Tag

Tiger Woods

Browsing
TeeTime Klever / Golf Digest

Tiger Woods se prepara para afrontar esta semana su segundo torneo tras su regreso a la competición. Alejado de los campos desde del accidente de coche que tuvo el 23 de febrero de 2021 en Los Ángeles y en el que casi pierde una pierna, retornó en el Masters de Augusta en abril.

Este domingo se le pudo ver en el Southern Hills Country Club, sede, esta semana, del PGA Championship. Completó los primeros nueve hoyos de un campo en el que ganó el PGA 2007, el decimotercer de los 15 grandes que jalonan su palmarés.

Me he vuelto mucho más fuerte desde el Masters.Volvimos a trabajar el martes (después de la cita de Augusta). El lunes fue horrible; no hice nada. Así que volvimos inmediatamente después de eso. Todo es mejor ahora. La pierna se va a seguir fortaleciendo.

Cuanto más la uso, más fuerza gana. ¿Algún día tendré movilidad total? No, nunca más. Pero podré volverme más fuerte. Va a doler, pero así será., dijo Woods.

Antes de jugar en Augusta, Woods no había participado en un torneo desde que disputó el Masters en 2020, cuando la pandemia lo trasladó a noviembre. 

Sólo se le pudo ver dando bolas en prácticas o en el torneo de padres e hijos que jugó junto a su hijo Charlie en diciembre pasado y con la ayuda de un buggy para los desplazamientos.

“Estoy emocionado por jugar esta semana. No voy a jugar mucho en el futuro, así que cada vez que juegue, será divertido hacerloy competir”, afirmó Tiger.

“Cien por cien lo veo más fuerte. Simplemente creo que la resistencia está ahí ahora”, dijo su caddie Joe LaCava en declaraciones recogidas por Golfweek. 
Woods voló a Tulsa para una ronda de práctica de 18 hoyos a finales de abril. Luego, LaCava pasó tres días con Woods en Florida a principios de esta semana.

“Estuvimos practicando y jugando, simulando lo que podría hacer en un torneo, haciendo chipping y putting antes y después, para que esté de pie un poco más. “Además del hecho de que ganó aquí en 2007, creo que es lo que más le emociona”, incidió LaCava.

TeeTime Klever / Golf Digest

Un pedazo de historia del golf ya está vendido. La casa estadounidense Golden Age ha concluido la subasta del juego de hierros y wedges con el que Tiger Woods completó el ‘Tiger Slam’, la secuencia de cuatro majors consecutivos que incluyó el US Open, el PGA Championship y el British Open del año 2000 y el Masters de Augusta de 2001.

El paquete incluye todos los hieros del 2 al 9, un pitching wedge y dos wedges de 60 y 58 grados, ambos con un grabado que reza “Tiger”. Según Golf Digest, del Tigre pasaron a Steve Mata, antiguo vicepresidente de Titleist, a quien Woods se los regaló cuando cambió de modelo. Mata se los vendería posteriormente a Todd Brock, un hombre de negocios de Houston que pagó algo más de 57.000 dólares (cerca de 52.000 euros).

Brock quiso desprenderse de ellos en una subasta que tuvo un precio de salida de 25.000 dólares (casi 23.000 euros), pero cuya puja ganadora el fundador de Golden Age, Ryan Carey, espera que “rebase el millón”, rompiendo así el récord para un artículo de golf.

Este lo ostenta hasta ahora la chaqueta verde que Horton Smith recibió por su victoria en el Masters de Augusta de 1934, vendida en 2013 por 682.000 dólares (620.000 euros). Y la subasta no defraudó, ya que los palos con los que Tiger logró el ‘Tiger Slam’ se vendieron finalmente por 5,15 millones de dólares (4,71 millones de euros).

El verano pasado Golden Age ya subastó el putter de repuesto Scotty Cameron Newport 2 que Tiger utilizó en 2002 por 400.000 dólares (364.000 euros) y recientemente vendió una de las entradas para el Masters de Augusta de 1934 por 600.000 (546.000), el mayor precio pagado nunca por un ticket deportivo antiguo.

TeeTime Klever / Golf Digest

Tiger Woods terminó su participación en el Masters de Augusta con el peor resultado de su carrera en este torneo. La leyenda del golf disputó su primer torneo oficial en 13 meses y registró con un acumulado de 301 golpes (13 sobre par).

En medio de la ovación de los aficionados, ‘El Tigre’ de 46 años vino de más a menos durante el certamen y cerró la ronda final con una tarjeta de 78 golpes (+6) que lo dejó en la posición 47.

El peor resultado que Tiger había registrado después de 72 hoyos en Augusta habían sido los 293 golpes (+5) en las ediciones de 2012 y 1995 cuando debutó como amateur.

Woods bajó del par el pasado jueves en la primera ronda y alcanzó a pasar el corte en la segunda, pero sus sueños por el título se esfumaron el sábado con la peor jornada de sus 24 participaciones en Augusta con 78 golpes (+6).

Con un notable cansancio y dolor, Tiger Woods logró terminar la competencia, a pesar de las graves lesiones que sufrió en la pierna derecha tras el grave accidente automovilístico que sufrió en febrero del 2021.

