Tag

Marte

Browsing

El fundador de Tesla, Elon Musk, que crea coches eléctricos mientras planifica la conquista de Martes, es ya el más rico del planeta.

Gentleman México / By Giuseppe Groso

¿Quién planifica la conquista de Marte, desarrolla trenes de levitación magnética en tubos al vacío, fabrica coches eléctricos, recubre la atmósfera de satélites y facilita pagos virtuales instantáneos? Detrás de estas peregrinas ideas no está, aunque bien pudiera parecerlo, un joven lector de Julio Verne con alguna de sus novelas entre las manos, sino SpaceX, HyperLoop, Tesla, Starlink y PayPal, empresas, todas, creadas por Elon Musk, el sudafricano que convierte la ciencia ficción en ciencia aplicada, en mayor o menor medida, al uso y disfrute de la humanidad.

Y lo que Musk tiene entre las manos no es un libro, sino mi- les de millones de dólares para hacer realidad sus fantasiosos proyectos. De hecho, Musk es desde hace semanas la persona con más dinero del mundo. Su patrimonio, estimado en algo más de 150,000 millones de euros, ha superado el de Jeff Bezos, fundador de Amazon y primero de la lista mundial desde 2017. Una brújula en este mar de ceros, que fascina y asusta a partes iguales: el valor actual de su fortuna supera el PIB de Hungría.

Aunque fue el propio Elon Musk quien pronunció la frase “la posesión simplemente me agobia”, es sabido que le gusta tener un control férreo tanto de sus empresas como de su vida personal. A veces incluso con- funde los ámbitos, como cuando le dijo a su primera esposa, Justin Wilson: “Si fueras mi empleada, te despediría”, lo que desencadenó el divorcio. En Twitter también anunció y explicó el nombre de su sexto hijo, X Æ A-12 Musk, que dejó de piedra a más de uno: X como incógnita; Æ, la traducción élfica de Inteligencia Artificial; A-12, un modelo de avión que admira (“sin armas ni escudos, solo velocidad”); la A, también, en honor a Arcángel, su canción favorita.

La versión cinematográfica más reciente de Iron Man está inspirada en Elon Musk, que el 28 de junio cumplirá 50 años. Adicto al trabajo y capaz de originar un terremoto bursátil de gran envergadura con un solo tuit, es también, como Verne, un visionario tenaz cuyas creaciones no están únicamente destinadas a nuestra imaginación, sino también a nuestros ojos y a nuestras manos aunque no a todos nuestros bolsillos.