Tag

Productividad

Browsing

Con el fin de contar con el mejor talento, muchas empresas están modificando sus dinámicas laborales, lo cual ha implicado una transformación dentro y fuera de la organización.

TeeTime Klever / Expansión

El mercado laboral siempre ha sido dinámico, sin embargo, al igual que muchos aspectos de nuestras vidas, en los últimos tiempos hemos visto que cambió mucho más rápido, no solo impulsado por los avances tecnológicos, sino por un cambio de mentalidad tanto de quienes dirigen las empresas como de sus colaboradores.

Las nuevas generaciones de profesionales traen consigo valores, hábitos y necesidades muy diferentes a los de las generaciones anteriores y, para muchos, el trabajo adquiere un nuevo significado que va más allá de una forma de ganar dinero.

Además, en la actualidad encontramos organizaciones más diversas, intergeneracionales y multiculturales que, si bien otorgan gran valor, también requieren de una gestión especial para atender y entender los diferentes puntos de vista que ahí convergen.

Una de las preguntas claves que deberían hacer los reclutadores a la hora de entrevistar a un candidato, y quizá la más importante hoy en día para elegir a la persona idónea para nuestra organización, es: por qué te gustaría trabajar con nosotros.

Cultura Organizacional

Si bien las respuestas pueden ser muy variables, todas deberán llevar a una compatibilidad entre la cultura organizacional, los beneficios que ofrece la organización y lo que busca la persona en un espacio laboral donde pasará gran parte de su tiempo.

Y es que, por sentido común, difícilmente un colaborador podrá dar todo su potencial y productividad en un lugar donde se sienta incómodo, poco valorado o donde la carga de estrés afecte su bienestar y, por consiguiente, una organización tampoco estará satisfecha con una persona que no comparta sus valores o no se sienta orgulloso de laborar en ella.

Por ello, hoy muchas empresas saben que, para atraer al mejor talento y hacer que sus empleados prosperen y sean felices, necesitan asumir el reto de trabajar al mismo tiempo en los aspectos que les causan estrés con los que les generan satisfacción e inciden al éxito del negocio.

Así, y con el fin de atraer y retener al mejor talento, muchas de éstas están modificando sus dinámicas laborales, lo cual ha implicado una gran transformación hacia dentro y fuera de la organización.

Para estar en sintonía con los tiempos actuales esta transformación tiene que ir más allá de una mejora en sus procesos de reclutamiento y selección o una adecuada remuneración por su trabajo, implica cambios profundos dentro de la cultura organizacional, en donde adquieren especial relevancia temas como el bienestar integral, la personalización, la colaboración y flexibilidad para que los colaboradores puedan desarrollarse plenamente y seguir abonando al crecimiento de la empresa.

Determinar lo que buscan las personas en un trabajo es el primer paso para reclutar y retener a los mejores empleados.

Equilibrio que da productividad

En este sentido diversos estudios apuntan a que una de las características que más valoran los empleados es un satisfactorio equilibrio entre la vida profesional y personal.

Además, un ambiente laboral en el que nuestros colaboradores se sientan cómodos es básico para poder trabajar correctamente en estos tiempos que corren, por ello, la seguridad laboral también se vuelve uno de los aspectos más requeridos en la búsqueda o permanencia en un empleo.

Finalmente, y no menos importante, la flexibilidad en un puesto de trabajo cada día está cobrando más relevancia, tanto entre los empleados como entre las empresas, debido a las ventajas que ofrece, especialmente para las nuevas generaciones.

Estudios recientes afirman que la flexibilidad en un puesto de trabajo reduce el estrés considerablemente, y mejora la conciliación entre el ambiente laboral y el ambiente personal, dado que pueden escoger el horario que más les convenga, llegando, incluso, a ser más productivos que un trabajador con una jornada fija.

Como vemos los empleadores somos clave para reducir las preocupaciones y el estrés de muchos de nuestros colaboradores, ya que, en la medida que les ofrezcamos las herramientas necesarias para el mejor desempeño de sus actividades laborales y procuremos su bienestar integral, físico, emocional y financiero, ellos también podrán tener un mejor control de su tiempo, se sentirán más felices, estarán más comprometidos con la organización y, por lo tanto, también serán más productivos.

