la bola en el tee.

TeeTime Klever / Redacción

En esta entrada abordaremos todo lo necesario para controlar los nervios del primer tee y, lo más importante, usarlos a nuestro favor.

Los nervios del tee del 1 son algo bueno

Es importante entender que todos sentimos nervios en el tee del 1, incluso los mejores jugadores del mundo. Los golfista del Tour suelen decir que les gusta sentir estos nervios, pues les ayudan a concentrarse mejor y conectar con los sentidos.

Un poco de nervios puede mejorar el timming y el ritmo de swing. Con el nivel de intensidad correcto en tus partidos de golf, tienes más opciones de conseguir un buen resultado. Los nervios, en su justa medida, te llevan al nivel de arousal correcto.

Establece los objetivos correctos

Debes tener muy claros tus objetivos de la vuelta. Como ya hemos comentado en más de una ocasión, conseguir un buen resultado NO es un objetivo correcto.  Básicamente solo añadirá presión a tu vuelta ya que el resultado no es algo que puedas controlar. Por este motivo, tus objetivos deben estar vinculados a cosas que si puedas controlar al 100%.

Por ejemplo tu rutina pre-golpe, estar presente y aceptar los errores. Poner el foco en comprometerse con el proceso y realizar de forma consciente y correcta todas las rutinas de la vuelta, sí es una buena forma de establecerse objetivos.

La respiración de combate o la respiración táctica es una técnica utilizada por los soldados de la mayoría de ejércitos, para lidiar con el aumento de adrenalina provocado por las situaciones de combate. Dominar la respiración te ayudará a dominar tu cuerpo.

Cuando sientas un exceso de nervios, realiza esto:

  • Inala durante 4 segundos a través de la nariz.
  • Aguanta el aire durante 4 segundos.
  • Exhala durante 4 segundos a través de la boca.
  • Aguanta la respiración 4 segundos. Repite este proceso tanto como sea necesario. Esta técnica es una forma óptima de volver a la calma ante cualquier situación. Antes de pegar el primer golpe del tee del 1, después de un fallo garrafal, antes del golpe u hoyo clave.
Mantente preparado para la vuelta

Estar preparado para la vuelta no significa mantenerse cerca del tee del 1 para la salida. Significa realizar todo lo necesario para jugar bien, antes de la vuelta.

¿Comes bien antes de una vuelta?

¿Te hidratas correctamente?

¿Llevas avituallamiento?

¿Has marcado tu bola?

¿Tienes tees, marcador, arreglapiques?

¿Está tu guante en condiciones?

¿Están tus palos limpios?

¿Tienes una estratégia para cada hoyo?

Etc.

Puede que muchos piensen que todo esto no afecta directamente al juego o al resultado final. Pero plantarse en el tee del 1 y descubrir que tienes pocas bolas, un guante medio roto y mojado… no es que te dé mucha confianza para la vuelta, precisamente.

5.     Mira alrededor y aprecia

Ser agradecido es una buena forma de mantener la perspectiva y rebajar los nervios. Observa con atención los alrededores del campo, contempla el cielo, los árboles, las calles… ¡Aprecia el momento!

Recuérdate en todo momento lo afortunado que eres de poder estar jugando a golf y disfrutar del día, del recorrido y de la compañía. No va a ser solo un momento, el partido te llevará unas 4 horas mínimo, así que asegúrate de disfrutar cada uno de los instantes que componen los 18 hoyos. Te hará jugar mejor, seguro.

Visualízate pegando un buen golpe de salida

Mientras esperas tu turno para salir en el tee del 1 aprovecha para realizar un breve ejercicio de visualización. Imagínate e visualízate realizando un muy buen golpe de salida, no solo eso, debes visualizar la bola volando hacia su objetivo.

Ten una imagen clara del objetivo y de la línea de tiro, así como de la trayectoria que tendrá tu golpe. Obsérvate golpeándolo. Todas estas acciones irán directos hacia tu subconsciente, quien le dirá a tus músculos como tienen que moverse para imitar el golpe en la “realidad”.

Los nervios son solo un reflejo de que nos importa lo que estamos haciendo, así que es normal sentir ese gusanillo antes de salir, especialmente en vueltas de torneo. Pero nunca debe ir más allá. Si los nervios te azotan demasiado pueden llegar a paralizarte o imposibilitarte para jugar bien a golf o, simplemente, realizar tu juego.

