Tag

Olimpiadas 2021

Browsing

El estadounidense se quedó con el primer lugar, seguido por el eslovaco Rory Sabbatini, mientras que C.T. Pan ganó el desempate entre ¡siete! competidores para cerrar el podio.

TeeTime Klever / Redacción

El golf masculino tiene un nuevo campeón olímpico y su nombre es Xander Schauffele, el estadounidense que se quedó con el título tras vencer a eslovaco Rory Sabbatini por un golpe en el Kasumigaseki Country Club.

Schauffele presentó una tarjeta de 67 golpes en la última jornada para así finalizar con 266, uno menos que el eslovaco, quien le metió presión al estadounidense sobre el cierre del día.

El estadounidense había arribado a Tokio como uno de los favoritos, ya que los dos primeros jugadores del ranking mundial, Jon Rahm y Dustin Johnson, no se hicieron presentes en la cita olímpica. Así, en un torneo que también tuvo la presencia de nombres importantes como Collin Morikawa y Rory McIlroy, Schauffele finalmente se quedó con el título.

Sin embargo, más allá de la emoción de la pelea por la dorada, la batalla por el bronce tuvo una particularidad y fue que siete competidores fueron a un desempate, para terminar de cerrar el podio.

C.T. Pan (Taipei), Collin Morikawa (Estados Unidos), Rory McIlroy (Irlanda), Paul Casey (Gran Bretaña), Mito Pereira (Chile), Sebastián Muñoz (Colombia) y Hideki Matsuyama (Japón) compitieron en los hoyos 18, 10 y 11 para definir el podio del golf masculino.

Matsuyama y Casey se despidieron en el primer hoyo, fruto de sendos bogeys, mientras que en el segundo, todos mantuvieron el par. Finalmente, en el tercer hoyo, McIlroy, Pereira y Muñoz sucumbieron ante los birdies de Pan y Morikawa.

Así, todo se definió entre el de Taipei y el de Estados Unidos, quedando la medalla de bronce en poder del primero gracias a un par final.

El mexicano se mantiene en la segunda posición del torneo con -10, por debajo del representante de los Estados Unidos Xander Schauffele.

TeeTime Klever / Redacción

Carlos Ortíz mantiene su buen pase en el golf de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El mexicano es segundo de la clasificación con un -10, solo por debajo del estadounidense, Xander Shauffele que marca -11 en el torneo.

Después de una segunda ronda que no se pudo culminar, Ortíz dio sus sensaciones que tuvo en el campo: “He aprendido que es mucho más fácil desde el fairwayCuando estás en la calle puedes ser agresivo con los greens tan blandos. Con los greens tan perfectos, una vez que empiezas a hacer las lecturas correctas es fácil hacer putts“, mencionó.

Feliz en la Villa Olímpica

Por otro lado, el golfista mostró su felicidad por estar en la justa internacional y compartir estancia con atletas totalmente diferentes a él: “Es realmente toda una experiencia. Estoy compartiendo piso con un boxeador [Rogelio Romero], él termina su pelea, regresa a las 11 pm y yo me despierto a las 4.00.

Se mete en el baño de hielo, despierta a todo el mundo y por la mañana dice ‘lo siento, todavía tengo adrenalina. Estoy tratando de calmarme, perdona si te desperté “, finalizó el atleta tapatío.

Cabe destacar que, su compatriota Abraham Ancer es vigésimo de la clasificación, por lo que México puede aspirar a una medalla.

El tapatío obtuvo la campaña pasada su primer triunfo en PGA

TeeTime Klever / Redacción

Carlos Ortíz, el golfista quién firmó una tarjeta de -7 en la jornada inaugural del torneo varonil de golf, lo que lo pone con ritmo de alcanzar un podio, la primera medalla para esta disciplina en la historia, así como el tercer metal dentro de los Juegos de la XXXIII Olimpiada de Tokio 2020. 

Ortíz, quien es oriundo de Guadalajara, Jalisco, comenzó su acercamiento al alto rendimiento desde su etapa en la Universidad, siendo egresado de North Texas, donde incluso fue clave para que México tuviera una participación destacada en el Trofeo Eisenhower alcanzando un subcampeonato en 2012. 

En 2013 decidió apostar por su tarjeta profesional. En su primera temporada finalizó dentro del Top 15 en la antesala de la PGA, el entonces Web.com Tour y dentro del circuito latinoamericano consiguió los títulos del Panama Claro Championship y El Bosque Mexico Championship, lo que lo colocó dentro del Top 200 mundial.

