Tag

Tiger Woods

Browsing

Tee Time Klever / Bunkered

El 15 veces campeón de Major aparece en un torneo, le preguntan si puede ganar esta semana y dice algo como que no estaría allí si no pensara que puede hacerlo.

Que esté o no involucrado en la broma es otra cuestión, pero se necesitaron 30 segundos de su conferencia de prensa previa al US Open para intentar aliviar las preocupaciones sobre su estado físico diciendo que tiene “la fuerza para hacerlo”.

“Ahora”, añadió, “sólo es cuestión de hacerlo”.

El mayor récord de Woods desde que ganó el Masters en 2019 es una lectura desalentadora. Además de cinco cortes fallidos y dos retiros, puedes contar con una mano la cantidad de veces que jugó las cuatro rondas, y tres de ellas fueron en el Masters.

Ahora en Pinehurst por primera vez desde 2005 (se perdió aquí hace diez años cuando Martin Kaymer se lo llevó), Woods reveló que se ha estado concentrando en prepararse para jugar 72 hoyos en un major, algo que solo ha hecho dos veces en cuatro años.

“Este campo de golf pondrá a prueba cada aspecto de su juego”, explicó. “Especialmente la disciplina mental que se necesita para jugar en este campo de golf en particular. Va a tomar mucho, y hemos estado trabajando en eso y asegurándonos de entender el plan de juego y estar listo dos días más”.

“Hemos estado trabajando en el fitness, esto siempre es parte de ello, y trabajé un poco en chip y putt. Pero nada puede simular lo que tenemos aquí esta semana en particular, la cantidad de pequeños golpes, los mandos y las salidas, y el uso de cuñas, hierros largos, maderas o putter alrededor de los greens. Ésa es una de las razones por las que vine aquí el martes pasado”.

Al comenzar la semana del US Open, Woods sorprendió a todos el lunes y martes cuando tuvo a su hijo Charlie junto a él mientras jugaba en una ronda de práctica con Max Homa y Min Woo Lee.

“Es muy especial”, dijo. “Y tener la relación de padre e hijo que hemos extendido a esta parte de nuestras vidas. Él juega mucho golf juvenil y yo sigo jugando aquí“.

Tiger Woods ahead of the 2024 U.S. Open.

“Es genial para él ver a los chicos que ve en la televisión, en YouTube y en TikTok, sea lo que sea que hagan. En casa está mucho con JT (Justin Thomas) y Rick (Rickie Fowler). Pero ver a otros chicos golpear la pelota de golf no le hace justicia hasta que lo ves en persona”.

“Hoy estaba muy emocionado de ver a Max y Min Woo y verlos golpear pelotas de golf. Han hablado bastante con él, especialmente Min Woo y él. Creo que tienen una edad más cercana que la de cualquier otra persona. Es fantástico para nosotros poder compartir estos momentos juntos”.

Pero, explicó Woods, no se trata sólo de que Charlie elija el cerebro de los mejores del mundo mientras se embarca en su propia carrera, y ciertamente es más que simplemente sentimental.

“Confío en él con mi swing y mi juego”, dijo Woods. “Él lo ha visto más que nadie en el mundo. Me ha visto golpear más pelotas de golf que nadie”.

“Le digo qué buscar, especialmente con el putt. Hoy me dio un par de detalles, lo cual fue genial, porque estoy tan concentrado en golpear ciertos putts en ciertos bolos que tiendo a olvidar algunas de las cosas en las que estoy trabajando”.

Tiger Woods hugs his son Charlie on the 18th green on Monday.
Getty Images

“Sólo quiero ver las bolas rodar. Me lo recuerda de vez en cuando, lo cual es genial. Tenemos una gran relación y compenetración como esa, y es una experiencia maravillosa para ambos”.

Mientras tanto, Woods proporcionó algunas actualizaciones sobre la reunión entre el PGA Tour y el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita en Nueva York el viernes, aunque fue ligera en detalles.

“Fue productivo”, dijo. “¿Hay luz al final del túnel? Creo que estamos más cerca de ese punto que antes de la reunión”.