Si esto llega a ocurrirte recuérdate para qué estás jugando a golf. Para pasarlo bien y disfrutar del día. Me imagino que (si estás leyendo esto) es que no te ganas la vida jugando a golf, por lo que nunca puede convertirse en una carga. ¡Debe ser una fuente de diversión!

Desde hace dos ediciones, los aficionados al golf vemos representado nuestro deporte en los Juegos Olímpicos.

TeeTime Klever / Redacción

Estamos inmersos en los Juegos Olímpicos de Tokio. El evento deportivo por excelencia, con un impacto más que mundial, conseguir una medalla en unos Juegos Olímpicos te hace pasar a la historia. Cualquier deportista de cualquier disciplina ha soñado alguna vez con el frío beso del metal.

Es extraño que el golf tardara tanto en formar parte de los juegos, pues pocos deportes están tan alineados con el espíritu olímpico y sus valores. Para entenderlo un poco mejor, vamos a ver cual es la definición de espíritu olímpico.

El espíritu olímpico está ligado a la deportividad, al sacrificio personal, a una voluntad firme para conseguir los objetivos. El éxito del otro no es un motivo de envidiar o desistir, sino que será una motivación para seguir adelante e intentar ser mejor cada día.

La importancia del espíritu olímpico va mucho más allá de los eventos deportivos, y no se aplica solamente a los atletas profesionales. Se trata de promover la incorporación de valores esenciales para todos nosotros como personas y ciudadanos.

Si hay un deporte que está vinculado al sacrificio personal, donde necesitas voluntad firme para no desistir y seguir adelante. Donde se promueven valores esenciales como deportistas y personas, ese es el golf. Quien lo jugó, lo sabe.

Por todo esto, es vital que los golfistas contribuyan con su difusión y divulgación. Y esta es la oportunidad que tanto pedían. El momento de que los “no golfistas” empiecen a entender el golf y, lo más importante, entenderlo (aunque sea un poquito) admirar su bella dificultad y considerarlo un deporte. Uno de los más completos que existen, por cierto.

Así que, tu deber como golfista pasa por compartir la cita olímpica tanto como puedas y animar a todos los “no golfistas” que se te ocurran a que vean la competición. Si hace falta y te apetece, siempre puedes invitarlos a una cervecita fresquita a tu casa. ¡Y les enchufas el golf cuando no se lo esperen!

Jack Nicklaus es uno de los grandes nombres en la historia del golf. Con nada menos que 18 victorias en los Torneos Grandes, dos torneos amateurs de Estados Unidos y innumerables victorias en el PGA Tour.

TeeTime Klever / Redacción

Jack Nicklaus es uno de los golfistas más consistentes y exitosos, dominó el golf profesional desde principios de los ’60 hasta los años ’80.

Aunque él nunca lo ha reconocido, muchas de sus victorias son debidas más a los fallos y nervios de sus contrincantes, que a un juego espectacular en los últimos hoyos.

El oso dorado era fiel a su estrategia, jugar acorde a sus puntos fuertes, pensando únicamente en el golpe presente. La filosofía de Nicklaus era centrarse en el recorrido y dejar de lado a los otros participantes.

Tu también puedes utilizar esta filosofía para jugar a golf, no solo te ayudará a mantenerte en el momento presente. Si lo haces, conseguirás disfrutar más del golf y, mejores resultados.

5 consejos de Jack Nicklaus:

Aférrate a lo que te está funcionando

Muchos golfistas aficionados cambian su forma de jugar durante los últimos hoyos de la vuelta para proteger el resultado. Esto no tiene ningún sentido. Debería seguir haciendo las cosas que han funcionado con éxito a lo largo de la vuelta.

No cambies bajo presión

Consejo muy vinculado al anterior. En los golpes realmente importantes, aquellos que puede decidir un partido a tu favor, es vital que creas en tu técnica básica. No debes permitir que la presión del golpe te haga cambiar el método o experimentar con un golpe nuevo. Porque si intentas algo diferente o algo nuevo, te estás doblando a la presión y lo más probable es que falles.

No permitas que el resultado influya en la elección del golpe

A menos que no tengas otra escapatoria por estar en una situación desesperada, no permitas que el resultado dirija la elección del golpe. No debe importarte nunca el resultado a la hora de plantear tu golpe, juega siempre el más conveniente para ti.