TeeTime Klever / Golf Digest

Hay hechos sobre la histórica victoria de Tiger Woods en el Masters de 1997 que casi cualquier aficionado al golf puede recitar rápidamente sin poner a prueba una sola célula cerebral.

Su margen de victoria de 12 golpes. La puntuación récord de 270, que comenzó con un 4 sobre 40 en los primeros nueve, pero se salvó con una mejora de 10 tiros en los segundos nueve. Y su edad: 21 años, lo que lo convierte en el ganador más joven en la historia del torneo.

Sin embargo, las estadísticas nunca pueden reemplazar los recuerdos de los testigos más cercanos. Es por eso que, para conmemorar el 25 aniversario de la histórica victoria de Woods, hablamos con los hombres que tenían los mejores asientos en la casa esa semana en Augusta National.

Woods llegó a Augusta National después de haber ganado tres de sus primeras nueve aperturas como profesional, pero aún había escépticos que querían retener el juicio hasta observarlo en los escenarios más grandes del golf.

El Masters fue su primera carrera desde que se convirtió en profesional, puede recordar “Hola, mundo”, el agosto anterior. Llegó a Augusta National lleno de confianza, habiendo ganado tres de sus primeras nueve aperturas como profesional. El viernes antes de irse, Woods tenía un indicio de que podría jugar bien, ya que disparó 59 en su campo local en Isleworth en Orlando, Florida.

Sin embargo, hubo escépticos que querían retener el juicio hasta observar a Tiger en los escenarios más grandes del golf.

Proporcionó cuatro rondas de prueba, dominando el campo de Masters al conectar unidades en territorio desconocido y exhibiendo un toque hábil con los tiros más cortos del juego. Resultó en una actuación que cambió para siempre el juego.

Hablamos con los compañeros de juego de Woods de las primeras tres rondas: Nick Faldo, Paul Azinger y Colin Montgomerie, así como con los dos jugadores del penúltimo emparejamiento del domingo, Tom Kite y Paul Stankowski. Esto es lo que recuerdan de esa semana:

PRIMERA RONDA

La tradición es profunda en el Masters, el único major que vuelve al mismo sitio cada año. La chaqueta verde, el concurso Par-3 y los primeros golpes de salida de honor son solo algunos de los ritos anuales en Augusta National.

El emparejamiento del campeón defensor y el actual campeón amateur de EE. UU. es otro evento anual. Faldo ganó el Masters de 1996 después de superar la ventaja de seis golpes de Greg Norman, mientras que Woods había reclamado su tercer U.S. Amateur consecutivo ese año.

El campeón amateur de EE. UU. está exento del Masters solo si sigue siendo amateur (Colt Knost es el último campeón amateur de EE. UU. en convertirse en profesional y renunciar a la invitación del Masters, lo que hizo después de su victoria en 2007.

Todavía no ha jugado el Masters). Woods se convirtió en profesional cuatro días después de su victoria en Pumpkin Ridge, pero rápidamente recuperó su invitación al Masters al ganar en Las Vegas Invitational en su quinta participación profesional.

Dado que Woods ahora estaba en el Masters en virtud de sus logros profesionales, no había garantía de que Woods jugaría junto a Faldo en la primera ronda.

En su nuevo libro, “The 1997 Masters: My Story”, Woods escribe que fue a la oficina del presidente de Augusta National, Jack Stephens, el lunes de la semana del torneo y le preguntó si aún podía formar pareja con Faldo. “Hijo, te has ganado el derecho”, fue la respuesta de Stephens, según el libro.

“Salí de su oficina sintiéndome muy emocionado”, escribió Woods. La semana había tenido un buen comienzo.

Faldo fue tres veces ganador del Masters (1989-90, 1996). Woods ya había ganado tres títulos del PGA TOUR desde que se convirtió en profesional en agosto anterior. Sin embargo, la pareja principal no tuvo un buen comienzo. Woods disparó 40 en los primeros nueve, y Faldo fue uno peor.

“No nos veíamos mucho porque los dos estábamos en los árboles”, dijo Faldo. Terminó la primera ronda con un 75.

Fue un presagio de lo que les esperaba a los hombres que jugaron con Woods esa semana. Puede haber sido solo una coincidencia, o el resultado de la naturaleza desconcertante de su dominio, pero nadie rompió el par mientras se emparejaba con él esa semana.

Sus compañeros de juego se combinaron para disparar 9 sobre 297 (75-73-74-75), 27 golpes peor que su puntaje ganador.

Faldo y Montgomerie, dos miembros del Salón de la Fama del Golf Mundial, cada uno disparó 81 el día después de su primera ronda con Woods.

Tan impresionante como fueron los 30 de Woods en los segundos nueve del jueves, lo que siguió de él sorprendió a todos en el terreno.

“Nunca esperábamos lo que iba a hacer en los próximos tres días”, dijo Faldo.