“Discutimos muchos finales diferentes y cómo llegar allí. Creo que ambas partes se sintieron muy positivas en esa reunión”.

“Ambas partes buscaban diferentes formas de llegar al final del juego. Ambas partes compartían una profunda pasión por cómo debemos llegar allí. Y sí, va a haber diferencias de opinión, pero todos queremos lo mismo”.

TeeTime Klever / Bunkered

Tiger Woods podría regresar a la acción competitiva antes de lo previsto.

El quince veces campeón de Majors prometió jugar una vez al mes en 2024 después de pasar siete meses al margen por lesión.

Luego de una cirugía de fusión subastragalina después del Masters del año pasado, Woods describió el “mejor escenario” para este año en el que competiría una docena de veces.

Era un objetivo ambicioso, dado que el jugador de 48 años solo ha sido visto 15 veces desde el inicio de la temporada 2019/20 del PGA Tour.

Y las apariciones en el Genesis Invitational en febrero, el Masters en abril y el PGA Championship en mayo han proporcionado un calendario liviano hasta ahora.

Sin embargo, el 82 veces ganador del PGA Tour podría estar a punto de equilibrar su promedio del año regresando a un torneo que ha ganado cinco veces.

Woods se alineará en el US Open del 13 al 16 de junio en el campo número 2 de Pinehurst, pero han comenzado las especulaciones sobre una posible puesta a punto antes del tercer major masculino del año.

Esto se debe a que el Torneo Memorial, organizado por Jack Nicklaus en Muirfield Village Golf Club, enloqueció a los fanáticos en las redes sociales anoche.

Ahora, ni Woods ni los organizadores del torneo han confirmado el compromiso del 82 veces ganador del PGA Tour entre el 6 y el 9 de junio, pero una pista en X (antes Twitter), fue suficiente para encender la mecha.

Te dejaremos decidir por ti mismo, pero el tweet mencionado, que incluía un emoji de ojos abiertos, ciertamente causó revuelo.

El Campeonato de Wells Fargo respondió con el mismo emoji, mientras que los fanáticos curiosos publicaron TIGRE POR FAVOR”, “De ninguna manera… por favor, sé Tigre” y “TW”.

El torneo se jugó por primera vez en 1976 y ahora es un “Evento exclusivo” en el calendario del PGA Tour, lo que significa que Woods no es elegible para competir sin una exención.

También lo usó como escenario de regreso en 2020 después de perderse tres meses entre el Genesis Invitational y el Memorial Tournament.

TeeTime Klever / Golf Monthly

Si quisieras hacerte famoso con el polo rojo que luce Tiger, tendrías que haber sido rápido, ¡ya que el primer lote de la colección ‘All Things Red’ se agotó rápidamente!

Tras el lanzamiento del primer lote de Sun Day Red el 1 de mayo, muchos usuarios se preguntaban: “¿Dónde está el rojo?” Ahora, el domingo 5 de mayo, sus preguntas fueron respondidas, ¡pero no por mucho tiempo!

Antes de su lanzamiento el 5 de mayo, tanto Tiger Woods como Sun Day Red adelantaron la nueva colección ‘All Things Red’ y, a las pocas horas de salir a la venta, las tallas desde pequeña hasta extra extra grande ya se habían agotado el Sun Day Red Website.

(Crédito de la imagen: Getty Images)

No es nada extraño, podría decirse que la prenda de golf más icónica de las últimas décadas ha sido el polo rojo que Woods usa los domingos. Un elemento que los espectadores no se han cansado de ver a lo largo de las 15 victorias del Major y los 82 títulos del PGA Tour.

El significado del color rojo se remonta a la juventud de Woods y a la influencia de su madre, Kultida: “La historia del rojo es realmente buena. Viene de mi madre. Mi madre pensó que era yo siendo Capricornio, lo que sea, era mi color de poder o alguna tontería así”, dijo el hombre de 48 años en una  aparición reciente en The Tonight Show con Jimmy Fallon.

“Así que terminé vistiendo de rojo y terminé ganando algunos torneos de golf juveniles. Y luego, para fastidiarla, me vestí de azul y no gané esos torneos. Así que mamá siempre tiene razón”.