La paciencia obtiene su premio

Es completamente cierto, no puedes forzar un buen resultado o una buena vuelta, especialmente una que te haga ganar. Lo máximo que puedes hacer en golf es identificar el golpe más efectivo que crees que puedes jugar en cada situación y, luego, intentar ejecutarlo con todas tus ganas.

Algunos golpes saldrán bien, otros no, y se necesita paciencia para aceptar este hecho. Si no lo consigues (si no tienes paciencia) seguramente te desesperarás o jugarás más agresivo, y eso nunca ha ayudado a ningún golfista a ganar un torneo.

Acepta tu handicap

La mejor forma de jugar bien a golf y ganar torneos es aprovechar todo el handicap. Nunca debes tratar de impresionar a un jugador “mejor” cambiando tu swing o forzando golpes. Tampoco trates de impresionarte a ti mismo, simplemente dedícate a hacer lo que sabes hacer, consolidar tu juego es el primer paso hacia la mejoría.

Últimas reflexiones:

En definitiva, todos los golfistas tenemos nuestra forma de jugar y nuestros golpes estrella, aquellos en los que podemos confiar. Por lo que una muy buena forma de mejorar y experimentar con la presión es ceñirnos a nuestros mejores golpes y hacer nuestro juego.

Ya sabes lo que dicen. Los ganadores solo se fijan en la victoria mientras que los perdedores se distraen mirando a sus rivales.

Ese producto cambió la faz del golf en todo el mundo.

TeeTime Klever / Redacción

El único equipo utilizado para jugar el juego (bolas y palos) permaneció tecnológicamente igual durante generaciones, y en ocasiones durante siglos, antes de que un nuevo tipo de bola o un nuevo tipo de palo ganara un uso generalizado.

Desde la era de las Cruzadas hasta los albores de la sociedad industrializada en el siglo XIX, los avances en el equipamiento de golf fueron pocos y espaciados. En la era moderna del golf, cuando el número de golfistas en el mundo aumentó exponencialmente y una nueva clase de golfista, el profesional, compitió por carteras multimillonarias, la velocidad a la que se produjo el cambio tecnológico se volvió decididamente más rápida.

El golf es un juego difícil de dominar y un juego difícil para el que realizar mejoras tecnológicas. Muchas innovaciones fracasaron estrepitosamente después de su introducción en el mercado, pero para esos pocos avances que conquistaron a los clientes y obtuvieron la aprobación de los profesionales, las recompensas fueron duraderas y significativas.

Taylor Made fue uno de los pocos fabricantes capaces de hacerse un lugar en la industria del golf con un producto innovador que se ganó la confianza de los golfistas de todo el mundo. El mérito de la innovación recayó en el creador de la empresa, Gary Adams.

Aproximadamente una década antes de que Adams comenzara su fatídica experimentación, una bola de golf de dos piezas hizo su debut en el mercado. Las bolas de golf de dos piezas volaban más lejos que cualquier otra bola en la historia del golf, lo que las convirtió en una necesidad instantánea para cualquier golfista serio. Las bolas de golf de dos piezas se convirtieron rápidamente en la bola preferida del público golfista y de los profesionales, ofreciendo la única ventaja que se tradujo en éxito en la industria de los equipos de golf: la distancia.

Aumentar la distancia era el objetivo que perseguía Adams cuando comenzó a retocar a fines de la década de 1970 con diferentes materiales para fabricar palos de golf. Usando las mejores bolas de golf de dos piezas, Adams descubrió que las bolas recorrían una distancia mayor cuando se golpeaban con un palo hecho de metal que con los tradicionales palos de madera laminada utilizados universalmente.

Los palos patentados de acero inoxidable Taylor Made Metalwood se presentaron por primera vez al público en el Salón de Mercancías de la Asociación Profesional de Golf (PGA) en 1979.

No es sorprendente que los compradores en la feria examinaran los nuevos palos con cautela. El cambio tecnológico en la industria del golf se produjo a una velocidad glacial y, en consecuencia, no fue difícil encontrar a los escépticos. Para aquellos que probaron los palos de aspecto extraño hechos por una empresa nueva desconocida, la reacción fue positiva, pero para que Adams hiciera de su incipiente empresa un éxito, sabía que necesitaba convencer a un tipo particular de golfista de que los drivers de metal eran superiores a clubes convencionales.