Round 1 leaderboard

  1. John Huston, 67 (36-31)
  2. Paul Stankowski, 68 (35-33)
  3. Paul Azinger, 69 (33-36)
  4. Tiger Woods, 70 (40-30)

T33. Nick Faldo, 75 (41-34)

SEGUNDA RONDA

Paul Azinger había oído hablar de Woods, ¿quién no? – pero también había visto a muchos otros jugadores convertirse en profesionales e inmediatamente tener expectativas descomunales sobre sus hombros.

Hubo una legión de jugadores antes de Woods que habían cargado con la etiqueta de “próximo Nicklaus” solo para quedarse muy por debajo del estándar dorado del Oso de Oro. Los logros de aficionados, incluso tan impresionantes como los seis títulos USGA consecutivos de Woods, no significan nada para sus compañeros profesionales.

Azinger tenía 37 años cuando llegó el Masters de 1997. Su victoria más reciente, y la undécima de su carrera, había llegado cuatro años antes, en el Campeonato de la PGA de 1993.

Azinger y Woods no se conocían antes del Masters. Azinger nunca había visto a Woods hacer un tiro hasta el segundo hoyo de su ronda en Augusta National.

“No lo vi en el primer hoyo porque estaba ocupado haciendo tiros perfectos y haciendo un 6”, dijo Azinger. “Recuerdo haber pensado (en el No. 2), ‘No puedo esperar a ver a Tiger hacer este tiro’. Asumí que iba a apuntar al búnker y sacarlo y posiblemente llevar el búnker. En cambio, golpeó esta bala que salió como si hubiera salido de un cañón, honestamente. Así sonaba. Bajaba por el lado izquierdo, estaba a unos tres pies por debajo de la altura de los pinos y ocho pies a la derecha de los pinos y estaba completamente recto. Y luego tenía un hierro 6 o 7 hacia el green. Me incliné hacia mi caddie y dije: ‘¡Mierda! Eso fue irreal.

“Estaba golpeando a mi driver con su madera 3. Iban más o menos igual.

Estaba golpeando muchas maderas 3. Le pegó pitching wedge al 13 y al 15. Le pegué hierro 8 al 13 y al 15 ese año. Estaba jugando rápido en la pista de carreras, antes de todo lo áspero y los árboles”.

Woods disparó 66 ese día. Hizo un bogey pero disparó 32 en los segundos nueve después de hacer eagle-birdie-birdie en los números 13-15. Había disparado 10 bajo par 62 en sus dos primeros viajes alrededor de los segundos nueve de Augusta National (seis birdies, dos águilas).

“Salir y tener ese tipo de poder y precisión, y ese putter vino con eso, fue realmente asombroso. Lo hizo con mucho corazón y muchos putts”, dijo Azinger. “Es el mejor putter que nadie haya visto jamás”.

Sin embargo, no fue hasta que Woods completó su victoria de 12 golpes que Azinger apreció lo que había visto.

“Sentí que, en ese momento, él no había probado nada todavía. No me asombró”, dijo Azinger. “En el golf, puedes golpear así y aún así no ser ‘The Man’. Pero con el tiempo, dos o tres días después, te diste cuenta de que él era el verdadero negocio. Me di cuenta de que él era el verdadero negocio el domingo por la noche”.

Round 2 leaderboard

  1. Tiger Woods, 70-66 (-8)
  2. Colin Montgomerie, 72-67 (-5)
  3. Constantino Rocca, 71-69 (-4)

T4. Fred Couples, 72-69 (-3)

T4. Jose Maria Olazabal, 71-70 (-3)

T4. Jeff Sluman, 74-67 (-3)

TERCERA RONDA

Colin Montgomerie comenzó la tercera ronda solo tres golpes detrás de Woods cuando dieron el primer golpe en el grupo final del sábado. El día tuvo un buen comienzo, pero para cuando terminaron los 18, Montgomerie, desmoralizado, declaró el final del Masters de 1997. Ahora estaba 12 golpes detrás de Woods, quien tenía una ventaja de nueve golpes sobre su competidor más cercano.

“Lo superé en el primero”, dice Montgomerie con un poco de autodesprecio porque fue un rebote fortuito: su bola aterrizó en la pendiente justo después del búnker de la calle, lo que permitió que su bola pasara rápidamente por encima de Woods. “Esa es la última vez que lo vi en todo el día”.

El segundo hoyo fue el verdadero presagio de lo que le esperaba a Montgomerie. Golpeó la madera 4 para su segundo tiro. Woods golpeó el hierro 9.

“A partir de ese momento, desde ese segundo hoyo en adelante, pensé: ‘Espera un minuto. Esto es algo extraordinario’”, dijo Montgomerie, quien tenía 33 años en el Masters de 1997. “Me abrió los ojos, y abrió los ojos del mundo, a este golfista que no habíamos visto antes”.

Mientras que Woods haría siete birdies en su 65 sin bogeys, Montgomerie dispararía “mi 74 normal, que, para ser honesto, … pensé que era bastante bueno”.

Woods terminó el día golpeando con cuña de arena hasta el último hoyo, su bola giró hacia atrás a menos de 3 pies del hoyo.

En la sala de prensa, Montgomerie leyó al campo de Maestros sus últimos ritos.

“Todo lo que tengo que decir es un breve comentario”, dijo. “No hay posibilidad. Todos somos seres humanos aquí. No hay ninguna posibilidad humanamente posible de que Tiger pierda este torneo. De ningún modo.”