Entre el nuevo lanzamiento se encontraba el polo Delta PA, que también se presentó en los colores “negro”, “luna” y “cazador”. El costo fue de $120, mientras que el 3D Knit Polo llegó a $150, y también está disponible en las mismas combinaciones de colores.

Aunque no está confirmado, los trajes del Campeonato de la PGA de Woods aparecieron recientemente en el sitio web de Sun Day Red, y el hombre de 48 años aparentemente planea hacer una aparición en Valhalla. Junto con el segundo Major del año, la USGA concedió a Woods una exención especial para el US Open 2024 a principios de mayo.

TeeTime Klever/ MARCA

Por primera vez en su carrera, Tiger Woods recibió una invitación de un grande para contar con su presencia. La USGA emitió un billete para el golfista de 48 años que en Pinehurst 2 (Carolina del Norte) volverá a un torneo que no juega desde 2020 y que ha ganado en tres ocasiones, la última en 2008 en aquel desempate en lunes que ganó cojo y donde comenzaron a manifestarse todos sus problemas físicos definitivamente.

La noticia llega después de que la exención de Woods para el US Open caducara el año pasado cuando se terminaron los cinco años de exención para todos los grandes, lograda gracias a su victoria en el Masters 2019, el decimoquinto major de su carrera. Los ganadores del US Open tienen una exención de 10 años para dicho torneo.”La historia de este torneo no se puede escribir sin él”, dijeron desde la organización para justificar su invitación y no tener que ir a las previas, a las que tendrán que ir varios de los jugadores del LIV Golf, por ejemplo.

“Me siento honrado de recibir esta exención y no podría estar más emocionado por la oportunidad de competir en el US Open de este año, especialmente en Pinehurst, un lugar que significa mucho para el golf”, apuntó la megaestrella.

TeeTime Klever / SportsKeeda

El club de golf Valhalla albergará el PGA Championship 2024 en Louisville, Kentucky.

El prestigioso campo tiene una importante historia que se remonta a sus inicios en 1986 ha presenciado algunos de los mejores momentos del golf. Es por eso que te dejamos 5 datos que probablemente no sabías de este campo.

5 datos sobre el campo de golf Valhalla:

  • Diseñado por Jack Nicklaus:

Dwight Gahm, un hombre de negocios y golfista ocasional, tuvo la visión en 1981 de crear un campo para ser host de eventos y campeonatos. Gahm y sus hijos trabajaron con Jack Nicklaus para diseñar una instalación de clase mundial de 486 hectáreas.

La construcción comenzó en 1984 después de que Nicklaus explorara 40 diseños de campos diferentes. Nicklaus diseñó el curso para desafiar a los profesionales.

Statues of Jack Nicklaus and Dwight Gahm at Valhalla Golf Club (Image via Getty)
  • Anfitrión de la Ryder Cup 2008:

En 2008, el equipo de EE. UU. rompió su racha de nueve años de derrotas para ganar la 37ª Ryder Cup en Valhalla Golf Club. El equipo de EE.UU. aseguró su victoria con 16,5 puntos frente a los 11,5 puntos de Europa.

Team USA, Ryder Cup 2008 (Image via Getty)
  • Anfitrión del PGA Championship:

Valhalla Golf Club fue sede del Campeonato de la PGA en 1996, 2000 y 2014, y será sede por cuarta vez en 2024.

Tiger Woods resultó como el ganador del PGA Championship del 2000 después de un desempate a muerte súbita de tres hoyos con Bob May.

Rory Macllroy fue el ganador del Campeonato de la PGA 2014 después de una estrecha persecución de Phil Mickelson.

El lugar fue sede de el 72º Campeonato Senior PGA Championship en 2011. Tom Watson derrotó a David Eger en un desempate a muerte súbita.

A los 16 años, Akshay Bhatia hizo su gran avance en el campo de golf Valhalla durante el 43º Campeonato Boys Junior PGA en 2018.

  • Cambio de propiedad:

La PGA of America adquirió una participación del 25% en el club en 1993. Aumentaron su participación al 50% después de que se celebró el Campeonato de la PGA en 1996.