En el mundo del golf, los profesionales eran la clase dominante, los árbitros del éxito o del fracaso de todos los fabricantes. Los golfistas menos hábiles miraban a los profesionales, observaban el equipo que usaban y, en la mayoría de los casos, basaban sus decisiones de compra en las marcas elegidas por los jugadores profesionales. Las victorias en torneos registradas por un jugador en particular usando una marca particular de equipo fueron el corazón del marketing en la industria del golf.

En el año inaugural de su compañía, Adams convenció a 47 profesionales que competían en el Campeonato Profesional de Clubes de la PGA de 1979 para que jugaran con los palos de metal de Taylor Made. Los escépticos que miraban a los palos con desconfianza en la feria comercial de la PGA cambiaron rápidamente de perspectiva, ya que la marca Taylor Made y sus exclusivos palos de metal lograron su primer paso hacia la legitimidad entre los aficionados al golf en los Estados Unidos.

A fines de 1980, las ventas de la compañía estaban comenzando a aumentar, impulsadas por la exposición que Taylor Made estaba recibiendo en el circuito PGA. Tres años más tarde se convertirían en un fenómeno generalizado dentro de la industria del golf.

En 1983, Taylor Made prevaleció en el PGA Tour, donde un promedio de 60 drivers Taylor Made estaban en juego cada semana y, en consecuencia, eran artículos muy populares en las tiendas profesionales y puntos de venta de todo el país.

El metal, desde esta coyuntura en adelante, fue el material preferido utilizado en la fabricación de palos de golf. El trabajo pionero de Adams se había afianzado.

El último major del año, como cualquier torneo grande, no ha defraudado. Ha sido una edición muy interesante que nos ha dejado grandes perlas (que perdurarán) para todos los aficionados del golf.

TeeTime Klever / Redacción

The Open 2021 ha puesto a prueba a los jugadores, los links siempre son un reto. Si a esto le sumamos la presión de jugar un Major… pues los nervios (y las manos) lo notan. El mismísimo Phil Mickelson se cascó una vuelta de +10.

Los factores externos

Entendido como todo aquello que no depende directamente de nosotros, pero sí afecta “directamente” al resultado del golpe que vamos a realizar.

Desde la perspectiva mental del golf, siempre debemos intentar permanecer focalizados, exclusivamente, en los factores internos. Ya que, son aquellos que realmente dependen de nosotros.

Hecho este paréntesis, vamos a abordar cómo los factores externos han condicionado el juego de dos golfistas de renombre, de los mejores del mundo, en su participación en The Open 2021.

Primero. El niño mimado

Toda su trayectoria profesional ha estado envuelta en polémicas. Pues en cierto modo solo trataba de mejorar su golf y revolucionar este deporte. 

Después de firmar una tarjeta da +1 y coger 4 de 14 calles,  Bryson DeChambeay declaró que su driver era una mierda.

El mayor pegador del mundo, el golfista número 6 del ranking mundial, ha tenido un mal día desde el tee debido a que su driver “apesta”.  Un niñato con toda una marca de renombre detrás suya, desarrollando palos y modelos para él, con un abanico de materiales, posibilidades y combinaciones de componentes casi infinitas…

Segundo. El ávido observador

Jordan Spieth siempre ha sido un ejemplo que seguir. Ha demostrado tener mucho golf en sus manos, aunque haya pasado algún bache en su juego, siempre ha tenido una muy buena actitud o, por lo menos, es lo que se ha visto desde fuera. Tanto fue así que ha mantenido opciones al título hasta, literalmente, el último momento.

Sus pensamientos de swing han cambiado durante este torneo y ha dejado de estar pendiente de los factores internos para centrarse en los factores externos, excepcionalmente.

Según relata Jordan, en este recorrido links, sumado a las condiciones climatológicas, no puedes cometer el más mínimo error. Si no pones la bola exactamente donde quieres (especialmente desde el tee) seguramente no encuentres la bola.

Esto le llevó a invertir sus pensamientos de swing para estar pendiente de todos los factores externos, todo aquello que iba a afectar el resultado final del golpe. Pensando en estos elementos, mucho más que en su propia técnica, le permitía tener una visión más clara del golpe y, por lo tanto, mantener la bola en juego y alejada de los peligros.