En la PGA tuvo su debut en 2014 cuando ingresó gracias a una invitación al Memorial Tournament de aquella edición a la par de que consiguió su tercer título en el Web.com Tour en el ciclo donde fue galardonado como Jugador del Año y obtuvo su tarjeta para el máximo circuito en el golf profesional de Estados Unidos. 

Ya en el circuito, consiguió un Top 10 en casa en el OHL Classic de Mayakobá en la Riviera Maya y una mala racha lo sacó del serial entre 2016 y 2017. Para 2018 regresó a la PGA donde se estableció como uno de los golfistas más competitivos del circuito logrando su primer triunfo en el Vivint Houston Open en 2020

Justin Thomas nunca cuestionó si quería jugar en la competencia de golf de los Juegos Olímpicos.

TeeTime Klever / Redacción

Los Juegos fueron un objetivo “tan pronto como anunciaron que estaban en los Juegos Olímpicos”, dijo el miércoles en su conferencia de prensa previa al torneo desde el Kasumigaseki Country Club.

Thomas ha abrazado la experiencia olímpica, o tanto como uno puede en estos tiempos de COVID-19. Fue a la Villa Olímpica para hacer ejercicio y pasó tiempo con el equipo de baloncesto de EE. UU. Está orgulloso de estar asociado con los mejores atletas en una amplia variedad de deportes. Entrar en su habitación de hotel y ver toda la ropa roja, blanca y azul estampada le hizo sonreír.

“Podría ser la cosa más genial de la que he formado parte”, dijo. “No es muy frecuente que te emocionas tanto por ser parte de un torneo”.

Sin embargo, usar su ropa nueva no solo trae una sensación de orgullo. Sirve para otro propósito.

“Si camino con mi ropa normal, probablemente no pensarían que soy un atleta que juega en los Juegos Olímpicos, solo por mi estatura”, dijo Thomas. Bromeó en Twitter que nadie en la Villa Olímpica estaba peleando con él por las mancuernas de 20 libras.

Nadie lo confundirá con un lanzador de peso, pero es uno de los favoritos a la medalla en la competencia masculina de esta semana. Lo mismo puede decirse del resto de sus compatriotas esta semana.

Estados Unidos es el único país que clasificó a cuatro jugadores para el campo de esta semana. Tres de los estadounidenses están entre los cinco primeros del Ranking Mundial Oficial de Golf. Llamarlos el Dream Team puede ser un poco exagerado, especialmente cuando compiten en lo que todavía es un deporte individual y altamente impredecible, pero los estadounidenses son los claros favoritos esta semana.

El WD de Jon Rahm después de una prueba COVID-19 positiva dejó los Estados Unidos con los tres jugadores mejor clasificados en el campo. Collin Morikawa, haciendo su primera apertura desde que ganó su segundo major, es el jugador mejor clasificado en el campo en el No. 3. Thomas, el cuarto clasificado, está tratando de agregar una medalla de oro a la estatua de oro que ganó en THE PLAYERS en marzo. . Y, si bien Xander Schauffele no ha ganado en el TOUR desde 2019, su increíble consistencia lo ha clasificado quinto en el mundo.

Desde 2019, Thomas y Schauffele tienen 13 resultados entre los tres primeros en eventos individuales de juego por golpes en el TOUR. Son tres más que nadie en ese lapso. Esta semana, eso les haría ganar un lugar en el podio.

El equipo estadounidense podría ser aún más fuerte, pero Bryson DeChambeau, sexto clasificado, también tuvo que retirarse debido al COVID-19. Su reemplazo, Patrick Reed, es uno de los pocos jugadores en el campo que hacen una segunda aparición en los Juegos Olímpicos. Con mucho gusto hizo el viaje de 11 horas desde Minnesota, donde jugó el 3M Open (T34), a Tokio, diciendo que era “un deber mío salir y jugar para nuestro país … cada vez que recibo la llamada”.

Morikawa y Schauffele tienen vínculos con Japón. La madre de Schauffele creció en Japón y los abuelos de Xander viven en Tokio. Su debut profesional se produjo en el Tour de Japón. Morikawa es mitad japonesa.

El lugar de esta semana, el Campo Este de Kasumigaseki Country Club, también les recuerda a los estadounidenses su hogar. Si bien muchos campos en esta nación insular densamente poblada son más cortos y estrechos que los campos estadounidenses, Kasumigaseki es lo que a menudo se conoce como un “gran estadio de béisbol”. El campo tiene más de 7,400 yardas de largo. Combínelo con el énfasis de Japón en un acondicionamiento impecable, y los jugadores elogiaron el lugar de esta semana.