Las ramificaciones de esa ronda del sábado fueron duraderas para el futuro miembro del Salón de la Fama del Golf Mundial.

“(Eso) realmente terminó mi carrera en más de un sentido”, dijo la semana pasada.

Round 3 leaderboard

  1. Tiger Woods, 70-66-65 (-15)
  2. Constantino Rocca, 71-69-70 (-6)
  3. Paul Stankowski, 68-74-69 (-5)

T4. Tom Kite, 77-69-66 (-4)

T4. Tom Watson, 75-68-69 (-4)

  1. Nick Faldo, 74-81

RONDA FINAL

Dos años antes, Constantino Rocca conmocionó al mundo del golf cuando hizo un putt de 60 pies para forzar un desempate con John Daly en The Open Championship. Rocca cayó de rodillas y levantó los puños al cielo cuando cayó el putt. Daly pasó a reclamar el Claret Jug, pero la exuberancia de Rocca fue inolvidable.

Esta vez no hubo lugar para el drama de la ronda final.

Rocca terminó la tercera ronda al hacer un putt para birdie de 20 pies para sacar a Stankowski del último grupo. Ese birdie simplemente redujo la ventaja de Woods a un solo dígito.

También condujo a otro casi accidente para Stankowski. Habría montado escopeta en el grupo final del domingo si hubiera hecho su putt para birdie de 10 pies en el 18, o si Rocca hubiera fallado el suyo. El jueves, Stankowski mantuvo la delantera hasta que John Huston embocó desde los árboles a la derecha de la calle 18 para hacer águila y disparar 67, negando a Stankowski el jarrón de cristal que se otorga por la puntuación más baja de cada día.

Había jugado la primera ronda en el grupo por delante de Woods, y admite que se rió entre dientes cuando vio que Woods había disparado 40 en los primeros nueve. “Buen juego”, se dijo a sí mismo. Ahora Woods estaba fuera de su alcance.

Stankowski y Kite jugaron en la penúltima pareja del domingo, y Stankowski tenía más que un final alto en mente. Kite fue el capitán de la Copa Ryder de EE. UU. de 1997, y Stankowski, que había ganado a principios de ese año en el Abierto de Hawái, sabía que el domingo serviría como una audición informal.

Sin embargo, eso no impidió que el dos veces ganador del TOUR intentara echar un vistazo al fenómeno detrás de él. Stankowski a menudo miraba hacia atrás en la calle para encontrar el lugar insondable donde Woods había colocado su golpe de salida.

“Miraba mucho hacia atrás cuando terminaba de salir y caminaba hacia el siguiente tee de salida. Verificaría dónde estaba”, dijo Stankowski. “Soy un fanático del golf y siempre lo he sido, así que lo he visto desde que era un niño pequeño. E incluso durante mi carrera, si me perdía un corte, iba a casa y lo sintonizaba para ver qué pasaba.

“Así que también estaba ansioso por ver la historia. Simplemente estar en la atmósfera y ser parte de la acción y de la historia es bastante especial”.

Stankowski disparó 74 en la ronda final para caer al quinto lugar, mientras que Kite disparó 70 en la ronda final. A pesar de toda la atención que rodeó el aumento de Woods después de disparar 40 en sus primeros nueve hoyos, Kite también había sido autor de una gran remontada. Jugó las últimas tres rondas en 11 bajo par después de disparar un 77 en la primera ronda para, en sus palabras, “vencer a todos los mortales”.

Kite ha jugado un papel en dos de los domingos más famosos en la historia de Masters. Fue subcampeón detrás de Jack Nicklaus en 1986 y, once años después, terminó segundo una vez más, aunque una docena de golpes atrás.

“Cuando sabes el resultado del torneo, no es tan emocionante. La única emoción era saber que tenías una superestrella que irrumpía en escena”, dijo Kite.

Stankowski dijo que la importancia de la semana lo golpeó después de ver la cobertura de noticias en los días posteriores al torneo.

“Entonces te das cuenta, Dios mío, esto trasciende el golf, lo que lo hace aún más especial”, dijo. Y, aunque Stankowski se fue de Augusta National frustrado con su ronda final, está feliz de haber jugado un papel importante en una de las semanas más memorables del golf.

“Mi padre me enseñó que tenía que ser el doble de bueno para tener la mitad de una oportunidad”: Tiger Woods

TeeTime Klever / ESPN

Tiger Woods se mostró emocionado este miércoles por su entrada en el Salón de la Fama del Golf Mundial y recordó la importancia del trabajo diario y de la importancia que tuvo su familia para poder hacer lo que más le gustaba.

“Si no sales ahí y te esfuerzas, lo primero, no vas a obtener los resultados, y lo segundo, y más importante, es que no te lo mereces. Necesitas ganártelo y eso fue lo que definió mi educación, lo que definió mi carrera”, afirmó Woods, ganador de 15 ‘majors’, durante su discurso y tras ser presentado por Sam, su hija de 14 años.