En 2022, cuatro empresarios locales y miembros del club compraron oficialmente Valhalla Golf Club de PGA of America. A los hombres no les gustó la idea de que el club fuera propiedad de extranjeros.

  • Impacto comunitario:

Desde su inauguración en 1986, el campo de golf Valhalla ha contribuido al crecimiento de Kentucky.

El campo icónico retribuye a Kentucky al asociarse con escuelas y organizaciones locales para albergar múltiples eventos de recaudación de fondos, clínicas de golf y programas de desarrollo.

TeeTime Klever / GolfMonthly

Las cifras de audiencia de ESPN para las dos primeras rondas en Augusta National son alentadoras, pero resaltan lo vital que es para el juego de élite masculino reunirse.

Después de una serie de cifras decepcionantes de audiencia televisiva para eventos de golf masculinos de élite en los últimos meses, finalmente hay buenas noticias: ESPN ha informado que sus primeros dos días de cobertura del Masters atrajeron la mejor audiencia promedio para sus transmisiones de las 3 p.m., hora del Este, en seis años.

Según la emisora, hubo una audiencia promedio de 3,4 millones durante los dos días, con 3,2 millones sintonizando la cobertura de la primera ronda del jueves en el Augusta National, y esa cifra aumentó a 3,6 millones el viernes, cuando el 15 veces ganador del Major, Tiger Woods completó 23 hoyos luego de que unas tormentas retrasaran el inicio del torneo.

ESPN también transmitió la conclusión de la primera ronda el viernes, con 922.000 espectadores entre las 7:45 y las 10:00 horas, mientras que hubo un pico de 3,9 millones durante un período de 15 minutos a partir de las 17:30 horas.

Las cifras de la segunda ronda fueron especialmente alentadoras, ya que representaron un aumento del 69% con respecto al año anterior, cuando 2,1 millones vieron cómo Brooks Koepka de LIV Golf tomaba ventaja.

En cuanto al tema de LIV Golf, las cifras ofrecen la evidencia más reciente de que es más probable que los espectadores se interesen cuando los mejores de la Liga con mucho dinero y sus homólogos del PGA Tour compiten en el mismo evento.

Una de las primeras señales del año de que los fanáticos de sillón estaban perdiendo interés llegó con la cobertura del Genesis Invitational de febrero, cuando un 5% menos vio a Hideki Matsuyama cerrar la victoria que la victoria de Jon Rahm en 2023, aunque, hay que admitirlo, eso no habría sido ayudado por la retirada de Woods en segunda ronda por enfermedad.

Si eso ofrecía alguna esperanza de que fuera un problema pasajero, no duró mucho, con más cifras decepcionantes como la victoria de Peter Malnati en el Valspar Championship e incluso la emocionante victoria de Scottie Scheffler en The Players Championship.

TeeTime Klever / Razón

El Saco Verde del Masters de Augusta es símbolo de excelencia en golf, se otorga al campeón anualmente desde 1949

Cada año, en el Augusta National Golf Club, se reúnen los mejores golfistas del mundo para competir en el primero de los cuatro majors de la temporada. Más allá del prestigio, el dinero y el trofeo, hay un premio que destaca por encima de todos; el Saco Verde

Este distintivo se otorga al campeón del Masters de Augusta, convirtiéndose en uno de los premios más icónicos en el mundo del deporte. El origen del Saco Verde se remonta a 1937, cinco años después de la inauguración del club de golf.

Los miembros decidieron adoptar una vestimenta distintiva para diferenciar a los participantes del torneo. 

La historia de este premio tiene su inicio en la ciudad de Hoylake, en Inglaterra, en 1930. Durante una recepción en el Royal Liverpool Golf Club, el golfista estadounidense Bobby Jones quedó fascinado por un saco rojo que portaban los capitanes del club.

Tras ganar un torneo y apostarse la chaqueta, la llevó consigo de vuelta a Estados Unidos.

En 1933, el golfista nacido en Atlanta fundó el Augusta National Golf Club y decidió que todos los miembros del club llevarían una chaqueta verde como distintivo.