“Verá algunos puntajes bajos, seguro, pero podría ver una gran disparidad dependiendo de cómo esté configurado el campo de golf”, dijo Thomas.

Hay mucho espacio fuera del tee, sin agua y con un amplio espacio entre las líneas de los árboles. El problema principal son los bunkers de calle que Morikawa llamó “perfectamente ubicados, al menos para mí, justo en él”. Thomas dijo que la pelota se asienta un poco en la arena, lo que dificulta hacer un contacto limpio.

El rough y las calles de Zoysia le recuerdan a Thomas East Lake, el sitio anual del TOUR Championship, y otros campos en el sureste de los Estados Unidos. Ese césped da a los jugadores mentiras limpias en la calle al tiempo que proporciona un rough difícil. Los greens de bentgrass son grandes, pero están divididos en secciones más pequeñas. Las pendientes pueden alimentar buenos tiros más cerca del hoyo o dejar a los jugadores con dos putts difíciles si su tiro de aproximación está fuera de línea. Eso juega con las fortalezas del equipo de EE. UU.

Morikawa y Thomas son dos de los mejores jugadores de hierro del TOUR. Morikawa está ganando 1.5 golpes por ronda con su juego de aproximación, en camino de tener el mejor desempeño en una temporada en esa estadística, que comenzó en 2004, por un jugador que no se llama Tiger Woods. Thomas lideró el TOUR en esa estadística el año pasado (con Morikawa terminando segundo).

En otras palabras, sus hierros podrían valer oro esta semana.

En conferencia de prensa, las figuras mexicanas del golf dan a conocer sus deseos de traer medallas a su país.

TeeTime Klever / Redacción

La Federación Mexicana de Golf, presidida por Lic. Jorge Robleda organizó una videoconferencia de prensa donde se presentaron los cuatro golfistas que representarán al país en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Hay confianza de que traerán buenos resultados y aunque no estarán rankeados entre los primeros lugares entre los 60 golfistas de cada categoría, si hay calidad para pelear en cada día de competencia.

Abraham Ancer y Carlos Ortiz, serán los primeros golfistas tricolores que compitan en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pues, su torneo será del 29 de julio al 1 de agosto. Mientras que, Gaby López y María Fassi, cerrarán la participación del golf nacional, del 4 al 7 de julio. Ambas ramas se darán cita en el campo del Kasumigaseki Country Club.

Al ver el ranking, un aliciente es saber que México es el único país latinoamericano con cuatro jugadores, de los 14 representantes de la región que consiguieron su clasificación a Tokio 2020.

“El golf mexicano está pasando por un momento muy positivo, con representación en ambas ramas. De a poco nos estamos convirtiendo en una potencia (…) No sería una locura decir que podemos llegar a traerle a México cuatro medallas olímpicas”, afirmó María Fassi, durante una rueda de prensa virtual.

Gaby López, la flamante abanderada de la delegación expresó su entusiasmo. “Estoy muy contenta por esta oportunidad que el Comité Olímpico Mexicano me está brindando de poder ser la abanderada de México. Ustedes conocen mi entrega y mi pasión por México cada vez que competimos. Estoy contenta porque la FMG está haciendo que el golf crezca cada vez más”.

A su vez Abraham Ancer, quien en la víspera hizo un hole in one, en el Travelers Championship, se mostró contento.

 “Estoy muy emocionado por estas Olimpiadas, es mi primera vez. La vez pasada me quedé con las ganas de jugar en Río y me enorgullece mucho saber que somos el único país con cuatro representantes en estas Olimpiadas. Habla mucho de cómo está el golf en México y para dónde vamos”, afirmó el top 10 del ranking olímpico.

Ortiz no se quedó atrás. “Participar en unos Juegos Olímpicos te da mucha experiencia, más que cualquier otra cosa. Todos hemos jugado torneos de muy alta calidad (…) Están muy claras las metas que tenemos y lo que debemos hacer para poder conseguir una medalla”, explicó Carlos.

A su vez Jorge Robleda, Presidente de la FMG, resaltó el impacto que ve en las nuevas generaciones. “Estamos muy satisfechos porque, los cuatro-cinco mil niños y niñas que están compitiendo de manera directa en este país están más que orgullosos y muy ilusionados de ver a sus ídolos representando a México ante el mundo entero.

En los últimos torneos que hemos tenido los niños han preguntado por la participación de María, Gaby, Abraham y Carlos”, explicó el directivo.