Últimas reflexiones

En golf, los factores externos siempre van a interferir en tus golpes. Así que, tu forma de afrontarlo va a ser determinante para tu resultado.

Este es un deporte en el que debemos adaptarnos a todas las circunstancias, en cada golpe. No pegamos dos golpes iguales ya que no existen dos circunstancias iguales. Pero solo hay algo claro, si en lugar de adaptarte a la situación solo te dedicas a quejarte… nada va a cambiar.

Los golfistas que quieren mejorar su consistencia en el recorrido y bajar sus resultados pueden elegir donde concentrar sus esfuerzos. Si en el putting green, en la zona de approach o en el juego largo (tiro a green).

TeeTime Klever / Redacción

Para los golfisas que quieren ser jugadores scratch y llegar a handicap 0, evidentemente, tendrán que dominar estas tres facetas del juego bastante a fondo. Pero para el golfista aficionado medio, con ambiciones más modestas, se recomienda ir paso a paso.

¿Qué significa Green en Regulación (GIR)?

Es bastante simple, el GIR es el par del hoyo menos dos golpes, los que se reservan para puttear. Así que en un par 3 necesitaras llegar a green con 1 golpe, en un par 4 en dos golpes y en un par 5 en 3 golpes.

¿Cómo conseguir más greens en regulación?

En su magnífico libro “Mu juego y el tuyo” Arnold Palmer hace referencia a que el 90% del golf se juega de hombros para arriba. Pero no alude a la psicología deportiva o la gestión mental. Se refiere a la aplicación del sentido común y la gestión del recorrido como formas más efectivas para mejorar el resultado, antes que cualquier cambio técnico.

  1. Juega inteligente desde el tee

A todos nos encanta pegar la bola larga y recta. No hay mejor sensación que esta, pero lo más importante, desde la perspectiva de los resultados, el mejor golpe de salida no es siempre el más largo.

Así que, cuando llegues al tee de salida no saques automáticamente el drive de la bolsa. Si no te sientes seguro con el golpe o no crees que puedas superar los obstáculos, la mejor opción será jugar corto y mantener la bola en juego.

  1. Juega con cabeza desde calle

Cuando nos referimos al segundo golpe o el tiro a green, la elección de palo se convierte en algo determinante, pero es algo mucho más complejo que leer el metraje en el GPS o en las estacas.

Para esta fase del juego hay que dejar el ego aparte

La razón principal es que la mayoría de golfistas tiene una idea exagerada de lo largos que pueden ser sus golpes. Así que, la primera gestión de tiro a green que debemos hacer es conocer al detalle nuestros metrajes de stock con cada palo.

Pero el problema de la elección de palo no finaliza aquí. Seguramente serás capaz de golpear 130 metros con tu hierro 7 en un día soleado, desde un lie plano. Pero en un día nuboso, de viento y con pendientes… tu distancia puede variar de 10 a 15 metros.

Así que la recomendación es la de siempre, si tu consistencia no es muy buena, juega un palo más del que realmente necesites.

Una vez tengas el palo adecuado para cubrir la distancia, también debes identificar claramente un área del green donde dirigirás la bola. Deja a la bandera de lado, de momento vamos a centrarnos en coger más greens, poco a poco ya atacaremos.

Para ello, olvídate de la bandera, vas a jugar todos tus golpes a la parte más plana de green. Sin ningún tipo de vergüenza o preocupación. Recuerda, va a ser más fácil acabar el hoyo en dos golpes desde green, que desde fuera.

Estas sugerencias son solo la punta del iceberg, digamos que el primer paso para encaminar tu golf hacia más greens en regulación. Conseguir más GIR, sin duda, te llevará a resultados más bajos.

Antes de finalizar, un rápido recordatorio a modo de esquema mental:

  • Elige con cabeza el palo de salida.
  • Posiciona el golpe de salida pensando en el tiro a green.
  • No apuntes a bandera, tira a medio de green.
  • Si dudas, coge un palo más del que crees que necesitas.

Últimas reflexiones:

Es muy cierto que una gestión de recorrido eficiente requiere de planificación, concentración y disciplina. Pero no te preocupes, aplicar estos conceptos también aportarán diversión a tu juego.

Como decía Arnold Palmer, lo momentos donde más disfrutas del golf son aquellos donde tienes que jugar con máxima intensidad. Y jugar para conseguir más GIR, desde luego, te va a exigir la máxima intensidad.