El californiano habló de cómo el golf se convirtió en una pasión cuando era aún un niño y cómo tuvo el apoyo de sus padres, que incluso tuvieron que hipotecarse por segunda vez para que pudiera jugar en el circuito juvenil de California.

“Esta pasión por jugar al golf fue la que me impulsó. Nunca se me negó el jugar y me encantaba, tenía este deseo ardiente de poder expresarme.

Una de las cosas que papá me inculcó es que tenías que ser el doble de bueno para tener la mitad de una oportunidad”, remarcó el ‘Tigre’, que aún no ha vuelto a jugar tras el accidente de tráfico que tuvo hace un año.

“Entrena duro, lucha fácil. Esa comprensión, ese empuje hizo que entrenar fuera tan duro, tan difícil y tan doloroso porque quería asegurarme de que estaba listo para el momento del partido.

Mis padres me inculcaron esa ética de trabajo de luchar por lo que creo, de perseguir mis sueños, de entender que no te van a regalar nada y que todo hay que ganárselo”, añadió el jugador estadounidense.

Tiger Woods fue el principal nombre de la clase de 2022 del Salón de la Fama que también incluyó a Susie Maxwell Berning, once veces ganadora del LPGA Tour y tres veces campeona del Abierto de los Estados Unidos, Tim Finchem, excomisionado de la PGA, y la fallecida Marion Hollins, la primera mujer en diseñar campos de golf destacados.

Entre los nombres que homenajearon durante la velada al californiano estuvieron Serena Williams, Tom Brady, Michael Phelps, Jerry Rice, Annika Sorenstam y Jack Nicklaus.

 

Tiger Woods sigue confiando en regresar al PGA Tour, pero asegura que no se está recuperando tan rápido como le gustaría de las lesiones en la pierna que sufrió en un accidente de coche un año atrás.

TeeTime Klever / Golf Digest

Tiger Woods expresó su optimismo de que volverá a competir en el PGA Tour, pero no ofreció un cronograma para su regreso y dejó en claro que el camino hacia la recuperación de múltiples lesiones sigue siendo largo.

Woods habló con los medios por primera vez desde que jugó el Campeonato de la PNC en diciembre con su hijo, Charlie, durante una conferencia de prensa en el Riviera Country Club, donde es el anfitrión del Genesis Invitational de esta semana.

“Ojalá pudiera decirte cuándo volveré a jugar; Quiero saber”, dijo Woods. “Pero yo no. Mi actividad de golf ha sido muy limitada. Puedo hacer chip y putt muy bien. Y golpea muy bien los hierros cortos. Pero no he tocado nada largo en serio.

“Todavía estoy trabajando en la parte de caminar. Mi pie estaba un poco mal hace un año. Mi caminar todavía estoy trabajando. Recuperando fuerzas. Toma tiempo. Lo que es frustrante es mi horario. Quiero estar en un lugar determinado y no lo estoy. Estoy mejorando, sí. Pero no a la velocidad que me gustaría. Es frustrante.”

Woods había venido a Riviera hace un año este fin de semana como parte de sus deberes de anfitrión para la Fundación TGR, que dirige el Genesis Invitational. En ese momento, se estaba recuperando de un quinto procedimiento de espalda, una microdiscectomía que se había realizado en diciembre anterior. En ese momento, las preguntas más importantes giraban en torno a si estaría listo para el Masters de 2021.

 

Sin embargo, el martes posterior al Génesis del año pasado, Woods se vio envuelto en un terrible accidente de camino a la filmación de un video planeado como parte de un patrocinio de Golf Digest y Discovery.

Woods, quien era el único ocupante de la camioneta que se estrelló, sufrió múltiples fracturas abiertas en los huesos superior e inferior de la pierna derecha. Su tobillo derecho también resultó severamente dañado. Las lesiones fueron tan importantes que Woods dijo más tarde que temía que le tuvieran que amputar parte de la pierna derecha.

Estuvo en el hospital durante semanas y luego se recuperó en casa durante unos meses después de eso, durante un tiempo apenas pudo levantarse de la cama.

Jugaba con su hijo en la PNC pero le permitían usar un carrito de golf. El torneo fue un revuelo de 36 hoyos, y aunque el juego de Woods se veía bien y dijo que era alentador, no lo engañó haciéndole creer que estaba listo para volver al golf a tiempo completo en el corto plazo.

Woods dijo que deseaba poder pasar más tiempo practicando, “sacarlo de la tierra, lo llamó”, y dijo que no ha pasado mucho tiempo golpeando bolas con sus palos más largos.

“Caminar en un campo de golf es algo totalmente diferente”, dijo. “Luego caminar aquí durante días, largos días. No olvides cuando me dolía la espalda, cuando tuvimos retrasos por lluvia y tuvimos que reactivar todo y volver a salir. Todavía tengo ese problema, también. Tengo un largo camino por recorrer.

“¿Me dio esperanza? Sí, lo hizo porque pasé por un año muy difícil el año pasado. Me dio esperanza poder volver a jugar con mi hijo y poder divertirme con él y tener esos momentos que tuvimos desde un año antes de eso. Construimos sobre eso. Esos son. No cambiaría esas experiencias por nada. Tuvimos dos de los mejores días juntos, solo él y yo. Y luego tuvimos a LaCavas allí, el pequeño Joe y el gran Joe (el caddie de Tiger), fue lo mejor.