Sin embargo, fue en 1949, durante el Masters de Augusta, que Jones estableció la regla de que el ganador del torneo recibiría el Saco Verde como premio principal.

Tiger Woods, recibió el Saco Verde de Vijay Singh. En esta ocasión se convirtió en el primer hombre en ganar los cuatro títulos principales profesionales seguidos de golf (2001) Foto: Reuters

El primer campeón en recibir esta distinción fue Sam Snead, en el torneo de 1949. Desde entonces, este saco se ha convertido en un símbolo de excelencia en el mundo del golf. 

Pero esta prenda viene con reglas estrictas. El campeón puede usarla sólo durante su reinado, y luego debe devolverla al club. Además, sólo puede ser vestida en público dentro de las instalaciones del Augusta National Golf Club, como en la famosa cena de campeones.

La tradición es que el campeón anterior ayude a vestir al nuevo ganador con la Chaqueta Verde en la siguiente edición del torneo. A lo largo de la historia, ha habido situaciones diversas, desde campeones que olvidaron devolver la prenda hasta ganadores que se ayudaron a sí mismos a ponérsela.

TeeTime Klever / Sport

  • Tiger Woods, cinco veces campeón del Masters de Augusta, finalizó este domingo su participación en la 88ª edición del torneo como ‘farolillo rojo’ del torneo después de su última vuelta de 77 golpes (+5) para completar el primer ‘Grande’ de la temporada con 304 golpes (+16).

Su éxito en el Masters parece llegar cada vez que finaliza la segunda jornada, donde lograba meterse en el corte por 24ª vez consecutiva. Pero a partir de ahí, no asoma el Woods dominador de Augusta.

Una jornada que no fue tan nefasta como la tercera, donde el gran dominador del golf mundial hace una década se fue a los 82 golpes (+10) una de sus peores vueltas en un torneo ‘Grande’ y más doloroso de firmar en el que siempre ha sido su torneo favorito.

Y es que Tiger, con un físico cada vez más ‘tocado’, no encuentra la tecla para volver a estar arriba en el Masters. A pesar de ello, a su llegada esta semana, aseguró que “si se dan las circunstancias, todavía me veo ganando un sexto”, dijo convencido. Incluso volvió a vestir de rojo cuando ganaba ‘Majors’ en la última jornada. Pero tampoco fue talismán.

Dos años decepcionantes

No fue este año, ni tampoco el anterior, donde después de pasar el corte en unas condiciones metereológicas imposibles, decidió retirarse en la tercera jornada por dolores en su pie del que cojeaba ostensiblemente.

Este año llegaba mejor, aunque con muy poca acción previa, con el objetivo de preservar su físico para un torneo tan cruel. Y esta vez, a diferencia de 2022, sí que resistió las cuatro vueltas aunque salió de Augusta con un +16 que seguro no era lo que esperaba.

Con cinco chaquetas verdes en su palmarés, nadie es capaz de enterrarlo antes de tiempo, pero lo cierto es que el tiempo va en su contra, para volver a pensar que su alinearán todos los astros para volverlo a triunfar en Augusta. Habrá que esperar, como mínimo, a 2025.

TeeTime Klever / Marca

“Si todo va bien, aún puedo ganar una chaqueta verde más”, dice la megaestrella en Augusta

Tiger Woods, 48 años y quizás aún más cicatrices en todo el cuerpo, sigue siendo la salsa del Masters de Augusta. Desde aquel regreso desde los infiernos con la victoria de 2019, Woods, ahora ya más pasado que presente para muchos, no ve imposibles.

Nadie se atreve a apostar un dólar contra la megaestrella que este año, además, viene con confianzas renovadas.

“Creo que si todo va bien, aún puedo ganar una chaqueta verde”, sostenía delante de los periodistas minutos después de que su amigo Fred Couples (64 años) acabase nueve hoyos jugando con él y confirmara que está mejor de lo que su expediente hospitalario histórico podría hacer creer.

“No me extraña que no hable de pasar el corte porque no está para eso”, hecho que ha logrado 24 veces seguidas. “Sólo le he visto unos pocos hoyos, pero está para ganar”.

