Tag

Industria Manufacturera

Browsing

TeeTime Klever / Forbes México

Pasar de 15 a 52 asociados en menos de cinco años fue una tarea ardua y constante para el Clúster de Herramentales de Nuevo León, la comunidad de proveedores más destacados del país que, literalmente, le dan forma a la industria manufacturera.

Dar forma es un reto mayor con el boom del nearshoring apuntando a Nuevo León como el estado más destacado del país para la industria manufacturera. Tan solo en 2021, la entidad tuvo la mayor producción manufacturera del país y en 2022 consiguió un crecimiento de ventas del 14.6%, según sus datos gubernamentales.

Detrás de la manufactura se encuentra un grupo de empresas, instituciones educativas y entidades del Gobierno que son parte del Clúster de Herramentales, el cual inició actividades el 16 de marzo de 2018 y actualmente opera bajo las instrucciones de Alfonso Peña, su director general.

Las actividades de mejora de la calidad de moldes, troqueles y otros dispositivos permiten la producción intensiva de artículos.

“En el 2018 se importaron 3 mil 409 millones de dólares en todo México de cuatro tipos de herramentales: moldes de plástico, troqueles, moldes de fundición, aditamentos y fixtures. Estamos hablando de los herramentales completos, aquí estamos dejando fuera las importaciones de los componentes”, explica Peña.

Este tipo de moldes son complejos, pues están conformados por muchos componentes y cada pieza se fabrica de diferente manera. Además, las técnicas para fabricarlos son complejas y requieren, por un lado, de la infraestructura adecuada y, por otro, del talento mexicano altamente capacitado.

El reto de la renovación tecnológica de maquinaria y talento

El Clúster de Herramentales tiene tres objetivos: el primero, lograr una producción nacional de mil millones de dólares en un plazo de cinco años; el segundo, crear 100 proyectos colaborativos entre las pequeñas y medianas empresas (PyMes) y las empresas ancla; y tercero, capacitar y certificar a mil técnicos del sector de herramentales.

Este último propósito es clave para conseguir el crecimiento de la industria de herramentales y, por consiguiente, de la manufacturera. Dentro de los comités de trabajo se identificó que el principal desafío en el 2023 es el desarrollo de talento, asegura Peña.

Inevitablemente el desarrollo de talento requiere de inversiones en capacitación tecnológica que le siga el paso a los nuevos retos que impone el nearshoring porque, de acuerdo con la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), el 70% de las empresas manufactureras no están digitalizadas.

“En la parte de capacitación, nosotros (el Clúster), por ejemplo, ya tenemos un programa de mantenimiento y uso de troqueles, parte 1 y 2, que dura 120 horas, tenemos otro de diseño de troqueles que dura 100 horas; otro de fabricación de aditamentos que dura 500 horas, otro de moldes de plástico de 400 horas”, explica Peña.

Sin embargo, reconoce que tanto la renovación de equipo y maquinaria, así como la implementación de capacitaciones y certificaciones debe ser impulsada con mayor énfasis, más ahora que el nearshoring le dará una nueva forma a la manufactura.

Foto: Archivo

Actualmente, el Clúster cuenta con CONOCER (Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales), que otorga la certificación con validez en todo el país a aquellas empresas con altos niveles de desempeño de habilidades en la industria.

“Hemos desarrollado cuatro estándares: diseño de moldes, diseño de troqueles, diseño de aditamentos y control de ensamble, y fabricación de aditamentos y control de ensamble. Con la certificación tenemos la seguridad que la empresa tiene los conocimientos tanto teóricos como prácticos de la función”, explica el director del Clúster.

Con el sector automotriz como el principal receptor de herramentales y considerando la llegada de nuevas inversiones como Tesla, será relevante para las pymes mexicanas encontrar alianzas que las provean de la actualización del conocimiento tecnológico a través de organizaciones experimentadas como el Clúster de Herramentales de Nuevo León.

PyMes despiertan el potencial de herramentales

Son las PyMes a nivel mundial las que sostienen a la industria de herramentales, según explica Peña, y se encargan de producir moldes y troqueles para la fabricación de un determinado número de piezas y, una vez terminada la producción, se requieren nuevos diseños de moldes.

“La característica de la industria de herramentales a nivel mundial es que está conformada mayormente por pequeñas y medianas empresas. No conozco una empresa de herramentales que tenga más de 500 empleados, ni la más grande del mundo”, asegura.

De acuerdo con Alfonso Peña, México produce 450 millones de dólares provenientes de al menos 319 empresas dedicadas a los cuatro tipos de herramentales mencionados anteriormente.

Estos datos están basados en un estudio propio del Clúster de Herramentales, publicado en 2020 y apoyado en una investigación de campo del Tec de Monterrey.

La mayor cantidad de empresas están localizadas en el norte del país, 91 en Nuevo León y 22 en Coahuila, dice Peña.

“El 90% de esas empresas encuestadas le surten al sector automotriz y luego le sigue la parte de enseres domésticos, electrónicos, bebidas y alimentos, dispositivos médicos, etcétera”, aseguró Peña.

Los esfuerzos del Clúster de Herramentales están enfocados en impulsar las actividades de las PyMes para alcanzar una alta competitividad. Su estrategia estará basada en establecer puntos de encuentro entre cada actor de la industria, con la organización y participación en eventos industriales, además de la evaluación permanente del progreso de la industria.

Startup Pulsar recibió una inversión de 3.6 mdd para impulsar su sistema de monitoreo en la industria manufacturera en México y EU.

Tee Time Klever / Redacción

Surgida en 2019 en Palo Ato, California, recibió una ronda de financiamiento seed por 3.6 millones de dólares (mdd) para impulsar su sistema de monitoreo automatizado para la industria manufacturera de papel, textil, metales y plásticos en México y Estados Unidos.

“En cuanto a la optimización lo que hace es que da una visibilidad en tiempo real de lo que está ocurriendo con los procesos y de esa manera ayuda a que todo el personal del trabajo sea más eficiente y resuelva los problemas de forma efectiva, por lo tanto ayuda a que la productividad y la eficiencia mejore”, explicó Matías Castillo, CEO y fundador de Pulsar.

También explicó que a través de la instalación de sensores y con base a la información que se recolecta, se clasifica el estado operacional de cada proceso productivo en tiempo real y de esa forma, se entregan indicadores de pérdidas productivas e ineficiencias que ocurren en la industria.

Actualmente, la tecnología de Pulsar se ha implementado en más de 40 fabricantes de múltiples sectores y proporciona resultados para más de 500 máquinas, la mayoría en México y Estados Unidos.

A pesar de ser una startup que surgió en la pandemia, el CEO asegura que la tecnología les ha ayudado a realizar supervisiones virtuales y escalar a mayor velocidad en diferentes países.

La industria manufacturera es una de las pocas que está rezagada en su digitalización a pesar de ser de las más grandes del mundo; en Estados Unidos representa más de 6 trillones de dólares en ventas al año y en México aporta el 17.2% del PIB, de acuerdo con datos de Statista.

“En esta industria las principales ineficiencias se deben a procesos operados por humanos, los cuales son muy difíciles de monitorear y mejorar. Nuestra aplicación entrega información operacional tanto de las máquinas como de las personas en la planta, permitiendo a las fábricas medir, controlar y mejorar sus procesos productivos de forma sostenida en el tiempo”, finalizó Castillo.