“Pero eso no significa que voy a volver a jugar en el Tour pronto. Estaba muy limitado en lo que podía hacer (en la PNC). Pero estando aquí en el Tour, te expones. Y esa es la belleza de este deporte, te expones. No hay carros y tienes que abrirte camino, tienes que estar lo suficientemente en forma para poder hacer este deporte a un alto nivel. Tienes que ser capaz de practicar a un alto nivel para esperar salir aquí y ganar y yo no he hecho nada de eso”.

La pandemia del Covid-19 no ha impedido que el golf haya tenido innumerables capítulos que pasarán a la historia del deporte.

TeeTime Klever / Azteca Deportes

Se acerca el final de un año que nos ha dejado grandes historias en el golf, desde el primer título de Abraham Ancer en el PGA TOUR hasta el regreso de Tiger Woods a las competencias para jugar con su hijo Charlie por ejemplo.

A continuación recordaremos algunos de los momentos más destacados a lo largo de este 2021.

Triunfo de Phil Mickelson

Cómo olvidar aquella victoria del estadounidense Phil Mickelson en el PGA Championship de mayo con la que, a sus 50 años, se convirtió en el jugador de mayor edad en ganar un major.

Luego de superar por dos golpes a Brooks Koepka y Louis Oostuizen, Mickelson batió el récord que ostentaba Julius Boros, ganador de este mismo torneo en 1968 con 48 años de edad.

Phil Mickelson gana el PGA Championship

Nelly Korda y Jon Rahm consiguen su primer Major y terminan en lo más alto del Ranking.

Hablando de majors, curiosamente los dos golfistas que acabaron en la cima del Ranking Mundial, tanto de hombres como de mujeres, el español Jon Rahm y la estadounidense Nelly Korda, ganaron su primero en este 2021. Rahm lo hizo en el U.S. Open, que dicho sea de paso, nunca antes había sido ganado por un español y Korda se llevó el triunfo en el Women’s PGA Championship.

Jon Rahm ganó el U.S. Open.

Jin Young Ko jugadora del año

No obstante, Nelly Korda no fue quien terminó como la Jugadora del Año en la LPGA, ese título fue para la surcoreana Jin Young Ko, luego de quedarse con el primer lugar en el CME Group Tour Championship, último torneo de la temporada. De esa manera Young Ko repitió lo hecho en 2019 y además se llevó un premio de 1.5 millones de dólares.

Solheim Cup y Ryder Cup

Este año también se llevó a cabo la Solheim y la Ryder Cup, aquellos torneos de mujeres y hombres, respectivamente, en donde se enfrentan equipos europeos contra estadounidenses.

Mientras en la Solheim Cup, las europeas terminaron como ganadoras gracias a un marcador final de 15-13, en la Ryder las cosas fueron muy diferentes, ahí el equipo estadounidense capitaneado por Steve Stricker se adjudicó el triunfo por un amplio margen de diferencia (19-9).

The 2020 Ryder Cup

Cantlay se lleva la FedEx Cup

Con el título obtenido en el TOUR Championship, donde venció por un golpe de diferencia al español Jon Rahm, el estadounidense Patrick Cantlay aseguró la FedEx Cup, lo que a su vez le permitió quedarse con un premio de 15 millones de dólares, el mayor de todos los que se entregan durante la temporada del PGA Tour.

Golf en Juegos Olímpicos

Este año también fue especial por ser año de Juegos Olímpicos y por segunda edición consecutiva, el golf apareció en el programa. De esa forma, el campo del Kasumigaseki Country Club japonés, vio como los estadounidenses Xander Schauffele y Nelly Korda se colgaban la medalla de oro en emocionantes definiciones.

Nelly Korda y Xander Schauffele Golf Tokyo 2020.jpeg

Por su parte, Tokyo 2020 también representó la primera aparición en unos Juegos Olímpicos para tres de los cuatro golfistas mexicanos que acudieron a la justa, tal es el caso de Abraham Ancer, Carlos Ortiz y María Fassi. Gaby López sumó su segunda participación.

Primer título para Abraham Ancer

2021 será un año inolvidable para Abraham Ancer, luego de que en el pasado mes de agosto lograra su primer título en el PGA Tour , al llevarse el WGC St Jude Invitational en Ohio Estados Unidos, venciendo a Hideki Matsuyama y Sam Burns en playoffs.

De esa forma, Ancer se convirtió en el cuarto mexicano ganar un torneo del PGA Tour, anteriormente solo César Sanudo, Víctor Regalado y Carlos Ortiz lo habían conseguido.

Segundo lugar para Carlos Ortiz en Mayakoba

Hablando de Carlos Ortiz, este año el jalisciense también tuvo resultados por demás destacados, como por ejemplo el obtenido en uno de los torneos de casa, el World Wide Technology Championship at Mayakoba, donde quedó ubicado en el segundo lugar, sólo detrás del noruego Viktor Hovland, quien repitió como campeón.

