Siendo sincero, es un mal hábito que todavía arrastro un poco, incluso ahora mismo, mientras escribo estas líneas, me noto un poco encorvado hacia el teclado. Una buena postura es fundamental para evitar dolores o problemas de movilidad, con el tiempo.

Los mejores golfistas del mundo son muy, pero que muy disciplinados cuando entrenan. Tienen muy claro que, si no invierten el suficiente tiempo en el campo de prácticas y en el putting green, lo más seguro, es que su nivel de juego baje drásticamente.