Woods persigue el sueño de igualar las seis chaquetas verdes de Jack Nicklaus, hazaña que, además, le daría el liderato histórico en torneos puntuables para el PGA Tour superando las 82 victorias que comparte con Sam Snead. “Si tengo un poco de suerte, ¿por qué no?”, reflexiona.

Un tratado médico

Todo está fusionado en Woods: el tobillo, las vértebras. También el pasado lejano y el cercano. Se abrazó a su fallecido padre Earl en Augusta en 1997 cuando ganó su primer grande; lo hizo a su hijo Charlie en el decimoquinto, su última victoria en 2019.

Siempre con la misma obsesión de ganar, aunque con tanta operación rodilla y espalda redoblan las cargas que ya no ayuda el resto del cuerpo.

Para eso, para las victorias, se ha entrenado en casa de forma concienzuda. “Algunos días me siento muy bien y otros no tanto”, revela, “pero es que me encanta el golf. Esa mezcla entre el amor que tengo a este juego y el amor por la competición, es una de las razones por las que he tenido una carrera exitosa, sin duda. Y es también la razón por la que sigo jugando. Aunque más allá de los golpes desde el tee sea un desafío continuo para mi físico”.

Su espíritu también está alineado. Este último mes ha interrumpido su deseo de jugar un torneo cada mes porque no se veía ni físicamente ni en el juego, pero ahora es distinto.

Incluso que el jueves amenace tormenta eléctrica es casi una bendición. “Al menos hará calor, no como el año pasado. Lo que es de agradecer”.

TeeTime Klever / Bunkered

La primera pregunta que había que responder sobre Tiger Woods era si realmente jugaría en el Masters de este año.

Como ex campeón, Woods nunca tuvo que confirmar que jugaría en el Augusta National y no ha jugado golf competitivo desde que se retiró del Genesis Invitational debido a una enfermedad en febrero.

Sin embargo , cualquier duda persistente sobre su aparición número 26 en el Masters se alivió cuando pisó el primer tee de Augusta el domingo para comenzar sus preparativos para el primer major de la temporada.

La siguiente pregunta obvia: ¿Quién estará en la bolsa de Tiger? Esto también se confirmó el domingo.

Caminando por el campo con el 15 veces campeón de Majors estaba Lance Bennett, el veterano looper que tiene su nombre junto al de Woods en el registro de caddies del torneo.

Bennett, quien hizo su debut en la bolsa de Woods en Riviera para el Genesis, fue el caddie de Matt Kuchar durante mucho tiempo y también trabajó con jugadores como Zach Johnson, Bill Haas, Sungjae Im y Davis Riley.

Lance Bennett llevará el bolso de Woods por segunda vez esta semana (Getty Images).

“He tenido una gran relación con él a lo largo de los años, desde cuando era caddie de Kuch y cuando jugamos juntos en la Presidents Cup en Muirfield Village”, dijo Woods cuando se le preguntó sobre Bennett en Riviera.

“En todos los años que hemos estado juntos en Ryder Cups y Presidents Cups y las veces que he podido jugar con él en los mismos grupos. Muy sensato, muy leal y cómo conversaba a través de los años, también me he dado cuenta de eso”.

“Hemos tenido el mismo tipo de sensaciones en cómo miramos el campo de golf y cómo leemos los putts, son muy similares. Creo que es genial: vamos a ser un gran equipo y esperamos con ansias el desafío”.

Woods se enfrentará a los medios el martes después de haber sido visto en Augusta por primera vez desde que se retiró siete hoyos de la tercera ronda del año pasado por lesión.

Desde entonces, sólo ha completado una ronda de torneo y ha jugado las cuatro rondas de un evento sólo dos veces en los últimos cuatro años.

Sin embargo, el jugador de 48 años podría hacer más historia en el Masters este año y quedar solo en los anales de Augusta en términos de longevidad.

Empató a Gary Player y Fred Couples con la mayor cantidad de cortes consecutivos realizados (23) en la renovación del año pasado y tiene la oportunidad de romper ese récord esta semana.