Mayakoba día 1

El regreso de Tiger Woods

Un año como el 2021 necesitaba un cierre con broche de oro y lo tuvo este diciembre con el regreso del 15 veces ganador de major, Tiger Woods, quien después del lamentable accidente de tráfico sufrido en el pasado mes de febrero, reapareció para jugar con su hijo Charlie en el PNC Championship de Orlando, Florida.

Eso no fue todo, ya que fiel a su esencia competitiva, Tiger y Charlie no solo participaron sino que compitieron hasta el último momento para llevarse el triunfo.

Tiger y Charlie Woods en el PNC Championship
Golf – PNC Championship – The Ritz-Carlton Golf Club, Orlando, Florida, U.S. – December 18, 2021 Tiger Woods of the U.S. alongside son Charlie Woods during the first round REUTERS/Joe Skipper

Al final, una última ronda de 13 birdies no fue suficiente para quitarle el primer puesto a la pareja conformada por John Daly y John Daly II, sin embargo una vez más los Woods se ganaron el respeto del público con su segundo lugar.

En 1999 ganó 8 veces en el PGA Tour. El primer golfista en hacerlo desde Johnny Miller.

TeeTime Klever / Redacción

Tiger Woods alcanzó la fama en 1996 cuando se hizo profesional y logró ganar dos torneos en tres meses. De ascendencia afroamericana, tailandesa, china, amerindia y neerlandesa, Tiger Woods siempre ha sido una de las estrellas deportivas más destacadas del país norteamericano.

Estas son 10 cosas que te gustaría conocer del famoso golfista:

1. SU NOMBRE REAL ES ELDRICK TONT WOODS

Este famoso golfista en realidad se llama Eldrick Tont Woods. Sin embargo, se hace llamar Tiger gracias a su padre, que era un veterano de la guerra de Vietnam que a punto de morir, su amigo Nguyen Phong logró salvarle la vida. Ante este acto, el padre de Woods decidió apodarlo ‘Tiger’ para homenajear a su querido amigo y salvador.

Tiger woods y su padre

2. LLEGÓ A CONVERTIRSE EN EL GOLFISTA MÁS JOVEN DE LA HISTORIA EN GANAR UN GRAND SLAM

Cuando tenía 24 años, Tiger Woods consiguió ser el golfista más joven hasta el momento en hacerse con la victoria del Grand Slam, sin embargo 3 años antes ya había hecho historia al ser el golfista más joven que ganaba un major, esta vez el torneo ‘The Masters’ en el Augusta National Golf Club de Georgia.

Tiger Woods Gran Slam

3. DURANTE SU INFANCIA SUFRIÓ DE TARTAMUDEO

No es algo de lo que suela hablar demasiado, pero Tiger Woods tuvo que enfrentarse a un problema de tartamudeo durante su infancia. Este dato se conoce gracias a él mismo que fue quien admitió durante una entrevista las dificultades que padeció.

Consciente del obstáculo que esto puede suponer, le envió una carta a un chico que sufría este mismo problema con la intención de animarlo y motivarlo a seguir adelante, ya que como él asegura es algo que con esfuerzo se puede superar.

4. SU PASIÓN POR EL GOLF EMPEZÓ DESDE MUY PEQUEÑO

La primera vez que Tiger Woods jugó al golf tenía apenas 3 años y lo hizo en el campo de golf Navy al que su padre tenía acceso.

Woods niño

5. ¿SABES CUÁL ES EL GRUPO DE MÚSICA PREFERIDO DE ESTE GOLFISTA?

‘Nickelback’ es el grupo de música preferido de Tiger Woods que asiste a todos sus conciertos de los que seguro que siempre le regalan entradas, ya que además de ser uno de sus mayores fans, ¡también es muy amigo de los componentes de la banda!

6. SE HA DESEMPEÑADO COMO “DISEÑADOR”

TIGER WOODS DESIGNER

Siguiendo en la línea del golf, pero esta vez no como jugador, Tiger Woods ha estado implicado en el diseño de un campo de golf en la ciudad de Dubái. Sobre un terreno de Donald Trump es donde se ha querido llevar a cabo la construcción de este recinto que lleva por nombre ‘Trump World Golf Club’.

7. ¿SABÍAS QUE EL PRIMER CONTRATO QUE EL GOLFISTA CONSIGUIÓ FUE MILLONARIO?

Gracias a la fama y participación de Woods en los diferentes torneos, la popularidad de este deporte aumentó notablemente, y con ella, los premios que se otorgaban por ganarlos.

De esta forma, las marcas se dieron cuenta rápidamente que todo lo que el golfista tocaba se convertía en oro, y es por eso, que el primer contrato que Tiger Woods cerró fue con Nike y por una suma de 48 millones de dólares.

TIGER WOODS NIKE

8. UNO DE LOS MEJORES PAGADOS

 Woods logró colocarse en el número 2 de los 100 deportistas mejor pagados del mundo con unos ingresos alrededor de los 2 mil millones de dólares anuales, según la lista de la revista Forbes. Además, este deportista posee una de las mayores mansiones, que cuenta con piscina de buceo, pista de atletismo y casa de huéspedes. Está valorada en 60 millones de dólares.