Existen diversos estudios que registran qué tan avanzado o no está un país en el campo de la digitalización. 

TeeTime Klever / Redacción

  • México está en el nivel 1 de digitalización, mientras que potencias mundiales alcanzan el 4.
  • Solo 3 de cada 10 empresas mexicanas se han digitalizado para elevar competitividad.
  • Empresa mexicana cambió a la digitalización e incrementó en 60% productividad. 

Existen diversos estudios que registran qué tan avanzado o no está un país en el campo de la digitalización. Según el Índice de Competitividad Digital 2020, Chile, Brasil y México se encuentran en el nivel 1; mientras que EE.UU., Reino Unido y Alemania están entre los niveles 3 y 4, siendo este último el más alto.

Ante dicho rezago en transformación digital que actualmente existe entre las empresas mexicanas, LDM consultora en logística, cadena de suministro y digitalización sugiere a las firmas tomen en cuenta tres etapas de maduración que ayudarán a ejecutar de manera efectiva y paulatinamente su transformación tecnológica:

  1. Digitalización: es cuando los procesos ya se pueden trabajar a través de plataformas tecnológicas.
  2. Automatización: es hacer que poco a poco se reduzca la interacción humana en actividades repetitivas, pero a la vez, ayuda a reubicar al talento o incluso crear nuevas posiciones dentro de la empresa.
  3. Optimización: es el cómo hacer ciclos de mejora continua, tomando decisiones sobre modelos automatizados.

Una vez analizadas las etapas mencionadas, los pasos de la transformación son identificar cuál es la razón por la cual están entrando a una transformación digital. Definir objetivos y el resultado esperado sobre esa transformación, la cual puede ser por áreas, por ejemplo: buscar primero transformar digitalmente un área de facturación o área de entregas y en cada uno de esos se decide lo que se quiere lograr.

Los principales elementos para lograrlo son la disciplina, realizar una correcta evaluación del estado de la empresa, conocer la opinión del patrocinio ejecutivo, buscar el cambio del statu quo y tener muy claro qué es lo que se busca lograr y el porqué se quiere realizar la transformación digital.

Se aconseja crear un grupo de trabajo y definir líderes que buscarán esa transformación, estudiar las tecnologías que ayuden a cumplir los objetivos. Establecer indicadores de desempeño sobre los cuales se medirá la transformación. Y finalmente ir mejorando el proceso aplicado y buscar el siguiente proceso a transformar. Es un ciclo de mejora continua.

David Lati, director comercial de LDM.

La transformación digital en las empresas es la forma en la que se integran las diferentes tecnologías a todas las áreas de la organización, con el objetivo de modificar la forma en la que operan actualmente para tener una mayor productividad y eficiencia.

Existe un atraso muy marcado y hay que ayudar a revertirlo, porque se estima que sólo tres de cada 10 empresas se han digitalizado, lo que impide aumentar su competitividad. 

Pero también vemos que, para lograrlo, existen dos factores clave para que las compañías de cualquier tamaño y sector decidan o no transformarse, uno es el económico, el cual en la mayoría de los casos se soluciona, pero lo que realmente propicia dar el salto a lo digital, es el cambio cultural en todos los niveles de la organización.

José Ambe, CEO de LDM.

Caso de transformación digital a nivel organización

  •  Sector: retail
  • Nombre / perfil de la empresa: Oggi Jeans / diseño, producción y comercialización de prendas.
  • Consultor: LDM
  • Situación: realizaba surtido en papel, su confiabilidad era del 70% y su fill rate o satisfacción de los pedidos con el inventario era del 80%.
  • Acciones implementadas: diagnóstico, consultoría y definición de la tecnología a utilizar.
  • Resultados: se agilizaron los procesos del CEDIS para lograr una mayor exactitud de pedido, credibilidad de inventario del 99%, fill rate del 95% y se incrementó en 60% la productividad de surtido.