9. EL 2010 FUE UNO DE LOS PEORES AÑOS PARA TYGER WOODS

Después de llevar muchos años en la cima del deporte, la carrera de Tiger Woods empezó a verse comprometida cuando llegaron los escándalos a su vida.

Tras llevar casados más de 7 años y tener 2 hijos en común, Tiger Woods y Elin Nordegren se separaron debido a los rumores y posteriores confirmaciones de varias infidelidades por parte del golfista hacia su mujer que ocasionó que la opinión pública fuera en contra de él, además de tener que pactar un divorcio millonario que beneficiaba a Nordegren.

No obstante, con esto no acabaron las polémicas para Woods, ya que algunos años después mantuvo una relación con la esquiadora Lindsey Vonn que también llegó a su fin por los mismos problemas de la pasada relación del deportista.

10. LA PESCA ES SU MAYOR AFICIÓN

El propio deportista ha confesado en más de una ocasión que le encantan todos los deportes y que entre sus preferidos están el baloncesto, el fútbol y el buceo, pero que sin embargo, la pesca tiene un lugar especial para él, y es que cada vez que su agenda se lo permite, Woods se escapa en barco para disfrutar del mar y de esta práctica tan relajante.

Tiger Woods es uno de los pioneros de este deporte del que tan poco se conocía antes de que llegara él. Talentoso desde pequeño, Woods nunca ha defraudado en el terreno de juego, y a pesar de que durante algunos años las críticas por su vida personal lo hayan perseguido, aún mantiene el puesto de haber sido uno de los mejores golfistas de todos los tiempos.

Tiger Woods

Algunos de los espectaculares (y millonarios) tiros de Tiger Woods, se realizaron con putters fabricados en Tijuana.

TeeTime Klever / Expansión

Muy lejos de los greens, en esa contrastante ciudad fronteriza se ubica una planta que tiene unos 450 trabajadores, que generaron ventas millonarias para Aldila de México, filial de la estadounidense Aldila, Inc.

“Es un trabajo artesanal”, relata Marisol García, coordinadora de importaciones y exportaciones de Aldila de México.

De una mezcla de fibra de vidrio, grafito y otros materiales, se obtiene una lámina delgada que se corta en patrones y luego, calientes, se enrollan a mano, en un molde que da forma a las varillas de los palos de golf.

El cliente elige color y decorados de los bastones que se graban con el nombre del comprador. “Hacemos los palos con las características que el jugador quiera, y han sido muy bien aceptados”, agrega García.

Cada set de 12 palos se vende en 660 dólares, hasta 45% menos que algunas de sus marcas competidoras.

En la fábrica de Tijuana no sólo se producen palos de golf, también elaboran bastones para hockey sobre hielo, ambos productos se comercializan bajo la marca NV, una abreviación de la palabra inglesa envy (envidia, en español).

Aldila, Inc., que tiene sus oficinas corporativas en Poway, California, abrió su fábrica en México en 1990; hace seis años se instaló en Zhuhai, China, y tiene una tercera planta en Evanston, Wyoming.

John Daly y su hijo John II, de 18 años, lograron el triunfo pro primera vez en este torneo no oficial, antes conocido como ‘Father/Son Challenge’.

TeeTime Klever / Marca

Tiger Woods regresó este fin de semana a la acción, diez meses después de su grave accidente de tráfico, y lo hizo con un segundo puesto junto a su hijo Charlie, de 12 años, en el PNC Championship, disputado desde el sábado en el club The Ritz-Carlton de Orlando, Florida (Estados Unidos).

John Daly y su hijo John II, de 18 años, lograron el triunfo pro primera vez en este torneo no oficial, antes conocido como ‘Father/Son Challenge’. Lideraron la tabla final con 117 golpes totales (27 bajo par) y dos rondas de 60 y 57.

Los Woods firmaron este domingo una espectacular ronda de 57 golpes (15 abajo) con hasta 13 birdies -once de ellos consecutivos entre los hoyos 7 y 17- y un eagle sin un solo fallo. El primer día entregaron una tarjeta de 62 (-10).

Acabaron a dos impactos de los Daly. Terceros se clasificaron Justin Thomas y su padre, Mike, con 120 (-24) y dos rondas de 60.

Tiger Woods, de 45 años y ganador de 15 títulos en torneos grandes, se fracturó los huesos de la pierna, el tobillo y el pie derechos al accidentarse con su vehículo el pasado 23 de febrero en Los Ángeles. El vehículo chocó con un terraplén y volcó ladera abajo.

Tras diez meses de recuperación, y sin tener fecha para el regreso a la competición regular en el PGA Tour, el golfista californiano anunció su regreso con un mensaje en su perfil de twitter: “Aunque ha sido un año largo y desafiante, estoy muy emocionado de cerrarlo compitiendo en el @PNCchampionship con mi hijo Charlie. Estoy jugando como papá y no podría estar más emocionado y orgulloso“.

El PNC Championship recibe a veinte parejas de jugadores integradas por al menos un profesional que debe haber ganado un ‘Major’ o el The Players Championship y un familiar, que en su mayoría son padres e hijos, y se juega en dos rondas, sábado y domingo, después de dos jornadas de torneos Pro-Am.